Las mascotas ‘influencers’ triunfan en Singapur

Sasha y Piper son dos pequeños terriers blancos que se han convertido en estrellas de las redes sociales. En su cuenta de Instagram, Lomodoggies, cuentan con más de 24.000 seguidores y ganan alrededor de 315 euros por cada una de sus publicaciones patrocinadas, en las que publicitan artículos de todo tipo: desde aspiradoras hasta zapatos pasando por restaurantes o productos de cosmética.

Estos dos adorables perritos son solo un ejemplo del boom que se vive en Singapur por las mascotas influencers, una tendencia impulsada por el aumento de las compras online y porque con la pandemia del coronavirus muchas personas decidieron tener animales en casa.

Aprovechando este boom, en el país asiático han surgido varias agencias de representación de mascotas, como Woof Agency, una compañía que trabaja con todo tipo de animales, desde un gato llamado Brossy Meowington que cuenta con más de 50.000 seguidores en las redes hasta un spitz japonés de nombre Luna. También trabajan con Sasha y Piper.

Carrie Er, la dueña de los terriers blancos, entró en el negocio hace varios años publicando fotos de Sasha disfrazada o jugando. “Solo quería hacer un blog de ella capturando momentos bonitos”, cuenta. Sin embargo, las imágenes se hicieron virales y diversas marcas contactaron con ella para que su mascota promocionara sus productos. Después la mujer adoptó a Piper y ahora los dos son una curiosa pareja de influencers.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente