El mariscal Haftar afirma aceptar una tregua en Libia

El mariscal Jalifa Haftar, el jefe militar del este de Libia, anunció este miércoles por la noche "el cese de las operaciones militares" con motivo del mes de ayuno del ramadán que comenzó el 24 de abril en Libia.

Su rival, el Gobierno de Unión Nacional (GNA), reconocido por la ONU, todavía no ha reaccionado al anuncio.

"El mando general (de las fuerzas pro-Haftar) anuncia el cese de las operaciones militares por su parte", informó su portavoz Ahmad al Mesmari, quien leyó un comunicado en Bengasi (este).

Sin embargo tras el anuncio se siguieron escuchando explosiones desde el centro de la capital, según periodistas de la AFP en el lugar.

La tregua fue aceptada "en respuesta a los llamamientos de países amigos", especificó Mesamri.

Advirtió, sin embargo, que "la respuesta será muy dura e inmediata en caso de violación" por parte del otro bando.

La ONU, la Unión Europea y otros países pidieron hace una semana una tregua durante el ramadán.

Haftar lleva a cabo desde hace más de un año una ofensiva para apoderarse de la capital, Trípoli, sede del Gobierno de Unión Nacional (GNA).

El anuncio de esta enésima tregua llega después de varios reveses sufridos por el mariscal Haftar durante las últimas semanas.

Las fuerzas del GNA, apoyadas por Turquía, reconquistaron hace dos semanas dos ciudades estratégicas del oeste y rodean Tarhuna, la base de retaguardia más importante del mariscal, a unos 50 km al sureste de Trípoli.

Desde el comienzo de la ofensiva del mariscal Haftar contra Trípoli se han declarado varias treguas, que han sido relativamente respetadas. Ambas partes se acusaron de violarlas.

Haftar es acusado por sus detractores de querer instaurar una nueva dictadura militar en Libia casi una década después de la caída del régimen de Muamar Gadafi. El lunes dijo que tenía el "mandato del pueblo" para gobernar Libia.

EL GNA consideró este anuncio como una "farsa" y un "nuevo golpe de Estado" por parte de su rival.