Isabel Díaz Ayuso cuela otra trampa en su propuesta de liberar a los niños de la mascarillas

·4 min de lectura

Este jueves fue un día de anuncios para Isabel Díaz Ayuso. Al de que que indemnizará a las residencias privadas intervenidas en los momentos más duros de la pandemia, sumó el de que, a partir del lunes los niños de los colegios madrileños podrían disfrutar del patio de recreo sin mascarillas. Ese fue el titular que dio. Después llegaron la letra pequeña, la respuesta desde el Ministerio de Sanidad y la realidad de los colegios de la Comunidad.

La Comunidad de Madrid ha publicado la nueva norma, con la matización de los 1,5 metros de distancia, en el boletín de este viernes. (Foto: Getty Images)
La Comunidad de Madrid ha publicado la nueva norma, con la matización de los 1,5 metros de distancia, en el boletín de este viernes. (Foto: Getty Images)

En su breve discurso al respecto, en el marco del pleno semanal de la Asamblea de Madrid, la presidenta de la Comunidad de Madrid explicaba que la ciudad ha sido “una de las capitales más castigadas por la pandemia” y que “está saliendo con más fuerza que nunca” gracias, dijo, al “esfuerzo” de todos los madrileños haciendo una referencia concreta al esfuerzo de los niños.

Por su "esfuerzo", Ayuso (que ya entregó a finales del curso pasado un reconocimiento generalizado a todos los escolares vía email por su actitud en pandemia) anunció que “las mascarillas dejarán de ser obligatorias en los colegios a partir de este lunes en los recreos y al aire libre”. Una noticia que cualquier menor de 12 años recibiría con alegría. ¿Qué niño no estaría desando quitarse la mascarilla para jugar y corretear por el patio con sus amigos?

El problema, o más bien los problemas, de ese anuncio de Ayuso justificado porque “es mucho lo que les debemos a los niños, a una generación marcada por la pandemia” es que no se puede llevar a cabo. Tanto es así que, después de dar ella el titular, su consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, aclaró que la mascarilla podrá retirarse siempre y cuando se pueda cumplir con una distancia de seguridad mínima de 1,5 metros. Esa es la letra pequeña del anuncio y lo que convierte en utópica la aplicación de la medida.

Es decir, ¿en qué colegio de Madrid se puede tener a todos los niños a una distancia de 1,5 metros en el patio? Las dimensiones del espacio para el recreo para poder ponerlo en práctica deberían ser descomunales dada la cantidad de alumnos que hay en las aulas y la masificación los colegios. Eso por no mencionar lo ingenuo que resulta pensar que niños pequeños van a estar jugando a esa distancia. ¿Cómo se juega al fútbol guardando esa distancia de seguridad? ¿Cómo se intercambian cartas de Pokémon y SuperThings a 1,5 metros? Y lo mismo en un parque infantil, que está al aire libre. Habría que organizar turnos manteniendo las distancias para que los niños subiesen al tobogán.

Eso por un lado, pero es que, además de inviable, resultó que la medida era contraria a lo que marca el Ministerio de Sanidad, como le hicieron saber después a Ayuso y su Gobierno. Como recoge La Vanguardia, el artículo 6 de la ley que regula las medidas para hacer frente a la pandemia, establece que “las personas de seis años en adelante quedan obligadas al uso de mascarillas en cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público”. Y lo mismo para espacios al aire libre donde no se puede mantener la distancia de seguridad establecida. Tanto para niños que adultos.

Y así se lo ha hecho saber Sanidad a la Comunidad de Madrid, que no puede, de manera unilateral, tomar esa decisión. La Ministra Carolina Darias, como recoge El Confidencial, pide prudencia y que se actúe de manera coordinada y conjunta. “Estamos entrando en el otoño y son los expertos los que tienen que decir, con la incidencia acumulada actual por Covid, cuáles van a ser los pasos futuros”, ha respondido desde el Congreso.

La medida anunciada por Ayuso se ha publicado este viernes en el Boletín oficial de la Comunidad y, como ha comprobado El Mundo, en realidad la nueva norma no se diferencia en nada de la estatal. Expertos y pediatras han señalado al citado diario que están a favor de flexibilizar la normativa pero con condiciones como los grupos burbuja, sin aglomeraciones, en patios amplios y sin techos. 

Además, Pedro Gorrotxategi, vicepresidente de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap), recuerda que “hay que tener en cuenta que esos mismos niños entre 6 y 11 años, que no tienen acceso a la vacuna, que en el patio van con mascarillas es posible que fuera del colegio, en el parque, compartan los espacios abiertos con compañeros de clase sin ellas. Hay que ser prudentes y usar el sentido común”.

EN VÍDEO | La mascarilla deja de ser obligatoria en los patios de los colegios en Madrid

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente