'Más y más fea' o el arte que se confunde con la desconsideración

·6 min de lectura
Tres de las chicas grabadas con el número que ocupan en el ranking de Song Ta.
Tres de las chicas grabadas con el número que ocupan en el ranking de Song Ta.

La definición de arte ha sido motivo de debate y controversia durante siglos. Quizás una de las más singulares es “la expresión de la forma de pensamiento de una época hecha con los medios de propios de ese pensamiento”. Es decir, la manifestación de un contenido que tiene una intención, la muestra de un lenguaje subjetivo representado por imágenes, esculturas, espacios, cosas, personas… la gama es infinita y encuadrar los límites de lo que es o no es arte resulta casi imposible en determinadas ocasiones.

El plátano pegado con cinta aislante a un lienzo durante Art Basel que en 2019 se vendió por 120.000 dólares y que acabó siendo engullido por un performer. “Comediante” se hizo llamar la obra. La manzana de Yoko Ono sobre un atril cristalino como ejemplo del paso del tiempo. John Lennon la mordió y la volvió a dejar en su lugar. El vaso de agua medio lleno -o medio vacío- del artista Wilfredo Prieto que se vendió por 20.000 euros en ARCO… llamar a estas expresiones ‘arte’ es para muchos ridículo y para otros brillante porque, como dijo el extravagante artista británico, Grayson Perry, “esto es arte porque yo soy artista y digo que lo es”. Esto demuestra que la subjetividad es quizás uno de los atributos más fieles del arte. ¿Pero se puede llamar arte al desprestigio de personas sin su consentimiento dentro de la supuesta obra?

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Una galería de Shanghai se ha visto obligada a retirar y pedir disculpas por incluir en su repertorio un vídeo de siete horas en el que un artista filmaba a mujeres, les daba una puntuación y las ordenaba de la más guapa a la más menos agraciada. La cinta titulada, ‘Más y más fea’ (‘Uglier and Uglier’, en inglés) fue responsabilidad del artista chino, Song Ta, quien filmó y clasificó a estudiantes universitarias en función de su aspecto. El vídeo fue producido originalmente en 2012, y el título chino se traduce literalmente como ‘flor de la escuela’, un término utilizado para describir a las estudiantes universitarias hermosas.

En el programa de la exposición, el artista recomendaba a los visitantes que llegaran pronto a la galería, ya que las chicas más atractivas aparecían al comienzo de su obra.

“En este vídeo (de más de siete horas de duración) verán cómo se presentan en orden, desde las más bonitas hasta las más feas. Así que si quieres ver a la reina del campus, tienes que ir al museo lo antes posible. De lo contrario, cuando llegue el atardecer, este lugar se convertirá en un infierno”, reza la cita de Song.

Las críticas no se hicieron esperar y la galería se disculpó ante los visitantes que se sintieron “perturbados, heridos e incómodos”. La subjetividad hizo acto de presencia, y las redes sociales se llenaron de comentarios contrarios a la propuesta de Song, con alusiones que indicaban que era “incapaz de distinguir entre el arte moderno y la basura”, otros afirmaron que la obra “insultaba a las mujeres e infringía sus derechos legales” o que era una manera de “disfrazar el espionaje enmarcándolo como ‘arte’ y exposición, mientras se ignoró la moral y la ley”, escribió otro usuario. “Song Ta y OCAT (la galería en cuestión) son una basura”. Una de las voces más críticas fue la de Afra Wang, que tiene un podcast sobre la cultura pop.

“Como misógino que es, el artista dice sin tapujos que ‘para ver a la reina del campus, hay que ir al museo temprano’. No se me ocurre una forma más despectiva y violenta de cosificar a las mujeres”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

Para otros, en cambio, este vídeo tiene el mismo cometido que Facebook, y hay quien defiende que criticarlo es hipócrita cuando la sociedad se dedica a clasificar a mujeres y hombres con mucha facilidad.

“Al cancelar el arte no nos estamos embarcando en otra Revolución Cultural. La clasificación de las mujeres por su atractivo es común entre los adolescentes, los hombres que actúan como adolescentes, la mujer también puede clasificar a los hombres y los hombres pueden clasificar a los hombres. Esto no tiene ningún valor, pero no es digno de censura”, señaló un usuario de Twitter.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Hay quien considera la pieza de Song como una “basura” y hay quien la ve como una representación de la realidad. Y ¿qué sucede si una de las chicas que aparecen en el vídeo se reconoce como una de las más feas de las siete horas según la clasificación del autor? ¿Sería justo llamar a la pieza una obra de arte cuando está haciendo sufrir a una persona a la que no le hace ni pizca de gracia que valoren su belleza en público y sin su consentimiento? ¿Se puede definir como arte aquello que invade la privacidad de los demás?

La respuesta parece clara, si la subjetividad de algunos encuadran propuestas como “Más y más fea” dentro del marco del arte sin que les importe cómo hagan sentir a las protagonistas de su obra, no queda otra que aferrarse al marco legal, al objetivo, para proteger a quienes forman parte del vídeo. La irreverencia es otro de los atributos propios del arte y poner límites a la insolencia y al cinismo es delicado cuando es tan necesario proteger la libertad de expresión. Todo es criticable desde una perspectiva artística: la religión, la política, los grupos de poder, las élites, pero de ahí a cebarse con las personas por su físico, su raza, su identidad o por formar parte de grupos minoritarios hay una gran diferencia. Entonces el arte se convierte en una desconsideración personalizada a individuos que, objetivamente, no merecen un trato despectivo.

Más historias que te pueden interesar: 

El plátano de Art Basel, o lo efímero como bofetada al circo del arte y a sus especuladores

Facebook sigue confundiendo arte con sexo explícito

¿Se puede separar el arte del artista si éste es un pederasta?

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente