Con Greta Thunberg, una multitud en Madrid exige acciones a la COP25

Por Diego URDANETA
1 / 2
La activista sueca Greta Thunberg llega en tren a Madrid procedente de Lisboa el 6 de diciembre de 2019 para participar en la marcha sobre el clima en paralelo a la conferencia COP25

Con la joven activista Greta Thunberg bajo todos los focos, una multitud se manifestó este viernes en Madrid para presionar a los líderes de la COP25 de la ONU a tomar acciones urgentes ante la crisis climática.

"Los líderes mundiales nos están traicionando y no lo permitiremos más. (...) ¡Decimos basta, ahora! El cambio viene, lo quieran o no", lanzó Thunberg desde un escenario para cerrar la marcha que atravesó Madrid de sur a norte.

Objeto de un gran interés mediático, la joven sueca de 16 años símbolo de la lucha medioambiental desde 2018 por su "huelga escolar" que catalizó un movimiento mundial, solo pudo acompañar un rato la marcha ya que una muralla de simpatizantes y periodistas no la dejó avanzar, y debió retirarse en un vehículo eléctrico.

Llegada este viernes a Madrid en tren desde Lisboa tras cruzar el Atlántico en un catamarán por su rechazo a usar aviones por el impacto climático, clausuró la marcha con un discurso alentando a mantener la movilización: "Necesitamos mantener el ímpetu y alzar nuestras voces. El cambio no vendrá de la gente en el poder, vendrá de las masas".

En una rueda de prensa en la tarde había dicho esperar que la conferencia anual de la ONU, la COP25, "alcance cosas concretas".

"Las decisiones y compromisos que se tomen en estos días comprometerán el futuro de todos y también de vuestros hijos. (...) Decimos a los políticos en esta cumbre que no queremos palabras inútiles, sino que exigimos hechos ya", lanzó de su lado el oscarizado actor español Javier Bardem, conocido defensor del medioambiente.

- "El mundo se acaba" -

Bajo el lema "el mundo despertó ante la emergencia climática" y pancartas que "Sin planeta no hay futuro" y "Políticos, la Tierra se muere", activistas de todo el mundo marcharon por las principales avenidas de la capital española este viernes, un día festivo. Fueron 15.000 según la delegación del gobierno en Madrid, 500.000 según los organizadores.

Contó con una nutrida representación chilena, país que debió renunciar a albergar la COP25 por la revuelta social que ha dejado 23 muertos. "El modelo neoliberal nace y muere en Chile", decía una gran pancarta.

"El cambio climático nos afecta no solo a nosotros sino a las generaciones futuras. Hay que crear conciencia porque el mundo se acaba", dijo a la AFP Paula Sánchez, una estudiante de bachillerato española de 16 años.

"Todos juntos tenemos que levantar la voz para que se tomen acciones", señaló Adrián Sánchez, un empresario mexicano de 39 años, crítico del polémico proyecto del tren que atravesará la zona maya de su país.

"2019 ha sido sin duda el año del despertar climático de la sociedad civil, de los movimientos sociales, de los jóvenes, que se han levantado para pedir más ambición, medidas valientes, para hacer frente a la emergencia climática", resumió un portavoz de la movilización, Pablo Chamorro.

El manifiesto de la marcha envió un mensaje claro a los representantes de casi 200 signatarios del Acuerdo de París reunidos hasta el 13 de diciembre en Madrid, ante el temor que decepcionen las esperanzas depositadas.

"Exigimos a los gobiernos participantes en la COP25 que reconozcan que la inacción climática actual e insuficiente ambición que reflejan los compromisos más ambiciosos de los países nos conducirán a un calentamiento global desastroso para la vida", señalaron.

El dalái lama tuiteó en apoyo: "No podemos explotar los recursos de la tierra (...) sin preocuparnos por las generaciones futuras".

- Cumbre social alternativa -

La protesta busca ser un "gran momento global", dijo Estefanía González, portavoz de la Sociedad Civil por la Acción Climática (SCAC), que representa a más de 150 grupos chilenos e internacionales.

La SCAC impulsa una Cumbre Social por el Clima, una conferencia paralela a la COP25, que tendrá gran presencia de grupos indígenas, "los primeros afectados por el cambio climático", en palabras de Juan Antonio Correa del colectivo Minga Indígena.

"Las prácticas tradicionales e históricas y la relación que han tenido los pueblos de origen indígena con la Madre Tierra es una alternativa y es la manera en que toda la sociedad moderna podría hacer frente a esta crisis climática", aseveró.