Mediaset parece haberse cansado del papelón de Kiko Rivera

·5 min de lectura

Por Mike Medianoche.- Si tenemos en cuenta el historial entre la relación televisiva de Telecinco con Isabel Pantoja, es evidente que sus programas no van a dejar de hablar de todo lo que suceda en su vida y la de sus hijos. De hecho, Isa Pantoja, la hija menor de la tonadillera, es colaboradora de la casa y no parece tener intención de retirarse de la televisión para buscarse nuevos oficios. Sin embargo, quien igual no vuelve por los platós de Sálvame, Deluxe o derivados durante un tiempo es Kiko Rivera, pues Mediaset parece haberse cansado de sus supuestas exigencias, dado que el DJ tendría la sensación de que le deben mucho.

Desde hace una semana Kiko Rivera ha cargado cada vez que ha podido contra Telecinco. En sus redes sociales se mostró muy enfadado en concreto con el equipo de Socialité, el programa de los fines de semana de María Patiño, porque había guardia en la puerta de su casa para pedirle declaraciones. “Una cosa es que tú vayas un día porque te llaman, cada uno se gana la vida como quiere, pero ser pesado y hacer acoso como hacen ellos no”, decía cabreado. “Viva Antena 3” decía más tarde. “La verdad es que me mola muchísimo Antena 3, lo veo mucho”, decía después, mencionando programas como Tu cara me suena y Mask Singer, que casualmente no están en la parrilla de la cadena desde hace meses.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

Quizá Kiko Rivera se piense que él podría tener futuro en Antena 3, como asesor o coach en La Voz, ahora que el programa parece abrirse al mundo del corazón. O como colaborador en Espejo Público, igual que hace su hermano Fran Rivera. Quién sabe si se imagina pasando por el clonador de Tu cara me suena, pues su nombre ya sonó con fuerza en la cuarta edición, y se inició una negociación que no se cerró con éxito.

Su perfil es televisivamente interesante, pero no es tan esencial como podría presumir. Parece que cree que si él no habla de ciertos asuntos “ese contenido moría”, según sus propias palabras. En tan alta estima se tendría que ahora esperaría muchos ceros por hacer una entrevista. Tal como reveló Belén Esteban el pasado lunes en Sálvame, el hijo de Paquirri pidió un caché de 60.000 euros por visitar Sálvame Deluxe, pero no hubo acuerdo. Por eso supuestamente Kiko estaría enfadado, arremetiendo contra la presencia de reporteros de la cadena e invitaría a poner el canal de la competencia, justo cuando Telecinco ha perdido el liderazgo de las audiencias. Porque le habrían dicho que no y cerrado el grifo.

Su rol en el universo rosa de Mediaset es muy limitado, él puede hablar de sus problemas personales o familiares y ya está. No tiene un registro polivalente que le haga valioso para comentar realities, ni para hablar de otros temas sociales que no sean su familia. Al menos, no lo ha demostrado todavía. Se agota su tirón televisivo y ya no vale lo mismo que antes, aunque él siga creyendo que su relato es muy especial, algo en lo que tienen cierta responsabilidad los amigos como Rafa Mora.

La pasada semana el propio Mora se enfrentaba en Sálvame a Belén Esteban y Nuria Marín cuando estas hablaron mal de Kiko: casi dijo que había que pisar por donde él camina por “ofrecerles contenido para todo el programa” con su última exclusiva, y que no se podía olvidar todos los “minutos de gloria” que Kiko ha dado “de manera gratuita”, a través de llamadas o al atender a los reporteros en su casa.

Sin embargo, las reacciones y palabras de Kiko provocan la sensación de estar mordiendo la mano que le ha dado tanto de comer. La que le abrió sus puertas para desvelar su decepción en el especial La herencia envenenada y en sucesivas entrevistas en el Deluxe. La que le ha tenido como concursante en GH DÚO, la que le llevó a GH VIP y Supervivientes.

Además, parece que le falla la memoria. Ahora habla de que a él le acosan cuando él mismo abrió la veda para que todos criticasen a su madre por las cuestiones de la herencia de Paquirri. Como se dijo en El programa de Ana Rosa, él habla de que se siente violado en su intimidad, pero si tenemos en cuenta las palabras de Belén Esteban, podríamos pensar que lo que de verdad le duele es el bolsillo.

De esta manera, si la reacción de Kiko en redes criticando el acecho de los reporteros está relacionada con el acuerdo que no llegó a término para ir a Telecinco de nuevo, podría dejar en evidencia dos cosas. Por un lado, que la cadena probablemente ya no esté por la labor de desembolsar por las idas y venidas del DJ que derivan en pérdida de credibilidad al variar tanto entre críticas a la familia, perdones y reconciliaciones televisivas, para luego con el tiempo empezar de nuevo. Y por otro, porque desvelaría ante la audiencia una posible estrategia mediática motivada por el interés económico que la verdadera empatía por sus problemas personales. Y esta pérdida de credibilidad o aceptación -de Telecinco o la audiencia- podría derivar en un caché a la baja. Sobre todo cuando el interés general por sus historias están arraigadas en sus relaciones familiares, a diferencia de su prima Anabel Pantoja que ha conseguido coronarse como una figura imprescindible en el universo de Sálvame por derecho propio.

A juzgar por las palabras de Belén Esteban, cualquiera podría llegar a la conclusión de que quizás la cadena habría comenzado a pasar de las idas y venidas de Kiko.

Más historias que te puedan interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente