El material usado para construir casas desde la Antigüedad que se convirtió en un aliado contra el cambio climático

Edificios en Saná
Edificios en Saná

En la antigua ciudad amurallada de Saná, la capital de Yemen, los rascacielos de barro se elevan hacia el cielo.

Las imponentes estructuras están construidas completamente con tierra apisonada y decoradas con llamativos patrones geométricos. Las construcciones de tierra se funden con las cercanas montañas de color ocre.

La arquitectura de barro de Saná es tan singular que la ciudad ha sido reconocida como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

"Como ejemplo sobresaliente de un conjunto arquitectónico homogéneo que refleja las características espaciales de los primeros años del Islam, la ciudad en su paisaje tiene una extraordinaria calidad artística y pictórica", escribe la Unesco en su descripción de Saná. "Los edificios demuestran una artesanía excepcional en el uso de materiales y técnicas locales".

Aunque los edificios en Saná tienen miles de años, siguen siendo "enormemente contemporáneos", dice Salma Samar Damluji, cofundadora de Daw'an Mud Brick Architecture Foundation en Yemen.

Las estructuras antiguas todavía están habitadas hoy y la mayoría siguen siendo residencias privadas.

Damluji dice que es fácil ver por qué estos edificios de barro no han perdido su atractivo: están bien aislados, son sostenibles y extremadamente adaptables para el uso moderno. "Es la arquitectura del futuro", considera.

Arquitectos de todo el mundo están reviviendo la construcción con tierra mientras buscan construir edificios sostenibles que puedan soportar fenómenos meteorológicos extremos, como inundaciones repentinas y calor intenso.

¿Podría esta antigua forma de arquitectura influir en el diseño de nuestras futuras casas y ciudades? ¿Podría esta técnica de volver a lo básico ofrecer una solución importante a la crisis climática?

El problema climático de la construcción

La industria de la construcción representa el 38% de las emisiones globales de dióxido de carbono.

El sector de la construcción tiene un papel importante que desempeñar si el mundo quiere cumplir su objetivo de alcanzar el cero neto para 2050 y mantener el aumento de la temperatura global por debajo del umbral crítico de 1,5 °C.

Cambiar el hormigón por materiales menos contaminantes es fundamental para lograr nuestros objetivos climáticos, advierten los científicos.

Casco antiguo de Saná.
El casco antiguo de Saná está lleno de edificios hechos de barro.

La construcción con hormigón representa alrededor del 7% de las emisiones globales de CO2, sustancialmente más que la industria de la aviación, que es responsable del 2,5% de las emisiones. Cada año se producen en todo el mundo 4.000 millones de toneladas de cemento, el componente clave del hormigón.

"Ya no podemos vivir en estas junglas de concreto", dice Damluji. "Tenemos que tener en cuenta el medio ambiente y la biodiversidad. No podemos construir de forma aislada".

El barro podría ser la alternativa sostenible perfecta al hormigón, según la experta. Construir con barro tiene un impacto muy bajo en el medio ambiente y el material en sí es totalmente reciclable, dice ella.

Reviviendo una antigua tradición

La ciudad de Djenné se encuentra en la región del delta del Níger, en el centro de Malí. Fundada en el año 800 d. C., se convirtió en un importante lugar de encuentro para los comerciantes que viajaban desde el Sahara y Sudán.

Djenné es conocida por su magnífica arquitectura de tierra, especialmente por su Gran Mezquita, que es el edificio de barro más grande del mundo, con casi 20 metros de altura y construido sobre una plataforma de 91 mentros de largo.

Cada año, los residentes de Djenné se reúnen para reparar y restaurar la mezquita, supervisados por un gremio de albañiles de alto nivel.

La reconstrucción anual de la Gran Mezquita de Djenné en Malí se considera un importante símbolo de cohesión social
La reconstrucción anual de la Gran Mezquita de Djenné en Malí se considera un importante símbolo de cohesión social.

Estos maestros constructores son venerados por su experiencia y arte en la sociedad maliense, dice Trevor Marchand, profesor emérito de Antropología Social en la Escuela de Estudios Orientales y Africanos de Londres.

"Los maestros constructores son reconocidos por sus poderes sobrenaturales para traer elementos de protección a los edificios y a las personas que viven allí", dice Marchand.

La arquitectura de barro de Djenné cambia constantemente a medida que los residentes reconstruyen, reparan y reforman sus casas.

"El barro es muy maleable y responde a los cambios demográficos de un hogar", señala, pues si la familia crece, se pueden agregar fácilmente edificios a la casa y si se encoge, los edificios se descomponen y vuelven a convertirse en tierra.

Construcción sostenible

La antigua práctica de construcción está inspirando a los arquitectos modernos, como el serbio Dragana Kojičić, que se especializa en la construcción con tierra cruda.

