La mayoría del G20 condena la guerra en Ucrania y Zelenski dice que es "el momento" de pararla

En un gesto de enorme valor diplomático, una “mayoría” de los países miembros del G20 ha condenado con firmeza la guerra en Ucrania y ha destacado sus devastadoras consecuencias humanas y para la economía global, según el borrador de la declaración conjunta cuya aprobación está prevista en la cumbre que se celebra en Bali desde este martes.

El texto, al que ha tenido acceso EFE a falta de su adopción formal por los líderes del grupo de los Veinte, incluye una mención a la “guerra de Ucrania”, en contra de lo que se esperaba por la firme oposición de Moscú a referirse de esta forma al conflicto bélico que inició contra el país vecino. Desde que comenzase, el 24 de febrero pasado, siempre se refiere a ella como “operación militar especial”.

El documento destaca el “inmenso sufrimiento humano” y los problemas que acarrea a escala global en cuanto a suministro energético, seguridad alimentaria o riesgos para la inestabilidad financiera, aunque también se hace eco de las diferentes posturas al respecto entre los 20 países.

La declaración conjunta admite que hubo “otras posturas” sobre la situación en Ucrania durante las discusiones en Bali, y reconoce que el G20 no es el foro más adecuado para resolver cuestiones de seguridad como esta. El comunicado que debe ser consensuado ahora por los líderes del G20 entre la sesión de hoy y la de este miércoles va en línea con lo que adelantaron representantes de la Unión Europea y de Estados Unidos, promotores de una condena clara y firme a Moscú en este foro.

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, destacó hoy que el texto final en el que aún trabajan las delegaciones del G20 va “en la dirección correcta” para condenar la invasión rusa de Ucrania pese a las diferentes posturas entre sus miembros. “El hecho de haber llegado a un acuerdo a nivel de delegaciones es ya un gran logro”, dijo Michel en rueda de prensa poco antes del arranque de la cumbre del G20, “una de las más difíciles que ha habido nunca” , según afirmó.

El hecho de haber llegado a un acuerdo a nivel de delegaciones es ya un gran logroCharles Michel, presidente del Consejo Europeo

Ninguna reunión ministerial del G20 desde que Rusia invadió Ucrania en febrero de este año ha logrado un documento consensuado por las diferencias entre los miembros a la hora de incluir alusiones al conflicto y en qué términos hacerlo. El hecho de que Rusia se negara a usar la palabra “guerra” dificultaba que hubiera una simple mención en declaraciones multilaterales. Por ello, algunos integrantes del G20 pusieron sobre la mesa alternativas más ambiguas como “conflicto armado”, que rechazaban de pleno la mayoría de países, según señalaron fuentes diplomáticas occidentales.

“Es el momento”

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, ha participado por videoconferencia en la cumbre -fue invitado pero se ha negado a dejar el país, de donde no ha salido desde que hace nueve meses fue invadido- y ha asegurado que “está convencido” de que “es el momento en el que la destructiva guerra de Rusia debe y puede ser parada”.

“No permitiremos a Rusia que tome un respiro, reconstruya sus fuerzas y luego comience un nuevo episodio de terror y desestabilización”, dijo Zelenski a los líderes del G20, según la transcripción de su discurso, realizado a puerta cerrada. Zelenski realizó su intervención tras regresar de Jersón, donde desde este sábado las fuerzas ucranianas recuperaron el control de más de 60 asentamientos en dicha región tras la retirada del ejército ruso. “Jersón es el único centro regional que Rusia logró ocupar desde la invasión del 24 de febrero. Y ahora Jersón está liberada”, enfatizó hoy.

El dirigente ucraniano se dirigió a los líderes del G20 en una intervención a puerta cerrada, y se desconoce si el canciller ruso, Serguéi Lavrov, presente en la cumbre en representación de Vladímir Putin, quien declinó acudir a Bali, se encontraba en la sala cuando habló Zelenski.

Aunque victorioso tras la liberación de Jersón, Zelensky anticipó que todavía tienen “que luchar durante un tiempo”, si bien se mostró seguro: “la victoria será nuestra”, indicó. El mandatario rechazó con contundencia hacer concesiones a la parte rusa y elaboró una serie de propuestas que fueron presentadas a su vez a los líderes del G20 en un documento en la sala, según advirtió él mismo en el discurso.

Sergei Lavrov, durante la cumbre en Bali, en representación de Vladimir Putin.
Sergei Lavrov, durante la cumbre en Bali, en representación de Vladimir Putin.

Sergei Lavrov, durante la cumbre en Bali, en representación de Vladimir Putin.

Estas propuestas incluyen asegurar la seguridad en materia nuclear, ante las amenazas de Rusia -que los presidentes de EEUU y China, Joe Biden y Xi Jinping, condenaron ayer- y contener la “bomba radiactiva” que supone la planta nuclear de Zaporiyia, bombardeada por Rusia. Asimismo, urgió a buscar medidas para asegurar “el derecho a la alimentación de cada persona en el mundo”, acuerdo al que llegaron Moscú y Kiev el pasado mes de julio para permitir la exportación de cereales ucranianos y que expira el sábado.

También se refirió a la necesidad de asegurar la “seguridad energética”, ante el intento de Rusia, dijo, de “convertir el frío en un arma contra millones de personas”, afirmando que a Moscú “le interesa mantener la crisis energética”. Zelenski pidió la liberación de todos los prisioneros y deportados, la implementación de la Carta de la ONU para restaurar la integridad territorial ucraniana y la retirada de las tropas rusas y el cese de las hostilidades. Ese es el camino para “prevenir una escalada del conflicto” que confirme el fin de la guerra. “Queridos líderes, la paz es un valor global, el cual es importante para cada persona en el mundo. Estoy convencido de que también lo es para cada uno de vosotros”, subrayó.

Sánchez reclama una salida inmediata

También el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, reclamó también este martes en la cumbre, y en presencia del ministro de Exteriores ruso, la retirada “inmediata” de Rusia de Ucrania y el fin de la guerra. Sánchez dedicó gran parte de su intervención a la situación provocada por la invasión rusa de Ucrania. Inició de hecho sus palabras ante el resto de líderes destacando que el G20 se ve directamente afectado por primera vez por la guerra porque uno de sus miembros, Rusia, está librando “una brutal e injustificada guerra de agresión contra Ucrania”.

Según fuentes españolas, Sánchez reclamó a Putin en esta primera sesión de la cumbre -que se desarrolló a puerta cerrada- que Rusia se retire inmediatamente de Ucrania y detenga la guerra. El presidente del Gobierno se refirió a las consecuencias económicas y sociales del conflicto, y al aludir a la crisis energética consideró que la guerra “no debe utilizarse como pretexto” para no cumplir con los compromisos contra el cambio climático. Por el contrario, insistió en la necesidad de frenar urgentemente las emisiones y acelerar la transición verde. En ese contexto, resaltó que España ha hecho una apuesta firme por las energías renovables y la transición ecológica.

Pedro Sánchez, durante su intervención en el G20.
Pedro Sánchez, durante su intervención en el G20.

Pedro Sánchez, durante su intervención en el G20.

Respecto a la seguridad alimentaria, apeló a coordinar esfuerzos y minimizar las duplicaciones, evitar prohibiciones y restricciones a la exportación y redoblar los trabajos para aumentar la oferta y reducir los precios de los alimentos. También aludió al papel de España en este ámbito y su compromiso de aportar 236,5 millones de euros durante los tres próximos años para la seguridad alimentaria. En cuanto a las economías vulnerables, Sánchez defendió abordar de manera colectiva y urgente los problemas de deuda.

Recordó que España ha sido el primer país en contribuir con más de 1.800 millones de euros en Derechos Especiales de Giro al nuevo Fideicomiso de Resiliencia y Sostenibilidad del Fondo Monetario Internacional (FMI). España reclama también la suspensión del servicio de la deuda y reforzar el marco común del G20 para los países vulnerables que más sufren de inseguridad alimentaria y altos precios de la energía.

Al igual que en la mayoría de cumbres internacionales en las que participa, el presidente del Gobierno ensalzó los beneficios del multilateralismo y llamó a que los desafíos globales se afronten de forma conjunta por todos los países.

Además de participar en la cumbre, Sánchez prevé mantener en esta jornada varias reuniones bilaterales, entre ellas una con el presidente chino, a quien pedirá que use su capacidad de influencia en Putin para que ponga fin al conflicto en Ucrania.

QUIÉNES COMPONEN EL G20

Creado en 1999, el G-20 está integrado por los países del G-8 (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Italia, Japón y Rusia) más la Unión Europea, Arabia Saudí, Argentina, Australia, Brasil, China, Corea del Sur, India, Indonesia, México, Sudáfrica y Turquía. El G-20 agrupa el 90% del PIB mundial, el 80% del comercio global y dos tercios de la población mundial.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR