¿Qué medidas están tomando los países europeos para ahorrar energía?

¿Qué medidas están tomando los países europeos para ahorrar energía?

Estas son las medidas concretas que están adoptando los países de Europa para reducir el consumo de energía ante el temor de un invierno difícil.

Ya sea para reducir la dependencia de las importaciones energéticas rusas en medio de las secuelas de la guerra de Ucrania o para conservar los suministros en caso de que Moscú cierre los grifos, las capitales de todo el continente han presentado iniciativas.

Dinamarca: Se reducen los despliegues de luces navideñas

Soeren Gylling
Una carrera de Papá Noel en Middelfart (Dinamarca), algo que la campaña para reducir el consumo de energía no puede tocar. - Soeren Gylling

Ante la proximidad de las fiestas, algunos daneses han decidido suprimir una parte de sus celebraciones navideñas.

Las autoridades locales de la capital danesa, Copenhague, tienen previsto recortar sus luces navideñas, encendiéndolas únicamente entre las 15:00 y las 21:00 horas y retrasando su uso dos semanas.

Esperan reducir el consumo de energía de las decoraciones en un 60% en comparación con el año pasado, como parte de un esfuerzo gubernamental para ahorrar combustible y electricidad en el sector público.

Otros se están encargando de reducir el consumo.

Ante el aumento de los costes energéticos, el Hotel d'Angleterre, de cinco estrellas, situado en el centro de Copenhague, ha decidido cancelar su elaborada exhibición de luces, tradicionalmente uno de los puntos fuertes de la temporada navideña de la ciudad.

Finlandia: Pasar menos tiempo en las saunas

Visit Tampere
Un hombre sale de una sauna en Finlandia. Los finlandeses deben reducir el uso de las saunas en el marco de una campaña para reducir el consumo de energía. - Visit Tampere

Como siempre, los finlandeses se preparan para un largo y oscuro invierno nórdico. Pero el de este año podría ser un poco más frío.

Y es que el gobierno de Helsinki ha lanzado una campaña para animar al menos al 95% de los hogares finlandeses a ahorrar energía y reducir el consumo de electricidad en las horas punta.

¿Cómo se pide a los finlandeses que lo hagan? Se les anima a bajar los termostatos este invierno, a tomar duchas más cortas y a pasar menos tiempo en sus queridas saunas, algo ligado a la cultura finlandesa, como parte de los planes no vinculantes.

"Quizá la gente no necesite encender la sauna todos los días, tal vez sólo una vez a la semana", declaró a la prensa en octubre Kati Laakso, portavoz de la empresa estatal Motiva, que promueve la sostenibilidad energética. "Esperamos que la gente siga voluntariamente las recomendaciones y comprenda la situación, que nos dirigimos a un invierno difícil".

Las empresas privadas están siguiendo el ejemplo. La empresa finlandesa Elixia, que cuenta con decenas de gimnasios en todo el país, ha empezado a restringir el tiempo de calentamiento de las saunas, en un intento de ahorrar electricidad.

Para ello, Helsinki ha recortado los impuestos sobre la electricidad y subvenciona las facturas. Espera que su campaña consiga una reducción permanente del consumo de energía.

Francia: París reduce la temperatura de las piscinas

Laurent Cipriani/Copyright 2022 The AP. All rights reserved.
Una piscina al aire libre en Lyon, Francia. - Laurent Cipriani/Copyright 2022 The AP. All rights reserved.

Francia ha presentado 15 medidas emblemáticas para reducir el consumo de energía. Entre ellas se encuentran:

  • Calentar los hogares y las oficinas a un máximo de 19°C

  • No usar agua caliente en los edificios públicos

  • Prohibición de iluminar la publicidad durante la noche

  • Prohibición de dejar las puertas abiertas en las tiendas con calefacción o aire acondicionado

  • Reducción de la temperatura en piscinas y gimnasios

Al anunciar los planes, Agnès Pannier-Runacher, ministra francesa de Transición Energética, llamó a una "movilización general" de todo el país para lograr una "reducción del 10% del consumo de energía" en dos años, con respecto a 2019.

Lo describió como un "primer paso" hacia la consecución de la reducción del 40% en 2050 recomendada por los expertos en clima para que el país sea neutro en carbono.

Pero a otros les preocupa que las medidas no vayan lo suficientemente lejos y no fomenten el ahorro.

"Pedir a la gente que reduzca la calefacción no disminuye fundamentalmente nuestra dependencia de los combustibles fósiles", dijo a Euronews Ines Bouacida, investigadora del clima en el centro de estudios IDDRI. "La crisis no desaparecerá en los próximos meses. Necesitamos esfuerzos adicionales en lo que realmente disminuye nuestro consumo de energía fósil".

Alemania: Luces apagadas y duchas frías

Markus Schreiber/AP2011
Este invierno, este monumento no se iluminará para ahorrar energía. - Markus Schreiber/AP2011

Alemania, muy dependiente del gas y el petróleo rusos, se ha visto especialmente afectada por la crisis energética europea.

