La mayoría de los empleadores seguirá con trabajo remoto pese a vacuna COVID, según sondeo

Daniel Wiessner
·2 min de lectura
Imagen de archivo. Agricultor recibe vacuna en Mecca, California

Por Daniel Wiessner

9 feb (Reuters) - La mayoría de los empleadores que requieren o permiten el trabajo remoto no planean cambiar de rumbo en los próximos meses, incluso ahora que cada vez más gente está recibiendo la vacuna contra el COVID-19, según una encuesta de la firma de administración Littler Mendelson publicada el martes.

En un sondeo a 1.800 profesionales de recursos humanos, abogados internos y ejecutivos, Littler descubrió que el 86% de los encuestados con acuerdos de trabajo remoto los están extendiendo al menos hasta el verano boreal, y una mayoría planea mantener las precauciones de seguridad relacionadas con la pandemia incluso hasta después de que las vacunas estén disponibles en general.

Devjani Mishra, líder del Equipo de Trabajo y Vuelta al Trabajo por el COVID-19 de Littler, dijo que puede ser tentador ver las vacunas como una "panacea" para las disrupciones causadas por la pandemia.

"Pero la realidad es que son solo una flecha en el carcaj para los empleadores, que deben continuar con los protocolos de seguridad existentes, que incluyen exámenes de síntomas, restricciones de viaje, máscaras faciales y distanciamiento", agregó.

El estudio fue elaborado entre el 13 y el 22 de enero. Los encuestados representan a empresas de varios tamaños en una variedad de industrias.

Además de ser reacios a traer a los trabajadores de regreso a la oficina, los empleadores dudan en exigirles que reciban las vacunas contra el COVID-19, descubrió Littler. Solo el 7% de los encuestados exige la vacunación o planea hacerlo, dijo la firma. Y mientras el 43% todavía lo está considerando, casi la mitad ya se ha pronunciado en contra de un mandato.

En diciembre, la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo emitió una guía que indica que los empleadores pueden exigir que los trabajadores sean vacunados sin violar la Ley de Estadounidenses con Discapacidades.

Los empleados que se nieguen a vacunarse debido a afecciones médicas o creencias religiosas no pueden ser excluidos del lugar de trabajo, dijo la comisión, a menos que un empleador encuentre que no hay forma de proporcionarles una adaptación razonable.

(Editado en español por Carlos Serrano)