Los mejores (y peores) materiales para confeccionar una mascarilla

·4 min de lectura
Los estudios recomiendan utilizar mascarillas homologadas siempre que sea posible
Los estudios recomiendan utilizar mascarillas homologadas siempre que sea posible

El uso de mascarillas ha sido uno de los caballos de batalla más recurrentes durante los meses que llevamos de pandemia en todo el mundo. El retraso en aplicar esta medida fundamental ha sido una ventaja demasiado poderosa para el virus y, mientras algunos líderes mundiales irresponsables aún mantienen su tozudez para llevarlas en público, la comunidad científica no tiene dudas: el uso de la mascarilla, junto con la distancia social y una concienzuda higiene, se han convertido en las tres herramientas más útiles que disponemos para evitar la propagación del coronavirus.

Afortunadamente, en España este debate ya ha sido superado y la inmensa mayoría de ciudadanos ha asumido la mascarilla como un elemento más de esta nueva normalidad. Algunas comunidades autónomas, ante la clara amenaza de rebrotes y, quizá, de una nueva oleada de contagios, han impuesto la obligatoriedad, incluso en espacios abiertos, y esperemos que en conjunto del territorio se expanda esta medida pronto.

Atrás han quedado los momentos de desabastecimiento en los que encontrar una mascarilla en las farmacias era tan difícil como encontrar una aguja en un pajar. Ahora disponemos de suficientes para abastecer la demanda por lo que todos los expertos recomiendan que se utilicen las mascarillas, debidamente autorizadas y homologadas, disponibles en las farmacias. Confeccionar una mascarilla casera, en estos momentos donde existen mascarillas más adecuadas, es un riesgo absurdo e innecesario, así que el consejo claro y contundente es el de no utilizar mascarillas hechas en casa.

Sin embargo, existen muchos otros países donde el stock de mascarillas es claramente insuficiente o, simplemente, las pocas que hay disponibles se reservan para el personal sanitario que está en contacto directo con los contagiados. Para estos casos, resulta interesante un reciente estudio, realizado por la Universidad de Arizona, en el que compara diferentes materiales para saber cuáles son los más adecuados, en caso de que no existan mascarillas quirúrgicas homologadas disponibles.

Infografía con diferentes materiales y su nivel de eficacia frente a partículas microscópicas
Infografía con diferentes materiales y su nivel de eficacia frente a partículas microscópicas

En la infografía de la imagen superior se puede observar la eficacia de los diferentes materiales analizados:

Las máscaras N95 son las más indicadas y “son eficientes para filtrar partículas en el aire y representan obviamente una de las mejores opciones para bloquear el virus, ya que pueden reducir el riesgo de contagiarse en un 94-99% para exposiciones de hasta 20 minutos, pero pueden ser difíciles de encontrar, y existen casos donde, por consideraciones éticas, puede ser conveniente dejarlas disponibles para profesionales médicos”, explica en ScienceDaily, Amanda Wilson, una de las responsables del estudio.

En caso de no tener disponibles este tipo de mascarillas quirúrgicas, el trabajo de Wilson publicado en el Journal of Hospital Infection, analiza algunas opciones con otros materiales para conocer cuáles son más apropiados. La primera sorpresa llega de mano de los filtros de aspiradora, que se pueden insertar dentro de las mascaras de tela. Estos filtros redujeron el riesgo de infección un 83% para una exposición de 30 segundos y un 58% para una exposición de 20 minutos.

De los otros materiales no tradicionales evaluados por los investigadores, los paños de cocina, las telas de algodón y las fundas de almohada antimicrobianas fueron los siguientes mejores para la protección. En caso de no contar con ninguno de estos materiales a mano, y para evitar tener la boca y nariz al descubierto, también encontraron que las bufandas o las camisetas de algodón pueden reducir el riesgo de infección en un 44% después de 30 segundos, aunque más allá de ese momento puntual son solo un poco mejores que no usar máscara (24% después de 20 minutos).

Los investigadores reconocen que “en este estudio nos hemos centrado en las máscaras que protegen de un contagio al usuario, pero también es muy importante para proteger a los demás a su alrededor si está infectado. Al expulsar menos virus crea además un entorno menos contaminado a su alrededor".

Reportajes originales de Yahoo sobre coronavirus que te interesarán:

La historia tras la polémica autorización del Remdesivir sin saber su eficacia real

¿Qué significa que una vacuna contra el Covid19 haya superado la FASE 1?

Por qué unos anticuerpos de hace 17 años pueden ayudarnos frente a la Covid19

Así es, de manera detallada, el ataque del coronavirus a todos los sistemas vitales

Referencias científicas y más información:

Amanda M. Wilson, Kelly A. Reynolds, et al. “COVID-19 and non-traditional mask use: How do various materials compare in reducing the infection risk for mask wearers?” Journal of Hospital Infection, 2020; DOI: 10.1016/j.jhin.2020.05.036

Universidad de Arizona “The best (and worst) materials for masks” ScienceDaily

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente