Mirando atrás, el doblete de McLaren en Monza es surrealista

·3 min de lectura
MONZA, ITALY - SEPTEMBER 12: Lando Norris of McLaren and Great Britain, Zac Brown of USA and Mclaren and Daniel Ricciardo of Australia and McLaren during the F1 Grand Prix of Italy at Autodromo di Monza on September 12, 2021 in Monza, Italy. (Photo by Peter Fox/Getty Images)
McLaren suma su primer doblete en el GP de Italia desde 2012 gracias a la victoria de Daniel Ricciardo seguido de Lando Norris (Photo by Peter Fox/Getty Images)

Segundo año consecutivo en que el GP de Italia acaba con un resultado totalmente inesperado y esta vez la suerte sí que ha sonreído a McLaren. Daniel Ricciardo ha ganado por delante de Lando Norris y Valtteri Bottas y esto supone el primer triunfo de los de Woking desde Brasil de 2012. Desde entonces, los británicos han pasado por años de travesía en el desierto con muchas más decepciones y frustraciones que alegrías. Precisamente Monza es de los circuitos donde más han sufrido y por este motivo, verlos copar las dos primeras posiciones, roza el surrealismo.

Después de dos años en blanco, McLaren optó por viajar al pasado y buscar otra era dorada junto a Honda como motorista. Lo que iba a ser un sueño acabó siendo una pesadilla a pesar de contar con una alineación de pilotos de la talla de Fernando Alonso y Jenson Button. Los resultados fueran un absoluto drama. En la primera carrera en Monza, en 2015, el asturiano se retiró y el británico fue doblado. Pero es que en 2016 las cosas no fueron mejor y tanto Alonso como Button también terminaron doblados.

El gran hándicap de aquel McLaren, aparte de la fiabilidad, era la falta de potencia. Entonces en las rectas de Monza, el templo de la velocidad, eran chicanes móviles. No había carrera donde se hiciera más palpable la frustración y el querer y no poder. No tenían nada que hacer más que resignarse. Esta resignación fue la que provocó la fuga de patrocinadores y del propio Button. Pero no se había tocado fondo aún.

El ultimátum que dio McLaren en 2017 a Honda no surtió efecto. Más bien lo contrario. A pesar de la llegada de Zak Brown aún quedaba mucho trabajo por hacer tanto en el área comercial como en pista. Mientras que en patrocinadores empezaban a ver la luz al final del túnel, en pista las cosas iban a peor. Otra vez en Monza las cosas se mostraban de forma más cristalina. Vandoorne y Alonso se retiraban por fiabilidad. El año siguiente, con Renault como motorista, también acabó con retirada de Alonso y con el belga fuera de los puntos. De hecho, el primer punto en cinco temporadas llegó de la mano de Norris en 2019 con un 10º puesto. Un punto en cinco años. Desastre se queda corto.

Llegó 2020 y la historia cambió. El rendimiento de McLaren dio un giro de 180º grados y llegó el podio de Carlos Sainz demostrando que los de Woking eran definitivamente otros. Y este domingo así ha quedado reflejado. El trabajo y la constancia ha dado sus frutos. Los británicos han conseguido tener un coche tan potente que Hamilton ha necesitado unas 50 vueltas (18 de la carrera al sprint y unas 30 de la del domingo) para poder rebasarle con el Mercedes.

Monza es el sitio perfecto para estudiar las circunstancias de McLaren. Que Ricciardo y Norris hayan firmado un doblete en un circuito de pesadilla para los últimos años no es casualidad. De las retiradas y de terminar doblado años tras año, a sumar 44 puntos con victoria, podio y vuelta rápida. Si se consigue girar así una situación es que las cosas se han hecho bien y solo pueden estar orgullosos de ello. Una escudería tan mítica y laureada como McLaren debe estar arriba. Porque tienen mucha gente detrás y muchas vivencias en el Gran Circo. Porque son historia de la F1.

Otras historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente