Marlaska achaca la inseguridad en Barcelona a los recortes del PP durante años

El ministro de Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, durante la sesión de control al Gobierno. EFE/Chema Moya

Madrid, 11 sep (EFE).- El ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, ha pedido a la oposición que no genere alarma ni difunda falsedades sobre la situación de inseguridad en Barcelona de la que ha culpado al anterior Gobierno del PP por abandonar durante años la seguridad ciudadana y recortar efectivos.

"La realidad que vive Barcelona y no ocultamos no es cuestión de un mes solo, es cuestión de años de no trabajar en materia de seguridad y la estamos enfrentando", ha dejado claro Marlaska en la sesión de control en el Congreso en respuesta a diputados del PP y Ciudadanos, críticos con la inacción del Ejecutivo respecto al alza de la criminalidad en la capital catalana.

Tras recordar que con el Gobierno del PP se redujeron en 12.000 los efectivos de Policía Nacional y Guardia Civil, el titular de Interior ha subrayado que en un año Cataluña cuenta con 800 agentes más de ambos cuerpos en Cataluña, que ya están trabajando con Mossos y Guardia Urbana para atajar delitos de narcotráfico y la comisión de hurtos.

Marlaska ha reiterado que su departamento sigue trabajando en mejorar la situación con más medios materiales y humanos, si bien ha instado al PP y Cs a no generar alarma porque "España es uno de los países más seguros del mundo y cuenta con unas fuerzas y cuerpos de seguridad "eficientes".

"La seguridad es un tema de estado y toménselo en serio", ha pedido Marlaska a la diputada del PP Ana Belén Vázquez que ha reprochado que el Gobierno de Mariano Rajoy disminuyó los efectivos por la crisis económica heredada del PSOE.

Más duro ha sido el intercambio de palabras del ministro con el diputado del Cs Joan Mesquida, que ocupó diversos cargos en el Gobierno socialista entre 2004 y 2011, entre ellos el jefe del mando único de la Policía Nacional y la Guardia Civil.

El parlamentario ha tildado Barcelona como ciudad "importadora de talento delictivo" que amenaza a las personas y a la economía, con un aumento del 30 por ciento de los robos y en la que en lo que va de año se han cometido 50 asesinatos, una "epidemia de inseguridad" ante la que el ministro, ha lamentado, "mira para otro lado".

"ha olvido muy pronto el trabajo que tuvo como mando único y las competencias de seguridad pública", le ha respondido el ministro antes de zanjar en referencia al exministro Alfredo Pérez Rubalcaba: "Tuvo el privilegio de trabajar con el mejor ministro del Interior, qué poco ha aprendido de él".