Media docena de datos curiosos sobre el ‘Desembarco de Normandía’

Se cumplen 75 años desde que tuvo lugar uno de los acontecimientos más famosos de la Segunda Guerra Mundial: el ‘Desembarco de Normandía’, el cual era una de las misiones que formaron parte de la ‘Operación Overlord’ con la que, las fuerzas Aliadas, pretendían liberar la Europa continental bajo el control del Tercer Reich. Se inició el 6 de junio de 1944 y la fecha ha pasado a la Historia bajo el nombre de ‘Día D’.

Una de las fotografías más famosas del Desembarco de Normandía (imagen vía Wikimedia commons)

Miles son las anécdotas, relatos e historias que se han publicado a lo largo de estos tres cuartos de siglo que han transcurrido desde entonces y, a través de esta entrada, quiero acercaros media docena de datos curiosos sobre esta importantísima operación militar:

Célebremente conocido es Joan Pujol, y sobre todo su sobrenombre “Garbo”, quien fue decisivo para engañar a los alemanes sobre el día y lugar en el que tendía lugar el desembarco Aliado (les hizo llegar a los nazis la información de que sería en Calais durante el mes de julio). Pero el hecho de despistar y engañar al Tercer Reich sobre la mencionada operación no fue un trabajo en solitario de este famoso espía español sino que muchos otros fueron los agentes que trabajaban para las diferentes agencias de inteligencia de los países aliados y que se ocuparon a jugar al despiste con el fin de que los alemanes no lograran conocer los detalles exactos del desembarco. Una de ellas fue Elvira Chaudoir, hija de un diplomático de la Embajada de Perú en París (su verdadero nombre era Elvira de la Fuente) y que trabajó como agente doble, infiltrándose y pasando información falsa a los dirigentes del Tercer Reich con el fin de hacerles creer que el desembarco aliado se produciría en el Golfo de Vizcaya, más concretamente en Burdeos.

[Te puede interesar leer también: 'La abuela ha muerto' la contraseña que dio inicio a la Segunda Guerra Mundial]

Alrededor de 160.000 soldados fueron enviados desde Inglaterra hasta la costa francesa para participar en el Desembarco de Normandía. Una vez desembarcados y tomado el control de puntos estratégicos, en las siguientes semanas se desplazaron hasta Francia más de tres millones de soldados aliados (Estados Unidos, Reino unido y Canadá) quienes ayudaron a liberar París el 26 de julio de 1944. Cabe destacar que, a las fuerzas aliadas que liberaron la capital francesa, se les unió los miembros de ‘La Nueve’, nombre con el que era conocida la división de la que formaban parte 150 soldados españoles republicanos.

[Te puede interesar leer también: Operación Bernhard. Cuando los nazis quisieron hundir la economía británica]

Uno de los militares que tuvo un papel decisivo en el Desembarco de Normandía y la planificación de la Operación Overlord fue, el mariscal de campo, Bernard Montgomery. Siendo conocedores de que desde el Tercer Reich se tenía permanentemente vigilado al militar británico se ideó una misión con la que engañar de su posición. Se le buscó un doble (un actor australiano llamado Meyrick Edward Clifton James) se le envió a diferentes puntos geográficos, entre ellos a Gibraltar y Argel. Y fue precisamente estando el doble en la capital del país norteafricano donde los nazis tenían localizado a Montgomery el Día D, cuando en realidad éste estaba comandando las operaciones del desembarco.

A la izquierda Bernard Montgomery y a la derecha su doble, el actor Meyrick Edward Clifton James (imágenes vía Wikimedia commons)

[Te puede interesar leer también: Jasper Maskelyne, el ilusionista británico que engañó a los nazis]

El Desembarco de Normandía pilló a los alemanes tan desprevenidos sobre dónde y cuándo sería que uno de los datos curiosos del Día D está en que Adolf Hitler se encontraba plácidamente durmiendo en el momento exacto del desembarco y ataque. Esto provocó que los alemanes no recibieran las instrucciones por parte del Führer y sin preparación previa tan solo se pudo enviar como contraofensiva a una división de tanques.

[Te puede interesar leer también: La operación militar que los Aliados ganaron a los nazis gracias a un engaño al gobierno español]

Dos semanas antes de producirse el desembarco un hecho insólito estuvo a punto de echar a perder la operación militar. Entre el 22 de mayo y el 1 de junio en el crucigrama que publicaba diariamente el periódico ‘The Daily Telegraph’ estuvieron apareciendo algunas de las palabras claves que los Aliados utilizaban para planificar la Operación Overlord. Términos como como Neptune y Overlord (nombres de las operación de desembarco y la posterior batalla), Omaha, Utah, Gold, Sword y Juno (el nombre que recibieron las playa donde se realizarían los desembarcos) y Mulberry (nombre asignado a los puertos flotantes) aparecían mezclados junto a otras definiciones. Miembros del Mi5 interrogaron a Leonard Dawe, quien se encargaba de realizar el mencionado crucigrama desde hacía dos décadas y que, aparentemente, era una persona fuera de toda sospecha de colaborar con los nazis para desbaratar la operación. La explicación dada por Dawe, a los investigadores que lo interrogaron rigurosamente, fue que tenía la costumbre de invitar a su despacho a alumnos de la prestigiosa Strand school, en la que también impartía clases. Los muchachos proponían palabras sueltas que les venían a la cabeza y posteriormente el profesor las utilizaba para ir confeccionando los diferentes crucigramas que publicaba diariamente en el periódico. Resulta que en las inmediaciones de la escuela era el lugar donde se había instalado, las semanas previas al inicio de la operación, un campamento con un gran contingente de soldados que participarían en la misma. Los militares utilizaban entre ellos las palabras claves que tenían estrecha relación con el desembarco que se produciría poco después, siendo escuchadas por los estudiantes que por allí rondaban curiosos de ver aquel contingente militar. Dichas palabras quedaban alojadas en el subconsciente de los muchachos y al solicitarles el profesor palabras que podrían ir en el crucigrama las pronunciaban sin tener constancia de qué querían decir y cuál era su verdadero significado.

[Te puede interesar leer también: Audie L. Murphy, el soldado norteamericano más condecorado de la Segunda Guerra Mundial]

Tal y como he explicado unos párrafos más arriba, uno de los planes de engaño a los nazis consistía en hacerles creer que el desembarco del 'Día D' se produciría en Calais, a 250 kilómetros de distancia de donde realmente se realizaría. Para ello, además de contar con la colaboración del espía español “Garbo”, se planeó una operación paralela bautizada como ‘Fortitude’ y la cual consistía en crear un ‘ejército fantasma’ (The Ghost Army). La misión de este ejército fantasma era hacer creer a los nazis lo que realmente no era. Simular avances de tropas o crear campamentos ficticios que mantuviera en alerta a los alemanes, mientras que los Aliados avanzaban realmente por otro punto muy distinto. Tanques hinchables y unidades militares de cartón piedra eran colocados estratégicamente en numerosos puntos, mientras se les daba sonoridad con potentes efectos, lo que hacía pensar a los alemanes de la verdadera disposición táctica de sus enemigos.

Tanque hinchable del ejercito fantasma (imagen vía Wikimedia commons)

[Te puede interesar leer también: El incidente que pudo cambiar las tornas de la II Guerra Mundial]

Si os interesan las curiosidades y anécdotas relacionadas con el Desembarco de Normandía, recomiendo la lectura del libro ‘Lo que nunca te han contado del DÍA D’ de Pere Cardona y Manuel P. Villatoro (Editorial Principal de los Libros)

‘Lo que nunca te han contado del DÍA D’ de Pere Cardona y Manuel P. Villatoro

Fuente de las imágenes: Wikimedia commons