Masacre en Tamaulipas: familiares entierran a los 16 migrantes guatemaltecos asesinados

Redacción - BBC News Mundo
·4 min de lectura
Una familiar asiste al funeral de Santa Cristina García Pérez, una de las migrantes asesinadas en Tamaulipas, México, cuando intentaba llegar a EE.UU., marzo 13 2021
Una familiar asiste al funeral de Santa Cristina García Pérez, una de las migrantes asesinadas en Tamaulipas, México, cuando intentaba llegar a EE.UU., marzo 13 2021

Unas 1.500 personas se congregaron en la localidad de Comitancillo, Guatemala, este fin de semana para recordar a 16 migrantes que fueron brutalmente asesinados en enero.

Sus cuerpos fueron llevados en avión desde México a Guatemala el viernes, siete semanas después de que fueran encontrados en un camión cerca de la frontera entre México y Estados Unidos.

El presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, en una ceremonia en el aeropuerto de Ciudad de Guatemala, para recibir a las víctimas de los asesinatos en Tamaulipas México, marzo 12 de 2021
El presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, estuvo en el aeropuerto para recibir los cuerpos.

Los investigadores creen que fueron asesinados como parte de una guerra territorial entre pandillas que controlan las rutas del tráfico de personas.

Doce policías mexicanos han sido arrestados en conexión con los asesinatos.

Familiares y amistades con un ataúd de los migrantes asesinados. Comitancillo, Guatemala, 12 de marzo, 2021.
Por lo menos 11 de los 16 migrantes guatemaltecos eran del pueblo de Comitancillo

Un total de 19 cadáveres fueron recuperados al lado de una carretera a unos 22 kilómetros al sur de la frontera de México con el estado de Texas.

Pruebas forenses confirmaron que tres de las víctimas eran mexicanas y el resto de Guatemala. Por lo menos 11 de ellas eran del mismo pueblo, Comitancillo, en las montañas de Guatemala.

Una procesión lleva el ataúd de Rivaldo Jiménez Ramírez. Comitancillo, Guatemala, 14 de marzo, 2021.
Buscaban llegar a EE.UU. cuando fueron asesinados y sus cuerpos incinerados.

Miles de centroamericanos intentan llegar a Estados Unidos cada año, huyendo de la pobreza y violencia en sus países.

La ruta hacia el norte está llena de peligros y los migrantes frecuentemente caen víctimas de pandillas criminales a lo largo del camino.

Familiares de las víctimas en Comitancillo, Guatemala, 14 de marzo, 2021.
Sus familiares dicen que se fueron de Comitancillo a EE.UU. con la intención de enviar dinero a casa.

Algunos les pagan a los traficantes humanos, conocidos como coyotes, para que los crucen a EE.UU. Las sumas de dinero ascienden a miles de dólares y muchas veces sobrepasan los US$10.000.

La competencia por el dinero de los migrantes es furiosa y los investigadores creen que en el caso de estos asesinatos, una pandilla rival atacó al grupo -a los inmigrantes y a quienes los conducían- y luego quemaron los cuerpos.

Personas cargando el ataúd de Santa Cristina Garcia, en Comitancillo, Guatemala, 14 de marzo, 2021.
Entre las víctimas había mujeres como Santa Cristina García.

Santa Cristina García, de 19 años, fue una de las migrantes asesinadas. Su familia les dijo a los medios locales que se había trasladado a la ciudad de Zacapa, a 380 kilómetros de Comitancillo, a finales de 2020 para trabajar.

Fue empleada en una tienda, pero su salario era muy bajo como para ayudar a su familia. La hermana de García, de 16 meses, tiene labio leporino y la joven quería ganar suficiente dinero como para pagar una cirugía, por lo que tomó la decisión de emigrar a Florida.

Su padre pidió prestado el dinero para pagar a un coyote, dando los títulos de su casa como garantía.

Ricardo García Pérez durante el funeral de Santa Cristina, en Comitancillo, Guatemala, 13 de marzo, 2021.
Ricardo García Pérez está de duelo por la muerte de su hija Santa Cristina, de 19 años.

El primo de Santa Cristina, Anderson Marco Antulio Pablo, de 16 años, la acompañó en el trayecto y también fue asesinado.

Muchos de los que murieron eran muy jóvenes, como Ribaldo Danilo Jiménez Ramírez, de 18 años.

Familiares de los asesinados, en Comitancillo, Guatemala 12 de marzo 2021.
Ribaldo Danilo Jiménez Ramírez fue uno de los adolescentes asesinados en lo que se ha venido a conocer como la masacre de Santa Anita.

Su padre también tomó prestado dinero para pagar por el peligroso viaje de su hijo a EE.UU.

El último contacto que la familia tuvo con él fue cuando llamó a una tía que vive en EE.UU. para decirle que él y los otros migrantes estaban acercándose a la frontera. Le dijo a su tía que estaba cansado y que viajaban apiñados en un autobús.

Músicos tocan en el funeral de las víctimas en Comitancillo, Guatemala, 14 de marzo, 2021.
Músicos tocaron en el funeral de las víctimas.

Los músicos también fueron a la casa de Elfego Miranda Díaz para tocar en su velorio. El joven de 24 era pastor en una iglesia evangélica.

Una banda mariachi en el velorio de Elfego Miranda Díaz, Comitancillo, Guatemala 13 de marzo, 2021
Una banda mariachi tocó en el velorio de Elfego Miranda Díaz.

El plan de Elfego Miranda Díaz era llegar a Nueva York, según dijo su hermana a los medios. Quería quedarse cinco años para ganar suficiente dinero, no sólo para construir una casa, sino también una iglesia en Comitancillo.

Deja una esposa y tres hijos. Su hermana dijo que la familia no sabe cómo van a alimentar a los menores ahora que el padre a muerto.

Todas las imágenes tienen derecho de autor

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.