Los medios de comunicación rusos no saben cómo cubrir la contraofensiva ucraniana

·5 min de lectura
© Estudio France Médias Monde

Los medios de comunicación rusos han hecho todo lo posible por ignorar la contraofensiva ucraniana en la región de Járkiv. Sin embargo, empiezan a reconocer el avance de las tropas ucranianas sin saber muy bien cómo abordar esta realidad que ha tomado por sorpresa al Kremlin.

Nada en la primera página, ni siquiera en la segunda o en la tercera. Hay que ir hasta la séptima página del influyente periódico pro-Kremlin 'Rossiyskaya Gazeta' en su edición del lunes 12 de septiembre para encontrar una sección dedicada a la contraofensiva ucraniana en la región de Járkiv.

Un entierro mediático de primera para una avanzada que ocupa los titulares de casi todos los medios de comunicación occidentales. El avance de las tropas ucranianas en los territorios hasta ahora ocupados por Rusia en el norte del Donbass está recibiendo, a principios de esta semana, casi tanta atención mediática como el "último viaje" de la reina Isabel II de Inglaterra.

¿Retirada o repliegue?

Aunque únicamente fuera de Rusia, porque dentro de las fronteras rusas, y siguiendo el modelo del 'Rossiyskaya Gazeta', "los medios de comunicación hacen todo lo posible por ignorar lo que ocurre sobre el terreno", afirma Joanna Szostek, especialista en medios de comunicación rusos de la Universidad de Glasgow.

Los principales titulares de los periódicos y los noticieros "giran en torno a las elecciones municipales y los precios de la energía en Europa", afirma Maxim Alyukov, especialista en medios de comunicación rusos del King's College de Londres.

Dos temas que no fueron elegidos por casualidad, ya que muestran al régimen bajo una luz favorable. Las elecciones locales y regionales del pasado fin de semana -las primeras desde que comenzó la guerra en Ucrania en febrero de 2022- han resultaron positivas para los candidatos respaldados por el Kremlin. Además, el aumento del precio de la energía en Europa Occidental ilustra para los medios de comunicación rusos la repercusión de las sanciones de Occidente a Rusia.

Y cuando los medios de comunicación dan algo de cabida a los reveses del ejército ruso en la región de Járkiv, "suelen utilizar eufemismos para minimizar la importancia de lo que está ocurriendo y sugerir que todo va según lo previsto", subraya Maxim Alyukov. Los canales de televisión y los periódicos hablan de una "retirada estratégica para ayudar a defender el Donbass, lo que recuerda la forma en que se justificó el fracaso de la toma de Kiev al principio de la guerra", afirma Jaroslava Barbieri, especialista en Rusia de la Universidad de Birmingham.

Sin embargo, desde el pasado fin de semana, el tono ha empezado a cambiar. "Los medios de comunicación rusos, que están al servicio del Gobierno, han empezado a utilizar varias explicaciones contradictorias al mismo tiempo. Esto responde a su estrategia tradicional de propaganda, que no consiste en informar sino en confundir", explica Vera Tolz, experta en el panorama mediático ruso de la Universidad de Manchester

La idea de una "retirada estratégica" cuidadosamente considerada se sigue utilizando en artículos que, al mismo tiempo, reconocen que las tropas rusas fueron expulsadas por las fuerzas ucranianas. Este es el caso de algunos comunicados de la agencia de noticias 'RIA Novosti', que hacen malabares con estas explicaciones contradictorias, señala Vera Tolz.

Por un lado, afirman que los rusos tuvieron que retirarse porque los ucranianos eran mucho más numerosos, en particular gracias a la contribución de "mercenarios extranjeros". Por otro lado, 'RIA Novosti' puede explicar en el mismo comunicado que la región de Járkiv no formaba parte de los objetivos de la "operación militar especial" (terminología oficial del Kremlin para la guerra en Ucrania) de todos modos y que las tropas se volverán a desplegar en el Donbass.

En búsqueda del chivo expiatorio

El silencio o las explicaciones contradictorias utilizadas en los medios de comunicación también delatan "la expectativa de una versión oficial para hablar de la contraofensiva", asegura Maxim Alyukov. Para este experto, es probable que todavía se produzca un cambio en la narrativa en torno al avance ucraniano "una vez que el Kremlin y los expertos del panorama mediático se hayan puesto de acuerdo en la forma de presentar las cosas".

Una cosa es cierta para todos los expertos entrevistados: el éxito inicial de la contraofensiva ucraniana es un acontecimiento demasiado importante como para simplemente negarlo. "Esta es la diferencia entre Rusia y Corea del Norte o China: la población puede acceder a fuentes de información alternativas -ya sea en YouTube o en Telegram-, por lo que para mantener la credibilidad, los medios de comunicación estatales no pueden ignorar lo que ocurre en la región de Járkiv", afirma Vera Tolz.

La forma en que los principales programas de entrevistas de las cadenas públicas, como 'Channel One' han abordado el tema es muy reveladora a este respecto. "Cada vez son más las voces que se alzan en los platós entre los expertos militares y los antiguos diputados para "enfrentarse a la realidad" de un conflicto que no va como estaba previsto", señala Jaroslava Barbieri.

El invitado que critica al Gobierno se ha convertido en una especie en peligro de extinción en la televisión rusa desde que comenzó la guerra, "mientras que antes la tradición era dar la impresión de tener un debate democrático", recuerda Joanna Szostek.

En los últimos días, estos invitados han vuelto. "La mayoría de ellos explican que si el conflicto no se desarrolla como estaba previsto, es porque Vladimir Putin ha sido mal aconsejado. En otras palabras, están preparando el terreno para que el Gobierno pueda designar chivos expiatorios a los que castigar", dice Vera Tolz.

Incluso las principales figuras de la vida política rusa participan en esta operación de comunicación. Ramzan Kadyrov, presidente de la República rusa de Chechenia y gran aliado de Vladimir Putin, declaró en Telegram el domingo 11 de septiembre que "se habían cometido errores" y que "tendría que hablar con el líder del país para explicarle lo que realmente estaba ocurriendo sobre el terreno". Una forma de sugerir que Vladimir Putin no es responsable de la situación porque fue mal asesorado...

Si toda la maquinaria propagandística se pone en marcha para proteger al amo del Kremlin es porque, según Vera Tolz, la primera esfera de poder "empieza a tener miedo". Esto demuestra que la contraofensiva ucraniana ya es un éxito.

*Adaptado de su versión original en francés