Las ciudades de todo el país se han visto afectadas por la crisis y han bajado las luces.

Desde el 1 de septiembre, todos los monumentos públicos de Berlín, los ayuntamientos, los edificios de la administración estatal, las bibliotecas y los museos sólo pueden encenderse entre las 16:00 y las 22:00 horas, lo que sumerge en una oscuridad total a monumentos clave como la Universidad Humboldt, el Museo Histórico Alemán y la Puerta de Brandemburgo.

Lo mismo ocurre con el sector privado, que también se ve obligado a apagar sus vallas publicitarias.

Esta política de apagado de luces forma parte de un esfuerzo nacional, consagrado en la nueva ley de ahorro energético.

En Hannover, sólo habrá duchas frías en instalaciones públicas como piscinas, pabellones deportivos y gimnasios, mientras que los empleados estatales de toda Alemania deberán lavarse las manos con agua fría.

Las fuentes públicas se apagarán y las piscinas de la ciudad dejarán de calentarse con gas.

Hungría: Budapest va en contra de la UE para asegurar el suministro energético ruso

Zoltan Mathe/MTI - Media Service Support and Asset Management Fund
Putin con Orban. - Zoltan Mathe/MTI - Media Service Support and Asset Management Fund

Hungría es una excepción en la Unión Europea.

Mientras el resto del bloque intenta reducir su dependencia de las importaciones energéticas rusas, Budapest ha decidido importar más gas, llegando a un nuevo acuerdo con Moscú este verano.

En julio, el Primer Ministro Viktor Orban prometió que Hungría estaría "segura" y "tendría suficiente" energía, antes de firmar un acuerdo que supondrá la importación de casi mil millones de metros cúbicos más de gas de Rusia.

Hungría consume unos diez mil millones de metros cúbicos de gas al año, según Reuters.

Sin embargo, el país sigue apretándose el cinturón energético.

En septiembre, el Gobierno húngaro anunció que los edificios públicos -sobre todo las escuelas- deben calentarse a 18ºC en invierno, 1ºC menos que la temperatura máxima aconsejada en la mayoría de los países de la UE.

Los húngaros también se han visto incentivados a reducir su consumo de gas y electricidad, tras el fin de un tope en el precio de la energía en agosto.

La medida supuso que Hungría disfrutara de una de las energías más baratas de Europa, pero fue ampliamente criticada por no animar a la gente a ahorrar.

Italia: Polémica al sugerir un italiano que se ahorre energía cocinando pasta

Algunas técnicas de ahorro energético son quizá más estereotipadas que otras.

En septiembre, el Premio Nobel italiano Giorgio Parisi sugirió a los italianos que cocinaran la pasta apagando el fuego después de que el agua hirviera para limitar la factura energética.

En un vídeo compartido en las redes sociales, el físico de 74 años aseguraba que se ahorraban "al menos ocho minutos de consumo energético" con este método.

"Lo más importante es mantener la tapa puesta, se pierde mucho calor por evaporación", dijo. "Después de hervir la pasta, pongo el gas al mínimo, para que hierva muy poco sin consumir".

La cosa più importante è tenere il COPERCHIO sempre, il calore si perde moltissimo per evaporazione. Dopo che bolle la...

Posted by Giorgio Parisi on Thursday, September 1, 2022

Cambiar los métodos de cocción puede parecer trivial, pero podría tener un gran impacto.

Un italiano medio consume unos 23,5 kg de pasta al año, lo que exige grandes cantidades de electricidad o gas para calentar el agua y mantenerla en su punto de ebullición.

A pesar de que muchos italianos se niegan a seguir esta práctica, y han recurrido a las redes sociales para compartir su desacuerdo, ya en mayo, la asociación de productores de pasta Unione Pastai recomendó el llamado "método Parisi".

Otros están menos convencidos.

"Sería un desastre", dijo el chef italiano Luigi Pomata. "Dejemos la cocina a los chefs mientras los físicos hacen experimentos en su laboratorio".

Lituania: Apagar las luces... y a Putin

Turto Bankas
El logo de la campaña PutinOut. - Turto Bankas

Lituania, antiguo estado soviético y firme aliado de Kiev, ha presentado parte de su campaña de ahorro energético como una forma de derrotar al presidente ruso Vladimir Putin y ayudar a Ucrania.

Turto Bankas, que gestiona las propiedades estatales del país, puso en marcha una iniciativa titulada "putinOut", que anima a unas 500 propiedades, en su mayoría viviendas estatales, a reducir su consumo de energía en al menos un 10%.

"No sólo estamos apagando las luces, sino que también estamos apagando a Putin", declaró a Euronews el director general de Turto Bankas, Mindaugas Sinkevičius, quien añadió que el plan pone intencionadamente el nombre de Putin en minúsculas.

"Todos entendemos quién es el responsable de la crisis energética en Europa. Estamos en medio de la guerra energética de Rusia contra Europa".

"Al consumir menos energía, los europeos podemos perjudicar directamente al régimen de Putin y afectar a los precios de la energía", añadió.

