Cuando el Mediterráneo se secó y dio lugar a especies únicas en España

·3 min de lectura
Dos especies de lagartija de Ibiza
Crédito: Day's Edge Productions
Dos especies de lagartija de Ibiza Crédito: Day's Edge Productions

La cuenca del mediterráneo tiene bastante peculiaridades a nivel de biodiversidad. Pero hay una que lleva llamando la atención desde los estudios de los naturalistas del siglo XIX: que el reptil más exitoso sean las lagartijas. Y la explicación está en que el Mediterráneo se secó hace 6 millones de años.

Las lagartijas aparecieron, aproximadamente, hace unos 20 millones de años. Y durante bastante tiempo siguieron el patrón normal de la evolución: cambios muy lentos, graduales, a lo largo de mucho tiempo - en sentido geológico, que ya es decir. Pero hace 6 millones de años ocurrió algo que aceleró su evolución.

En ese momento tuvo lugar lo que se conoce como la Crisis Salina del Messiniense. Lo que se ve en los estratos geológicos es una acumulación enorme de sal, y la razón más probable es que el Mediterráneo llegase prácticamente a secarse. Se cortó la comunicación con el Atlántico, convirtiéndose el Mediterráneo en prácticamente un lago gigante, y hasta que el Estrecho de Gibraltar no volvió a abrirse, así se quedó.

Lo que fue una noticia horrorosa para muchas especies, pero no para las lagartijas. Porque al secarse el mar, las lagartijas podían migrar buscando otros ambientes. Y al hacerlo, se encontraban con lagartijas de otras especies, con las que hibridaban y mezclaban sus genes, dando lugar a combinaciones que presentaban lo mejor de ambas especies - y probablemente también lo peor, claro.

Para entender qué tiene esto de interesante, hay que entender cómo funciona la aparición de nuevas especies. La formación de nuevas especies es un tema complicado. Pero, a grandes rasgos, en animales entendemos que hay dos tipos de especiación o mecanismos de aparición de nuevas especies: la especiación simpátrica y la alopátrica. La diferencia es sencilla: en la especiación simpátrica las especies aparecen juntas, en el mismo ambiente; en la alopátrica aparecen en lugares distintos.

Hay una tercera, la parapátrica, pero hay cierto debate sobre si existe realmente o es una versión de las anteriores.

La más sencilla de entender es la alopátrica. Una población de una especie, por los motivos que sea, se convierte en dos subpoblaciones pero que quedan separadas por una barrera. Por ejemplo, cada una a un lado de una cadena de montañas que no pueden cruzar. Con el paso del tiempo, cada población irá evolucionando y terminarán por convertirse en dos especies distintas.

En el caso de la simpátrica, una población de una especie se convierte en dos subpoblaciones, pero siempre en el mismo lugar. Por ejemplo, si unos individuos se especializan en cazar mosquitos, que vuelan, y otros en cazar escarabajos, que andan sobre el suelo, se irán formando dos subpoblaciones cada vez más especializadas, hasta que se formen dos especies. Pero en este caso, como evolucionan en el mismo ambiente, las especies resultantes son - o se espera que sean - más parecidas.

¿Y a qué viene todo esto? Pues que las especies de lagartija que tenemos en la cuenca del Mediterráneo son alopátricas - difícil que una lagartija llegue desde la Península Ibérica hasta Grecia - pero parecían simpátricas.

La explicación es sencilla: cuando se secó el Mediterráneo y las lagartijas pudieron moverse por él, se fueron encontrando e hibridando. Especies que aparecieron por estar separadas - alopátricas - se volvían a juntar y mezclaban genes, reduciendo su diferencia - más similar a las simpátricas. Y al volver a llenarse el Mediterráneo, las especies volvieron a estar separadas y cada una ha ido evolucionando en su dirección.

Un ejemplo es el de las lagartijas de Ibiza. La mitad de sus genes provienen de las poblaciones de la Península Ibérica, y la otra mitad de la especie de los Balcanes.

Y así es como tenemos la enorme diversidad de lagartijas de la cuenca del Mediterráneo.

Vídeo | La muda de piel de una serpiente como nunca la has visto

Más historias que te pueden interesar

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente