"Mariquita", un relato ilustrado sin pelos en la lengua sobre la homofobia

Agencia EFE
·3 min de lectura

Madrid, 21 nov (EFE).- Para escribir "Mariquita" Juan Naranjo tuvo que abrirse en "canal" porque de no hacerlo este libro habría sido uno más, y no lo que es realmente: un ejercicio de sinceridad y generosidad absoluta con final feliz en el que cuenta "con detalle y sin pelos en la lengua" lo que ha sufrido por ser homosexual.

Y lo ha hecho a través de palabras y dibujos en acuarela que se van dando paso, se entrelazan y se superponen creando este universo "Mariquita", publicado por Roca editorial, donde su protagonista es de carne y hueso, y si le pinchan, sangra. Por eso, pasear por estas páginas se convierte en un acto de obligatoriedad para tener un mundo donde la diversidad deje de ser una palabra reivindicada por muchos.

"Me he abierto en canal, esa era mi intención. Por eso 'Mariquita' ha sido contar mi historia con detalles, sin pelos en la lengua y el objetivo ha sido soltar lastre, ponerme delante de un espejo, recordar lo que he vivido, y sobre todo plasmar en un papel lo que yo he vivido para que estas dificultades no caigan en el olvido, que no se nos olvide lo que se nos ha hecho pasar", cuenta a Efe Naranjo, conocido en las redes sociales como JuanitoLibritos.

Amante del dibujo desde que era niño, como así lo demuestran sus diarios, este malagueño (1983) llevaba muchos años rumiando contar su historia, una vida que arranca en un barrio de Málaga y con un padre que intentó por todos los medios borrarle su identidad intentando cambiar sus gustos por los juguetes o los juegos.

Porque a Naranjo le gustaban los Pequeños Pony de su prima en vez de los balones, algo que no solo su padre, sino gran parte de su entorno, no comprendía.

Aunque "Mariquita", porque así lo ha querido su autor, te deja "un buen sabor de boca" porque él tiene sentido del humor, como así lo va a ver el lector cuando pase por sus tres etapas vitales: los años del colegio, los del instituto y los de la universidad.

"Pensé que sería una buena lectura para personas que estuviesen buscándose y que leyesen una historia tan dura como la suya pero que acabe bien, porque al final todos acabamos encontrando nuestro círculo y a nosotros mismos. Es un libro bueno para mi, para cerrar heridas del pasado y para que lo hagan también lectores y lectoras", desea.

Eso sí, que nadie piense que esto solo ha sido "vomitar" y punto, sino que, al hacerlo Naranjo, era consciente de que iba a ser una "exposición muy fuerte", un "vértigo y pudor" sin límites porque al hablar de su vida, aunque haya intentado "ser justo", también entran en juego familiares, amigos y conocidos.

"Con mi madre -explica- tengo una relación excelente, pero por supuesto me daba mucho miedo esa exposición que hacía de los asuntos familiares y personales, y tenía miedo que le desagradase o que no le gustase".

Así que este proceso, sobre todo la espera hasta que el libro fuese publicado (se ha retrasado meses debido a la pandemia) lo ha vivido "con ese miedo": "cuando cuentas tu vida cuentas cosas que implican a otras personas, y esa es la peor parte de los textos autobiográficos, pero todos tenemos derecho a contar nuestra historia aunque implique a segundos o terceros".

Con la obra ya en las librerías, Naranjo reitera una y mil veces que la homofobia sigue siendo un problema en nuestros días y por eso aboga por "visibilizar" que aún tienen que "salir del armario todos los días".

Eso sí, JuanitoLibritos tiene a quien encomendarse y pedir ayuda. Y no es ninguna deidad, sino un hombre de carne y hueso: Federico García Lorca, su "patrón". Por eso "Mariquita" arranca con el poema "Canción del mariquita", porque "de alguna forma" el poeta granadino tenía que "apadrinar" este libro.

Pilar Martín.

(c) Agencia EFE