Rusia -un proveedor clave de gas a la UE- ha sido acusada de militarizar los suministros, sobre todo después de que cortara el gasoducto Nord Stream 1, aunque Moscú ha culpado al mantenimiento del mismo.

La campaña, que comenzó en septiembre, también quiere generar cambios de comportamiento en la vida cotidiana de las oficinas.

Se pide a los funcionarios públicos que hiervan menos agua, utilicen las escaleras en lugar de los ascensores y eviten el uso de calefactores eléctricos, entre otras cosas.

Se espera que el plan ahorre unos 1,5 millones de euros al año, según LRT.

España: Madrid cierra la puerta a la salida del aire caliente

En agosto, el Parlamento español aprobó nuevas normas de ahorro energético.

El aire acondicionado en edificios públicos, como tiendas, restaurantes, oficinas y cines, se limita ahora a 27 grados durante el verano, mientras que en los meses más fríos las temperaturas no pueden ser superiores a 19.

En un principio se incluyó a los hogares, aunque luego se eximió tras una protesta pública.

Otra nueva norma es que todos los locales con calefacción deben tener mecanismos de cierre automático para evitar el despilfarro al dejar salir el aire caliente o entrar el frío.

Según Laura Llach, periodista española de Euronews, esto ha desatado la polémica en España.

"Las puertas correderas han sido muy problemáticas porque durante el COVID los restaurantes tuvieron que invertir dinero en cambiarlas debido a una 'estrategia de puertas abiertas' para evitar la transmisión de virus", dijo. "Ahora tienen que volver a cambiarlas".

Sólo el 10% de los comercios ha instalado las puertas automáticas exigidas por la nueva normativa debido al coste y a la falta de tiempo, según RTVE, y las obras cuestan entre 1.500 y 4.700 euros.

Los comercios también están obligados a apagar la iluminación de los escaparates a partir de las 22:00 horas.

Los políticos de la derecha se oponen a estas medidas, y la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, prometió que la capital española "no apagará" las luces.

Suecia: Cientos de iglesias van a cerrar

Suecia está cerrando iglesias y, al igual que Finlandia, apagando saunas como parte de un esfuerzo nacional para ahorrar energía.

Las iglesias de muchas partes del país cerraron en septiembre, mientras que las que mantuvieron sus puertas abiertas han bajado la calefacción.

El portavoz de la Iglesia de Suecia, Martin Larsson, dijo a Euronews que era imposible saber con certeza cuántas iglesias se verán afectadas, ya que las parroquias individuales no están obligadas a informar a los funcionarios nacionales, aunque dijo que "se trata de cientos", especialmente en el sur.

"Los obispos... han expresado su comprensión por la situación, pero al mismo tiempo su preocupación", dijo. "Han subrayado la importancia de mantener la posibilidad de que la gente pueda celebrar el servicio en sus iglesias cercanas".

"Los números no se han recuperado desde la pandemia", añadió.

Otras figuras religiosas se mostraron preocupadas por el hecho de que los cierres puedan afectar a los feligreses en un momento en el que cada vez más personas acuden a ellas en busca de ayuda.

"A largo plazo, varias de nuestras iglesias miembros están informando de que podría ser necesario reducir el personal y, en el peor de los casos, no poder ejercer la caridad de la misma manera", dijo Sofia Camnerin, Secretaria General del Consejo Cristiano de Suecia.

Reino Unido: En medio de la agitación política, Londres opta por una campaña de ahorro energético

Atrapado por la agitación política, en el Reino Unido no hay impulso para el ahorro de energía.

Según The Guardian, la entonces primera ministra británica, Liz Truss, canceló una campaña de información de 17 millones de euros que estaban estudiando los ministros por considerarla demasiado intervencionista.

"El Gobierno tenía un plan, pero lo ha destrozado. Se ha quitado la certeza que tenía la gente", dijo Simon Francis, coordinador de la Coalición para el Fin de la Pobreza Energética.

"Esto llevará a que más hogares vivan en la pobreza y golpeará aún más la salud mental de las personas que han pasado los últimos meses preocupados por el coste de la vida".

Basándose en las estimaciones de octubre, la Coalición para el Fin de la Pobreza Energética predice que 10,7 millones de hogares en el Reino Unido podrían encontrarse en situación de pobreza energética a partir de abril de 2023.

"No estoy seguro de que tengamos que decirle a la gente que haga cosas que son obvias", dijo el ministro de Economía del Reino Unido, Jacob Rees-Mogg, refiriéndose a la idea de que el Gobierno le diga a la gente que reduzca la energía. "No estoy a favor de que un gobierno condescendiente asuma que la gente es estúpida. Los votantes saben lo que tienen que hacer y no necesitan que yo les diga que lo hagan".

La National Grid, que supervisa la red eléctrica del Reino Unido, fue criticada por dejar todas las luces de su sede central durante la noche la semana pasada, apenas unos días después de advertir de posibles apagones.

El 6 de octubre anunció un plan voluntario para reducir el consumo de energía durante las horas punta.