Un medicamento puede ayudar a evitar los dolores de espalda que aparecen con la edad

·2 min de lectura
Male torso seen from behind.
Male torso seen from behind.

Uno de los achaques más típicos de la edad son los dolores de espalda. Según envejecemos, comienzan los problemas en esta parte del cuerpo, especialmente en la zona baja, en las lumbares. Curarlo resulta casi imposible, y para tratarlo se suelen usar analgésicos, medicamentos contra el dolor que pueden tener contraindicaciones.

Pero ¿y si hubiese algún medicamento que hiciese que estos dolores desapareciesen? O si no consiguen hacerlos desaparecer, sí reducirlos de manera notable e impedir que bajen la calidad de vida de aquellos que lo sufren.

Pues parece que medicamentos de este tipo existen, y se están probando ahora mismo en fase pre-clínica. Es decir, los estudios se están haciendo en ratones, pero están lo suficientemente avanzados como para empezar a considerarlos.

La idea es muy sencilla: gran parte de estos problemas de espalda del envejecimiento vienen del envejecimiento... de las células. De la existencia de células senescentes, células que ya han llegado al final de su vida útil y que han perdido la capacidad de dividirse.

Cuando estas células se acumulan en los discos vertebrales, estas estructuras comienzan a dar problemas. Pero no sólo eso: las células senescentes también provocan inflamación, que complica los problemas de salud y aumenta los dolores.

Bien, pues hay unos medicamentos precisamente diseñados para este tipo de problemas. Se llaman medicamentos senolíticos, y su función es precisamente ocuparse de las células senescentes y de los problemas que generan. Limitan la cantidad de sustancias dañinas que provocan las células senescentes, y también abren espacio para que células "jóvenes" puedan sustituir a las senescentes

El objetivo con el que se investigan estos medicamentos es doble: por una parte, alargar la vida, pero por otra, alargar la vida de calidad, o aumentar el número de años que vivimos con una calidad de vida alta. De nada sirve que vivamos diez años más, si durante esos diez años vamos a sufrir cada vez más.

En un principio, estos medicamentos se pensaron para tratar problemas de tipo pulmonar, ayudando a regenerar tejido perdido y similar. Pero con las investigaciones se ha visto que son capaces de actuar en otros muchos lugares, entre ellos los discos vertebrales.

Entonces, ¿podemos pensar ya en el final de los dolores de espalda? Pues no, aún queda tiempo para ello. Pero al menos sabemos de una estrategia distinta que puede ayudar a mejorar la calidad de vida de muchas personas.

Me enteré leyendo aquí

Vídeo | La reacción a un medicamento deja a este bebé cubierto de pelo

Más historias que te pueden interesar

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente