Mapa de la guerra | Ucrania aprovecha la ventaja que le ha dado recuperar Jersón

Rusia no está creando las condiciones para rebajar las hostilidades el resto del otoño y hasta el invierno. Al contrario, está lanzando una nueva ofensiva en la región de Donetsk, según el Instituto para el Estudio de la Guerra.

Asegura que Ucrania ha conseguido una importante victoria y no es el momento de frenar la ayuda ni de presionar para que haya un alto el fuego o negociaciones, sino de ayudar a Ucrania a aprovechar su impulso en condiciones que favorezcan a Kiev y no a Moscú.

Ahora, es probable que las fuerzas ucranianas consoliden su control de la orilla occidental, dejen suficiente fuerza para disuadir cualquier intento ruso de volver a cruzar el río y reasignen fuerzas a otras zonas para operaciones tanto defensivas como de contraofensiva.

Una de esas zonas está en el este de Ucrania, en la región de Donetsk.

El Instituto dice que las operaciones ofensivas rusas en la región de Donetsk se intensificarán en las próximas semanas a medida que lleguen más militares movilizados junto con las fuerzas retiradas del oeste de Jersón. Las tropas ucranianas en la zona se verán en apuros, y es muy probable que Kiev tenga que desviarlas para defenderse de estas renovadas ofensivas rusas.

En Lugansk, las fuerzas ucranianas han seguido logrando avances limitados y es probable que lo sigan haciendo si reciben refuerzos del oeste de Jersón.

Rusia, por su parte, también está reforzando sus posiciones defensivas en la región de Lugansk, sin duda, pero las fuerzas armadas ucranianas han estado avanzando con fuerza.

Ambos bandos ya están luchando en condiciones muy enfangadas. Pero no se prevé que dejen de luchar cuando el invierno congele el terreno y lo haga aún más propicio para la guerra de maniobras mecanizadas a gran escala. Es más probable que los combates se intensifiquen cuando bajen las temperaturas.

De cara al futuro, el Instituto para el Estudio de la Guerra afirma que los ucranianos continuarán casi con toda seguridad sus operaciones de contraofensiva ya en marcha. Cualquier intento de cese del fuego o de las hostilidades en este momento favorecería de forma abrumadora a Rusia.