Manu Erena o cómo ser un 'bestseller' a los 16 años

·4 min de lectura
El joven escritor Manu Erena posando con su libro. (Photo: MANU ERENA)
El joven escritor Manu Erena posando con su libro. (Photo: MANU ERENA)

″¿Leerías mi libro conociendo solo la contraportada?”, preguntó Manu Erena a sus seguidores de TikTok. Y boom, con el poemario Consecuencias de decir te quiero (Plan B) se ha convertido en una de las sorpresas editoriales del año, alcanzando el número 1 de ventas en Amazon y llegando a vender 20.000 ejemplares en tres meses. Y falta el dato principal: tiene 16 años.

El logro es grande pero él lo vive con humildad. “No tenía muchos seguidores pero me hacía ilusión contar que tenía un libro”, explica a El HuffPost. “La plataforma lo viralizó y gracias a eso llegué a un mayor público y la gente empezó a comprarlo”.

Erena, nacido en Torredonjimeno (Jaén) en 2005, empezó a escribir “en serio” hace un par de años: “Desde pequeño me ha gustado siempre escribir todo tipo de historias, para concursos de colegio o simplemente por disfrutar”. Lo suyo es la poesía y no se ha adentrado en otros géneros: “Ojalá supiera”.

“En la ESO, que es una etapa en la que te vas conociendo a ti mismo y experimentas un montón de cambios emocionales, me empezó a gustar muchísimo leer libros como los de la señorita Bebi, Defreds, de este estilo, de prosa poética. Pasé de leerlos a escribir yo mis propios poemas contando las cosas que no podía sacar de mi cabeza”, relata.

Erena, que en septiembre empezará 1º de Bachillerato —“Voy a intentar ir por el artístico y si no, por Sociales”, aclara—, escribe cada vez que se lo pide el cuerpo: “Desde en los intercambios de clase o ideas fugaces que me iluminan en mitad de clase a por las noches. Es verdad que si estoy en época de exámenes o en mitad del curso no tengo el mismo tiempo que cuando hemos estado confinados o ahora en verano, pero siempre se le saca tiempo a lo que a uno le gusta”.

La Lengua le ha resultado fácil desde pequeño y aunque lo del análisis sintáctico no termina de gustarle, saca buena nota. Aún no sabe a qué quiere dedicarse en el futuro, pero intuye que será algo relacionado “con lo artístico o con las letras”.

Los comentarios han sido muy positivos y, si no, los he utilizado para aprender para el próximo

El joven acaba de lanzar una edición especial del libro con poemas inéditos e ilustraciones, pero recuerda que la primera fue en octubre de 2020 y que la autopublicó con una pequeña editorial. “A raíz de que en marzo de este año se viralizó, me hablaron desde varias editoriales”.

Según cuenta, el 99% de los comentarios que ha recibido sobre su obra “han sido muy positivos y, si no, los he utilizado para aprender para el próximo, si hay”. Él, por ahora, sigue escribiendo, y muy arropado por su entorno.

Ha contado con el apoyo de su familia desde el principio. “Mis amigos eran mis musas, cuando no escribía los poemas sobre mí, a lo mejor eran sobre ellos. Han sido como mis coaches”, añade. Sobre si se liga más siendo poeta, contesta entre risas: “A la vista está que no”.

Aparte de sus propias vivencias y su entorno, su inspiración no se queda ahí: “También hay un poema hacia mis abuelos. También me gusta hablar de cualquier injusticia social”. Además, entre sus referentes literarios se encuentran “Defreds, Rebeca Stones, o el libro de poesías e ilustraciones de la cantante Aitana Ocaña”.

Eligió el título cuando vio que todo lo escrito tenía un sentido: “Hay poemas de amor, de desamor, de amor propio, de amistad, de despedidas. Pero todo creo que tenía algo en común, que podían ser perfectamente una consecuencia de decir te quiero, ya sea positiva o negativa. El título está ligado a las tres partes que tiene: dañarse, encontrarse y curarse”.

¿Y cómo alguien tan joven llega a conclusiones tan profundas? Parte de su fórmula es que cualquier lector puede conectar con lo que cuenta: “Aparte de que le doy muchas vueltas a las cosas, si alguien lee el libro creo que puede llegar a sentirse identificado y llevarlo a su terreno. Mi abuela, por ejemplo, dice que se ha sentido representada con muchos de los poemas”.

Hay poemas de amor, de desamor, de amor propio, de amistad, de despedidas

Mientras él ha saltado a la palestra por sus logros, otros jóvenes lo han hecho recientemente por el macrobrote en Mallorca. Recalca que es un tema “muy complicado” porque “llevamos ya bastante tiempo de pandemia y estamos deseperados con que acabe. Creo que siempre hay que recordar, independientemente de cómo se comporte cada uno, que la cosa va avanzando y nosotros tenemos que avanzar con las medidas que nos pongan. No debemos ni quedarnos estancados ni pensar que todo ha acabado y hacer las cosas como si no tuvieran consecuencias”.

“Creo que no podemos culpar a una generación o a un rango de edad. Creo que siempre hay ciertas personas que lo hacen bien y siempre habrá personas que saquen un poco el pie del plato”, sentencia.

Sobre su propio futuro y el de su generación en Torredonjimeno, localidad que no llega a los 14.000 habitantes, se muestra optimista. Aunque “depende de cada persona”, sí espera “que nos depare un buen futuro a todos”.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente