Meghan, a la espera de una decisión judicial sobre publicación de carta a su padre

·2 min de lectura
El príncipe Enrique de Inglaterra y su esposa, Meghan Markle, llegan a la Abadía de Westminster, en Londres, el 9 de marzo de 2020

La duquesa de Sussex, Meghan, esposa del príncipe Enrique, debería saber en dos semanas si su demanda contra el diario sensacionalista británico Daily Mail se resuelve con un "juicio sumario" o por el contrario tiene que exponerse en otoño a un proceso potencialmente explosivo.

La exactriz estadounidense, de 39 años, acusa a la empresa editora Associated Newspapers -que publica el Daily Mail, el Mail Online y su versión dominical Mail on Sunday- de violar su privacidad al publicar extractos de una carta manuscrita enviada en 2018 a su padre, Thomas Markle, con el que mantiene una muy tensa relación.

Intentando evitar un proceso altamente mediático, sus abogados solicitaron un "juicio sumario", trámite que en el derecho anglosajón permite resolver un caso sin juicio.

Tras escuchar durante dos días los argumentos de las partes a favor y en contra, el juez Mark Warby afirmó que intentará tener resulto el tema "en dos semanas".

De su decisión dependerá si se celebran nuevas vistas.

Si el magistrado falla a su favor, el caso estará terminado y sin posibilidad de apelación. Pero si la duquesa pierde, habrá un juicio completo que podría llevarlos a ella y a su padre a testificar ante el tribunal.

En una declaración escrita al juez, divulgada el martes, el controvertido Thomas Markle, de 76 años, aseguró que la carta de su hija "no era un intento de reconciliación" sino "una crítica a mí".

"La carta no decía que me amaba. Ni siquiera preguntaba cómo estaba yo. No mostraba preocupación por el hecho de que yo había sufrido un ataque al corazón y no hacía preguntas sobre mi salud", afirmó.

"En realidad señalaba el fin de nuestra relación", aseguró, dando un anticipo de lo que podría ocurrir si ambos se enfrentaran en un juicio.

Un proceso podría además hacer salir a la luz detalles comprometedores sobre la vida del nieto de Isabel II y su esposa, primer miembro mestizo de la familia real británica, que nunca ocultó sentirse a disgusto entre los rigores protocolarios de la monarquía británica.

Según la defensa de Associated Newspapers, cuatro exempleados de los duques de Sussex, incluido su exresponsable de comunicación Jason Knauf, que contribuyó a la redacción de la carta, podrían "dar algunas aclaraciones" sobre lo ocurrido.

am-acc/mb