En medio de la crisis, el presidente de Sri Lanka anuncia la reformulación del Gobierno

·5 min de lectura

El presidente Gotabaya Rajapaksa anunció un cambio de gobierno y enmiendas constitucionales para aumentar el poder del Parlamento, mientras que el Ministerio de Defensa confirmó que el ex primer ministro Mahinda Rajapaksa se encuentra bajo protección en una base naval. La situación en el país continua tensa, luego de que seguidores del 'premier' causaran el lunes enfrentamientos que dejaron al menos nueve fallecidos.

En medio de la intensa crisis social y política que vive el país, el presidente de la nación Gotabaya Rajapaksa anunció que nombrará un nuevo gobierno y que introducirá enmiendas constitucionales con el objetivo de aumentar el poder del Parlamento.

"Esta semana, nombraré a un primer ministro que tenga la mayoría en el Parlamento y pueda asegurar la confianza de la gente y de un gabinete. A partir de entonces, tomaré medidas para enmendar la Constitución para volver a promulgar el contenido de la enmienda 19", dijo el mandatario, objeto de intensas manifestaciones que durante semanas han pedido su dimisión.

La enmienda 19 había sido aprobada en 2015 con el objetivo de disminuir el poder del presidente, sin embargo, meses después, en 2020, fue revocada por el propio mandatario.

El presidente también se refirió a la crítica situación del país, que ha dejado casi una decena de muertos en medio de enfrentamientos entre seguidores y detractores de quien fue, hasta su renuncia el lunes, el primer ministro del país, Mahinda Rajapaksa.

"En pocas horas, nueve personas, incluido un diputado, fueron asesinadas de manera inhumana y casi 300 fueron hospitalizadas. Además, un gran número de casas fueron incendiadas y hubo saqueos en todo el país", lamentó.

Ex primer ministro, resguardado en una base naval

El Ministerio de Defensa dio a conocer que el ex primer ministro fue trasladado a una base militar, hasta que se calme la situación política y social en el país asiático.

"Hemos llevado a Mahinda Rajapaksa a la base naval de Trincomalee por su seguridad, después de protegerlo de miles de manifestantes violentos que rodearon su residencia oficial de Temple Trees en Colombo", puntualizó Kamal Gunaratne, secretario de Defensa.

Gunaratne afirmó además que "tan pronto como la situación vuelva a la normalidad, será reubicado en un lugar de su elección".

La ola de violencia provocada el lunes por seguidores de Rajapaksa tuvo una respuesta contundente e inesperada por parte de opositores a su figura.

La renuncia fue la solución de Rajapaksa para calmar a los manifestantes, pero no evitó la muerte de dos policías, un diputado y al menos siete personas más. Más de 200 personas resultaron lesionadas, según cálculos de la agencia de noticias EFE, mientras que el Gobierno eleva esta cifra a 300.

Las revueltas dejaron cuantiosos daños materiales. Alrededor de 136 propiedades fueron destrozadas o quemadas, entre las que se encontraban las viviendas las casas de políticos vinculados al Gobierno y 61 vehículos fueron dañados.

La Policía, bajo orden de disparar

En medio de las manifestaciones, este miércoles la Policía recibió órdenes de disparar para evitar los saqueos, daños a la propiedad pública y si hay vidas en riesgo.

Las fuerzas armadas recibieron una orden similar el martes. Según el portavoz del Ministerio de Defensa, el mandato se ejecutaría para bloquear a cualquier persona que pusiera en peligro la propiedad pública o amenazara la vida de otros ciudadanos.

En este sentido, soldados y carros blindados patrullaban las calles desiertas de Colombo, la capital, luego de ser decretado un toque de queda, extendido hasta el jueves.

En un tono más conciliador, el presidente Gotabaya, hermano del primero ministro, llamó a "promover la moderación, la tolerancia y la convivencia".

"Este es el momento para que todos los habitantes de Sri Lanka se unan para superar los desafíos económicos, sociales y políticos", dijo en la red social Twitter horas antes a dar a conocer que reformulará el Ejecutivo.

El papa llama al respeto de los derechos y las libertades

En una audiencia general desarrollada en la Plaza de San Pedro, en la Ciudad del Vaticano, el papa Francisco instó este miércoles a las autoridades de Sri Lanka a "escuchar las esperanzas de la gente".

En el contexto de los toques de queda y la disposición a las fuerzas del orden de disparar, el jefe de la Iglesia católica resaltó además el respeto de las libertades civiles y los derechos humanos.

"Hago un llamado a todos los que tienen la responsabilidad de escuchar las esperanzas del pueblo, garantizando el pleno respeto a los derechos humanos y las libertades civiles", dijo el pontífice.

Francisco destacó que las protestas estaban siendo protagonizadas por jóvenes y pidió calma para ambos lados enfrentados.

Posible dimisión del gobernador del Banco Central

El gobernador del Banco Central del país dio a conocer que renunciaría en dos semanas a menos que se restablezca la estabilidad política en la nación.

"Le he dicho claramente al presidente y a otros líderes de partidos políticos que, a menos que se establezca la estabilidad política en las próximas dos semanas, dimitiré", declaró el funcionario.

"Sin estabilidad política, no importa quién dirija el banco central", aseguró. "No habrá forma de detener el deterioro económico".

Los ciudadanos culpan al Gobierno, encabezado por la familia Rajapaksa, del colapso económico en la nación, que redujo las reservas a tan solo unos 50 millones de dólares, paralizando la mayoría de las importaciones y provocando una escasez masiva de elementos esenciales como combustibles y medicamentos.

Conversaciones con el FMI

En medio de la crisis, Sri Lanka busca préstamos urgentes con el Fondo Monetario Internacional y de vecinos como China e India.

A pesar de sus preocupaciones, el FMI aseveró que continuará las negociaciones iniciadas el lunes con funcionarios del país "para estar completamente preparado para las discusiones políticas, una vez que se haya formado un nuevo Gobierno".

El jefe del Banco Central advirtió sobre el deterioro de la situación nacional y el aumento de la ira pública debido a los posibles cortes de energía de 12 horas debido a la falta de divisas.

Incluso, con estabilidad política, se necesitarán al menos tres meses para las conversaciones con el FMI y al menos seis meses para la reestructuración de la deuda", "así que un gobierno estable es esencial", puntualizó el gobernador de la institución bancaria.

Con Reuters y EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente