Meghan Markle apuesta por la moda sostenible en su último look tras el 'Megxit'

Laura Alesanco

Aunque ya ha pasado más de un mes desde que los duques de Sussex anunciaran su intención de alejarse de la Casa Real Británica, la expectación y las dudas sobre su futuro y las implicaciones de esta decisión siguen latentes, también dentro del mundo de la moda. Y es que en apenas dos años Meghan Markle se ha convertido en una de las mujeres de la realeza europea más influyentes en lo que a su estilo se refiere, especialmente en los armarios de las royals británicas. Tanto es así que piezas como los vestidos y las faldas de largura midi y detalles como el 'escote Meghan' se han convertido en señas de identidad de su estilo e influencia.


Meghan Markle en Canada

Sin embargo, tras el revuelo generado por el anuncio del Megxit, la mujer del príncipe Harry regresó a Canadá y cambió los vestidos de gala y sus conjuntos más formales por las prendas de su armario de soltera. Los pantalones vaqueros, los jerseys y chaquetas de punto y las parkas han ganado peso dentro del vestidor de Meghan, que este fin de semana ha reaparecido con uno de sus estilismos más reivindicativos. 

Meghan y Harry aterrizaron en Canadá el pasado viernes, procedentes de un vuelo desde Estados Unidos, y fueron fotografiados bajando del avión. La duquesa de Sussex lucía un conjunto de pantalones vaqueros pitillo, camisa de rayas de corte masculino de la firma de su amiga Misha Nonoo, un cárdigan de lana en color azul marino de Cuyana y unas bailarinas de punta con suela de goma de Rothy's. En una de sus imágenes más cotidianas, ambos cargaban con diferentes bolsas y maletas. En el caso de ella, un ordenador portátil protegido por una funda de color gris y una bolsa deportiva de Prada. 


Look Meghan Markle

Desde su entrada oficial en la Familia Real Británica, el estilo de la Duquesa ha estado muy ligado a las restricciones de palacio. Aunque ha sabido ingeniárselas para lucir algunos conjuntos más atrevidos y lanzar mensajes muy potentes a través de su vestuario, su libertad no era total. Sin embargo, una vez restringidos los lazos con la realeza Meghan cuenta con total libertad a la hora de escoger cada una de las prendas y complementos de sus conjuntos, un detalle que ha dejado patente con este último look. 

Su calzado pertenece a la firma Rothy's, una empresa de San Francisco que fabrica sus zapatos a partir de botellas de agua recicladas. Además de haber reutilizado más de 17 millones de botellas, la firma entrega sus productos en cajas y envoltorios de materiales sostenibles. En esta misma línea, la bolsa de Prada que Meghan carga entre sus manos pertenece a la línea Re-Nylon de la marca, que utiliza como materia prima principal el Econyl, un material reciclable fabricado a partir de restos de textiles y desechos oceánicos. Aunque Meghan ya había lucido prendas de firmas respetuosas con el medio ambiente, tales como Stella McCartney, Theory o Hiut Denim, con este último look ha dejado más que claro su intención de apostar por la moda sostenible y disfrutar de su plena libertad a la hora de vestir.