"Nuestros antepasados eran muy inteligentes y muy prácticos: usaban lo que tenían a su alrededor", dice Kojičić. "La tierra estaba en todas partes y se podía usar para todo: paredes, pisos, techos, estufas y hasta techos".

Kojičić restaura y construye casas de tierra en toda Serbia, reviviendo métodos de construcción antiguos.

"El barro es contagioso, es amor al primer toque", dice ella. No es necesario usar ningún equipo de protección al manipular el material, agrega. "Con la tierra, solo puedes jugar".

La Gran Mezquita de Djenné
Un hombre participa en la reconstrucción anual de la Gran Mezquita de Djenné.

Anna Heringer, una arquitecta austriaca, que crea edificios utilizando materiales naturales como el barro y el bambú, está de acuerdo: "Es una sensación maravillosa tocar la tierra", dice.

"No necesitas ninguna herramienta para construir con él, solo usas tus manos".

Heringer ha estado trabajando con barro durante casi 20 años y ha diseñado muchos edificios de barro notables, incluida la escuela artesanal METI en Rudrapur, Bangladesh, por la que recibió el premio Aga Khan de arquitectura en 2007.

"El barro es un material muy inclusivo; pobres y los ricos pueden construir con eso", dice.

La escuela artesanal METI fue construida íntegramente con materiales locales, como barro, paja y bambú, y construida por un equipo de albañiles, artesanos y los propios estudiantes locales.

"El barro es el campeón de la construcción sostenible del futuro", dice Heringer. "Es el único material que podemos reciclar tantas veces como queramos, sin usar energía".

"En realidad mejora cuanto más lo usas". Es un poco como una masa, dice Heringer: a medida que trabajas con ella, el material cambia y responde.

La escuela artesanal METI en Bangladesh
La arquitecta austriaca Anna Heringer construyó la escuela artesanal METI en Bangladesh completamente con materiales locales, como barro, paja y bambú.

Pero el uso de lodo para la construcción debe hacerse de manera sostenible y no debe reducir la disponibilidad de tierra para cultivos, señala Marchand. "Puede ser una solución, pero solo a cierta escala", advierte.

Edificios saludables y resilientes

Una de las mejores cualidades de los edificios de barro es que son cálidos en invierno y frescos en verano, dicen los arquitectos.

Las paredes de barro tienen una alta masa térmica, lo que significa que absorben el calor lentamente y lo almacenan, evitando que la casa se caliente demasiado.

"Los muros de adobe (masa de barro y paja) recogen el calor durante el día de la radiación solar y lo liberan durante la noche. La temperatura nunca fluctúa, siempre está en un nivel cómodo", dice Pamela Jerome, una arquitecta estadounidense.

Esto reduce la necesidad de unidades de aire acondicionado, que consumen grandes cantidades de electricidad y contienen refrigerantes que son potentes emisiones de gases de efecto invernadero.

"En comparación con los edificios construidos con hormigón o metal corrugado, los edificios de adobe mantienen temperaturas interiores relativamente estables durante un período de 24 horas y, por lo tanto, brindan a los habitantes un confort térmico muy superior", dice Marchand.

"Una ventaja adicional es que las gruesas paredes de adobe también reducen los niveles de ruido del exterior o de la puerta de al lado".

Shibam.
Conocida como "el Manhattan del desierto", la ciudad amurallada de Shibam fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1982.

La naturaleza transpirable del barro también tiene otros beneficios. El barro es poroso y permite que la humedad entre en la casa, mejorando la calidad del aire interior.

"Son edificios saludables que respiran de la misma forma que nosotros respiramos y tienen pieles que se adaptan al calor y al frío", dice Damluji.

"La forma en que están construidos se refiere, incluso en proporción, al cuerpo humano".

Las estructuras de barro también son increíblemente sólidas y resistentes al clima extremo, como olas de calor, inundaciones y sequías, que según los científicos serán más frecuentes e intensas a medida que las temperaturas continúen aumentando.

También pueden soportar eventos extremos como terremotos y fuertes vientos "debido a la capacidad de su estructura para distribuir la carga que enfrenta en su superficie, a diferencia del hormigón o el cemento", dice Damluji.

Pero la resistencia de los edificios de barro a los terremotos depende de la intensidad de las ondas sísmicas y del suelo en el que se construyen, dice Jerome.

Los edificios de barro "también están protegidos de las lluvias estacionales y las inundaciones repentinas debido al revestimiento externo protector y a prueba de humedad utilizado en varias capas de revestimiento y yeso de barro refinado, ceniza y cal", dice Damluji.

Según Jerome, el impacto de las inundaciones en los edificios de barro varía, dependiendo de si están construidos en una llanura aluvial y si tienen cimientos sólidos.

Pero hoy por hoy los arquitectos aseguran: las personas que deseen vivir en una casa moderna y cómoda deberían considerar una hecha de barro.

Puedes leer en inglés la versión original de este artículo en BBC Future

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.