Mayor central obrera argentina convoca a huelga general el 6 de abril

Integrantes de la CGT participan de una manifestación contra los recortes del gobierno de Mauricio Macri el 29 de abril de 2016 en Buenos Aires

La Confederación General del Trabajo (CGT), la mayor central obrera argentina, convocó el jueves a un paro nacional de 24 horas para el 6 de abril, el primero contra la política económica del presidente Mauricio Macri.

En medio de una creciente conflictividad social, los líderes de la CGT le pusieron fecha al paro que habían prometido convocar durante una multitudinaria movilización, el 7 de marzo, si el gobierno de Macri no rectificaba la política económica.

"El paro es una expresión del malestar social. Hay un malestar generalizado de amplias capas de la población", dijo Juan Carlos Schmid, integrante del triunvirato que conduce la CGT, en rueda de prensa en la sede sindical.

La marcha del 7 de marzo terminó mal para la dirigencia sindical, que se retiró del palco apresuradamente cuando miles de manifestantes le cantaba a voz en cuello "poné la fecha" (al paro).

A nueve días de la demostración de fuerza para reclamar que se frene la apertura de las importaciones que afectan a la industria argentina, la CGT definió la fecha para la huelga general.

"Vamos a parar el 6 de abril. Será un paro sin asistencia a los lugares de trabajo" y sin movilización, dijo el sindicalista Héctor Daer.

El martes, las otras dos centrales obreras, CTA Autónoma y CTA de los Trabajadores, que reúnen en su mayoría a docentes y a empleados estatales, convocaron a otro paro para el 30 de marzo.

Hasta el momento no definieron si unificarán la fecha de la huelga.

Tras la marcha, el gobierno convocó a los sindicatos industriales "pero no dio ninguna solución de fondo".

Los sindicalistas reclamaron al gobierno de Macri que "reconozca la pérdida del poder adquisitivo" de los trabajadores durante 2016, en que hubo una inflación que rondó el 40% mientras los reajustes salariales fueron de entre 25 y 30%.

Los dirigentes destacaron que, desde que asumió Macri en diciembre de 2015, aceptaron formar parte de una mesa de diálogo tripartito con gobierno y empresarios, a los que criticaron porque "cumplieron menos que el gobierno" con la promesa de no despedir ni suspender personal.

Daer dijo que la huelga es "una interpelación al gobierno" al sostener que la situación "no sólo afecta a los trabajadores, sino a los sectores medios, a los intelectuales, a los pequeños y medianos empresarios y comercios".

Los despidos superan los 250.000, según la consultora Centro de Estudios de Política Económica (CEPA), en un contexto de caída de consumo interno y apertura de importaciones.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines