En La Meca, mujeres musulmanas cumplen el hach sin hombres a su lado

·3 min de lectura

Bushra Shah convirtió por fin en realidad su "sueño de infancia": cumplir con la gran peregrinación a La Meca. Y lo hizo sola, beneficiándose de la reciente decisión saudí de permitir a las mujeres realizar este rito esencial del islam sin acompañante masculino.

El ministerio encargado de la peregrinación, el hach, autorizó este año a las mujeres, sin distinción de edad, a acudir sin "tutor" o "guardián", es decir sin un miembro masculino de la familia cercana, a cambio de que vayan en grupo.

"Es un sueño hecho realidad. Mi sueño de infancia era hacer el hach", asegura Bushra Shah a la AFP mientras prepara su maleta en su casa de Yeda, gran ciudad portuaria en el oeste de Arabia Saudí y cerca de La Meca.

Para esta madre de familia paquistaní, cumplir con la peregrinación con su marido y su hijo hubiera sido una distracción que le habría impedido "concentrarse completamente en los rituales".

Con ropa blanca que cubre todo su cuerpo excepto el rostro, esta mujer de 35 años es uno de los afortunados 60.000 residentes en Arabia Saudí seleccionados para poder participar en el hach, celebrado por segundo año consecutivo en formato reducido por la pandemia.

"Muchas mujeres vendrán también conmigo. Estoy muy orgullosa de que ahora seamos independientes y no necesitemos un guardián", dice antes de besar a su hijo y despedirse de su marido.

- "La única opción" -

Su esposo, Ali Murtada, asegura haberla "animado mucho" a viajar sola tras la decisión del gobierno de prohibir a los niños participar en el hach este año.

"Decidimos que uno de nosotros tenía que ir. Ella puede estar embarazada en un año o puede que los niños todavía no estén autorizados a participar", explica este paquistaní de 38 años, que se quedará en Yeda.

Antes, las autoridades exigían la presencia de un acompañante masculino a toda mujer menor de 45 años, lo que impedía a miles de musulmanas en el mundo participar en uno de los cinco pilares del islam, que cualquier fiel debe seguir si tiene la capacidad física y financiera.

"El hach sin tutor es un milagro", dice a la AFP Marwa Shaker, una egipcia de 43 años que vive en Riad.

En La Meca con tres de sus amigas, esta madre de tres niños, empleada en una organización internacional, intentó en varias ocasiones cumplir con el hach antes de la pandemia, pero no pudo porque su marido no podía acompañarla.

"Siento una alegría, una felicidad inmensas. Dios me ha llamado a pesar de todos los obstáculos", asegura.

Para Sadaf Ghafoor, madre de una familia anglopaquistaní con tres hijos, viajar sin guardián masculino era "la única opción".

"No podíamos dejar a los niños solos", explica a la AFP esta antigua médica de 40 años, que acudió a La Meca con una vecina.

"No fue una decisión fácil de tomar, pero nos hemos tomado esta oportunidad como un regalo del cielo", explica ella, cuyo marido se quedará en casa con los niños.

- Apertura con muchos matices -

A pesar del nuevo reglamento, cuya fecha de entrada en vigor no estaba muy clara, algunas agencias de viajes son reticentes a aceptar a las mujeres que viajan sin hombres, pudo constatar una periodista de la AFP.

Desde el ascenso del príncipe heredero y líder de facto del reino, Mohamed bin Salmán, Arabia Saudí emprendió reformas sociales, especialmente respecto a los derechos de las mujeres, para mejorar la imagen internacional del país ultraconservador.

Ahora, las mujeres pueden conducir o viajar sin un tutor masculino.

Pero esta apertura está acompañada de un rechazo implacable a las voces críticas contra su poder, con numerosas militantes de los derechos femeninas detenidas o en la mira de la justicia.

rs-ht/aem/csl/vg/dbh/zm/af

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente