La masacre de los Juegos Olímpicos de Múnich, cinco décadas después

El 5 de septiembre de 1972 militantes palestinos tomaron como rehenes a 11 miembros de la delegación israelí dentro de la villa olímpica en Múnich, Alemania. Los terroristas, que afirmaban ser parte del movimiento Septiembre Negro, exigían la liberación de los prisioneros palestinos recluidos en Israel. Pero una operación de la policía alemana para rescatar a los israelíes salió terriblemente mal. Al final, todos los rehenes murieron, junto con cinco de los ocho atacantes y un policía alemán.

Dentro del Estadio Olímpico, la doma ecuestre se estaba llevando a cabo según lo planeado, incluso mientras sucedía la tragedia. Al día siguiente se suspendieron los Juegos durante 24 horas en homenaje a las víctimas.

Solo un mes después, los tres atacantes sobrevivientes fueron liberados como parte de un intercambio de rehenes cuando otros simpatizantes de Septiembre Negro secuestraron un avión de Lufthansa.

En los Juegos Olímpicos de Tokio en 2021, los atletas israelíes asesinados fueron honrados en la ceremonia de apertura. En cuanto a las familias de las víctimas israelíes, tuvieron que esperar hasta el 50º aniversario del ataque para llegar a un acuerdo financiero con el Gobierno alemán. El presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, se disculpó el 5 de septiembre de este año por los errores cometidos tanto durante como después del ataque y pidió "perdón".

Anne Maillet, Gwendoline Debono y Nick Spicer de France 24 revisaron la tragedia de los Juegos Olímpicos de Múnich, cinco décadas después.