Marimar Vega y Rossana Nájera hablan de sus abortos espontáneos y envían un contundente mensaje a las mujeres

(Ultra Media)

POR | Ericka Rodríguez-. Tras varios años de amistad Marimar Vega y Rossana Nájera han compartido diversos momentos felices. Tan sólo basta recorrer sus perfiles en redes sociales para comprobar la gran amistad que se profesan y los instantes donde han sido inseparables. Y aunque su círculo es más grande y otras mujeres también actrices como Patricia Garza, Macarena Achaga, Cecilia Ponce, Adriana Louvier, Marcela Guirado y la hermana de Marimar, Zuria, entre otras, conforman su grupo, entre ellas dos existe mayor lazo por una dificultad que enfrentaron separadas, pero juntas al darse la mano. Y es que en un Instagram Live ambas profundizaron sobre la maternidad, tema en el que se abrieron de capa y confesaron que ninguna de las dos ha podido serlo y por ello Rossana, al menos, ya abandonó la idea de convertirse en madre.

Marimar y Rossana se habían mantenido con mucho hermetismo, pues hasta el momento nadie conocía que ambas amigas y actrices habían atravesado por estos difíciles episodios donde tuvieron un aborto (en el caso de Rossana, tres). Y justamente ese es otro tabú, el mantener un tema que alcanza a cualquier mujer y no tener la oportunidad de externarlo por algún prejuicio.

(Getty Images)

Por ello, Rossana fue la primera en tomar la palabra: “Yo me embaracé tres veces con la misma ilusión y el miedo, y mi último embarazo es el que hice con mucha ilusión, lo hice buscando el bebé, dijimos ‘ahora es cuando’. Me embaracé rapidísimo. La ilusión de ser mamá fue una locura. Me fui de viaje estando embarazada, me sentía la mujer más plena y más feliz, y todos los achaques, ascos y vómitos no me importaban porque para mí era todo perfecto y hasta la celulitis que me salía era perfecta. Y ahí me di cuenta que efectivamente yo quería ser mamá por eso todo lo veía perfecto, sentía que por fin se estaba cumpliendo mi sueño de crear vida dentro de mí, pero por tercera vez en mi vida lo volví a perder”.

Posteriormente, la hija del primer actor Gonzalo Vega, destacó que ella a diferencia de Nájera nunca tuvo el sueño de ser madre desde niña, sin embargo cuando contrajo matrimonio, buscó junto a su ahora ex esposo Luis Ernesto Franco, convertiste en padres.

Marimar logró quedar embarazada, pero perdió a su bebé: “En su momento me casé, no contemplaba ser mamá, pero lo intentamos. Me embaracé, también perdí un bebé y es otra cosa de la cual nadie se atreve a hablar de eso. Después me divorcié y decidí que no quería más tener hijos, y empiezas una nueva relación y piensas en la posibilidad de formar una familia y yo siempre he dicho que no quiero ser mamá, digo, si me toca será, pero como por decisión mamá soltera, si en algún momento yo decido ser mamá, se me antoja el plan familiar, yo crecí en una familia, soy muy familiar, me encantan las familias, por lo cual, si tuviera hijos sería así”, explicó.

En la charla, Rossana y Marimar destacaron lo difícil que fue el proceso de aceptación y un factor que jugó en contra fue la edad, pues ambas vivieron el proceso después de los 30 años, momento decisivo en la vida biológica de todas las mujeres. Sin embargo, ambas han trabajado en comprender que la maternidad tal vez no iba a llegar, aunque existía una fuerte presión de sus amigas o colegas dando vida. En el caso de Vega, tuvo que enfrentar las críticas por ser la hermana mayor de Zuria, quien se casó y tuvo hijos antes que ella, otra situación que señala a las mujeres en la sociedad.

“Me conflictuó muchísimo, como si estuviera mal ser la tía tomando el video, entonces fui a terapia también, me dio como un post-parto-depresión de Zuria… (Y entendí que) sí yo en algún momento soy la tía Marimar y, está bien”. Rossana abundó: “Sentí que la vida me dijo ‘para, es momento de que trabajes en la aceptación de que no vas a ser mamá”.

Pero como este tema alcanza a todas las mujeres del mundo y ante la indecisión, Marimar congeló sus óvulos. A principios del año confesó la noticia para ‘De Primera Mano’. “Yo no sé si quiero. No sé. Las mujeres tenemos la decisión y no nos hace ni más mujeres ni menos mujeres la maternidad. Creo que hoy hay muchísimas cosas que te ayudan a poder tener más tiempo. Yo ya congelé mis óvulos por si en algún momento quiero, no me arrepienta”.

Mientras llega o no la maternidad, Marimar vive plena, sin preocuparse de si quiere o no ser madre. Sin embargo, descubrió su lado más protector en sus sobrinos, los hijos de Zuria. De hecho, hace un año nació Luka, el segundo bebé de la familia conformada por su hermana y el cubano Alberto Guerra. Ambos le permitieron estar en el parto y vivió un momento mágico: “Hace un año Zuria y Alberto me dieron la oportunidad de vivir este momento tan hermoso y ser la primera manita que tomo Luka!!! Ahora, a un año, me parece cada vez más hermoso! Feliz cumple bebé guapo”.

También encontró sus sentimientos de cuidado extremo con su perrita. “Se va a reír mucha gente de mí, van a decir que soy una tonta, pero ‘La Chata’, es parte fundamental que desató ese instinto maternal que yo pensé que no tenía”.

Rossana, por su parte, también vive plena, en pareja con el fotógrafo Christopher Esqueda con quien suma 5 años de relación y quien la apoya totalmente en el proceso de saber que no podrán ser padres.

Marimar tiene una noviazgo con Horacio Pancheri, él ya es padre de un niño que vive con su mamá en Argentina, pero con la actriz no tienen planeado hacer crecer la familia.

En tanto, ambas actrices mandaron contundentes mensajes: “El no creer que las mujeres que no somos madres, somos menos o valemos menos y el problema es que nosotros lo creemos”, o “Tendríamos que hablarlo desde lo más natural. Hay mujeres que pueden, quieren y otras o que no pueden o que no quieren o que están confundidas”, y es totalmente normal.

Marimar, Rossana y Ana de la Reguera son sólo un ejemplo de esta generación de mujeres que después de los 30 años se cuestiona sobre la posibilidad de la maternidad. Y para Ana, también llegó la culpa, el miedo a arrepentirse y fue su hermana quien la ayudó a encontrar la respuesta. “Me da miedo arrepentirme de no ser mamá. Seríamos la primera generación en nuestra familia que no somos madres”, le cuestionaba Ana a Ali. A lo que ella le respondió: “No, seríamos la primera generación que decidimos lo que queremos ser”. Entonces las ideas tomaron forma y se acomodaron en la vida de la actriz. 

Finalmente, Rossana dio en el clavo a la plática con Marimar: “Gracias por motivarme a hablarlo, ojalá que podamos ayudar en algo, con que una mujer haya conectado y no se sienta sola, ya valió la pena”

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

El cruel destino de Andrés García, el seductor y viril galán adinerado con las que todas querían estar

Ana de la Reguera revela las palabras con las que su hermana le quitó la culpa por no querer hijos