Marlaska quiere quitar las concertinas de las vallas de Ceuta y Melilla

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, a su llegada al Palacio de la Moncloa. EFE/Archivo

Madrid, 14 jun (EFE).- El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha asegurado hoy que su voluntad es retirar de las vallas de Ceuta y Melilla las concertinas y que pedirá un informe para ver qué otras medidas pueden sustituirlas.

Grande-Marlaska ha hecho este anuncio en una entrevista en Onda Cero, donde ha reconocido que "no es aceptable" ver a personas saltando la verja y que el estudio de su retirada será una de sus primeras decisiones.

"Haré todo lo posible para que las concertinas puedan ser retiradas", ha apostillado.

Asimismo, ha señalado que el tratamiento a los inmigrantes del Aquarius que están siendo trasladados a España será el mismo que el que se da a los que llegan en pateras a nuestro país a través de Argelia o Marruecos.

En el Aquarius, que ya ha iniciado su viaje hacia Valencia, viajan 51 mujeres, 45 hombres y 10 niños, mientras que los 524 refugiados restantes están repartidos en la nave Orione de la Marina italiana y en el Dattilo de los guardacostas.

Según el ministro, a todos ellos se les tratará igual que al resto de los inmigrantes que llegan a las costas españolas y se les tramitará los expedientes que correspondan para su regularización administrativa, bien de asilo o de expulsión. "Se aplicará la ley", ha puntualizado.

Preguntado si eso significa que serán internados en los CIE, como ocurre con los que llegan en pateras, el titular del Interior ha recordado que, en todo caso, estos últimos no acaban todos en estos centros, ya que no hay capacidad suficiente.

De hecho, muchos son acogidos por oenegés que colaboran con el Gobierno en esta materia.

"La protección será igual", ha continuado Grande-Marlaska antes de lamentar la situación en la que llegan los inmigrantes, muchos de ellos sometidos a esclavitud por las mafias.

Por otro lado, el ministro ha dicho que asume "tranquilo" su cargo y que no llegó a plantearse una respuesta que no fuera la de aceptar la cartera y asumir el reto.

No ha querido desvelar ningún nombre de las personas que formarán su equipo, aunque ha dicho que lo tiene ya prácticamente cerrado, ha indicado que la Ley de Seguridad Ciudadana se modificará y que se tratará de llegar a consensos en muchos aspectos de la norma y ha avalado la subida salarial para la Policía Nacional y la Guardia Civil.