Marruecos y España desmantelan conjuntamente una célula del Estado Islámico

Según informó el Buró Central de Investigación Judicial (BCIJ, órgano antiterrorista marroquí) en una comunicado, el cabecilla de la célula fue arrestado en las afueras de Madrid, mientras que los otros tres miembros fueron detenidos en la región de Nador (noreste de Marruecos). EFE

Rabat/Madrid, 4 dic (EFE).- Las autoridades marroquíes y las españolas anunciaron hoy el desmantelamiento conjunto de una célula terrorista leal al grupo yihadista Estado Islámico (EI, conocido como Dáesh por su acrónimo árabe) compuesta por cuatro miembros.

Según informó el Buró Central de Investigación Judicial (BCIJ, órgano antiterrorista marroquí) en un comunicado, el cabecilla de la célula fue arrestado en España, mientras que los otros tres miembros fueron detenidos en la región de Nador (noreste de Marruecos).

Estos tres integrantes de la red fueron arrestados concretamente en las localidades de Farjana y Beni Nsar, y uno de los detenidos es hermano de un yihadista activo en los combates en la región sirio-iraquí.

Mientras, de manera simultánea, la Policía española detuvo en Guadalajara, ciudad próxima a Madrid, a un hombre de 31 años de nacionalidad marroquí, considerado el dinamizador de la célula, con una gran actividad en redes sociales y grupos de mensajería orientada al acceso, descarga y distribución de material multimedia con contenidos en favor del Dáesh.

Entre el material que almacenaba y que difundía el detenido en Guadalajara había vídeos que ensalzan a esa organización y a sus líderes, que incitan al terrorismo yihadista con imágenes de violencia explícita del EI, así como manuales de autocapacitación para cometer atentados y tutoriales que facilitan información detallada para elaborar artefactos explosivos con medios caseros.

Los cuatro arrestados, de edades entre 24 y 39 años, "se habían sumado a las campañas de propaganda de los actos sanguinarios del Dáesh en represalia por la muerte del presunto jefe de esta organización terrorista", según las autoridades marroquíes.

Los investigadores averiguaron que el detenido en Guadalajara había organizado encuentros nocturnos en domicilios en la ciudad española norteafricana de Melilla y en localidades marroquíes cercanas a la frontera con España, a las que asistían, además de los miembros del grupo, otras personas con las que compartían su pensamiento radical.

En ellas hacían seguimiento del desarrollo de la situación en la región sirio-iraquí y para planificar actos terroristas "en respuesta a los llamamientos repetidos de los líderes del EI para elegir como blanco diferentes países".

También constataron la relación de los detenidos con combatientes yihadistas desplazados desde España y Marruecos a zonas de conflicto como Siria y Mali.

Durante esta operación se confiscaron equipos electrónicos, teléfonos móviles, manuscritos extremistas y capuchas.

"Esta operación se inscribe en el marco de la cooperación entre los servicios de seguridad marroquíes y españolas", subrayó el comunicado marroquí.

Las últimas operaciones conjuntas realizadas en ambos países se produjeron en mayo del año pasado, cuando se desmanteló una célula integrada por cinco terroristas, y en septiembre de 2017, cuando cayó otra formada por seis yihadistas.

España y Marruecos siempre han insistido en el carácter modélico de su cooperación en materia de seguridad con los desmantelamientos sincronizados de redes terroristas y el intercambio continuo de datos entre los servicios de seguridad de ambos países.

Según datos del Ministerio marroquí del Interior, este país desmanteló 13 células yihadistas hasta finales de octubre de este año.