Marina Ovsyánnikova o el viacrucis de ser periodista en la Rusia de Vladímir Putin

·2 min de lectura

Marina Ovsyánnikova, la periodista que denunció la invasión rusa en Ucrania durante un programa de televisión en directo, sabía que volver a Moscú sería como jugar a la ruleta rusa.

Esta mujer de 44 años, madre de dos hijos, regresó de Alemania el mes pasado, dice a los medios internacionales que comprende el riesgo de su decisión: podría ser detenida en cualquier momento.

Tras enfrentar varias multas, este lunes deberá comparecer ante los tribunales por desacreditar al Ejército ruso.

"Soy una luchadora, sigo denunciando activamente la guerra. No tengo miedo a pesar de la constante intimidación de las autoridades y los casos administrativos legales", asegura Ovsyánnikova durante una entrevista a la AFP.

Tras enfrentar varias multas por protestar contra la guerra, este lunes deberá comparecer ante los tribunales por desacreditar al Ejército ruso.

"Nuestro pueblo está realmente muy asustado. Incluso aquellos que comprenden lo absurdo, el horror de lo que está sucediendo, prefieren permanecer en silencio, especialmente durante las actuales represiones políticas", explica.

Persecución desde todos los ángulos

En marzo, Ovsyánnikova saltó a la fama por interrumpir el principal telediario de la primera cadena de la televisión pública en Rusia, en la que trabajaba hasta ese momento.

La reconocida periodista denunció la intervención militar del presidente Vladímir Putin en Ucrania, cuando el Kremlin había prohibido utilizar el término guerra en los medios y criticar las acciones de las fuerzas rusas.

Tras exiliarse debido a la persecusión gubernamental que comenzó a sufrir a raíz de ese momento, tomó la "difícil decisión" de volver a casa cuando su exmarido, empleado de la cadena de televisión Russian Today, la demandó por la custodia de sus dos hijos.

"'¡Denme una persona y encontraré el crimen!' Si ya han tomado una decisión sobre mí, me arrestarán en cualquier momento".

Actualmente Ovsyánnikova no tiene un empleo fijo, trabaja como freelance para medios de comunicación extranjeros. La mayoría de los medios de comunicación independientes de Rusia han sido clausurados o trabajan desde el extranjero. La periodista, que trabajó para la televisión estatal durante 19 años, dijo que recientemente había vendido su coche para conseguir algún dinero extra.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente