La maniobra arriesgada de un helicóptero de combate para repostar en pleno vuelo

El repostaje en vuelo es una práctica cada vez más implantada para abastecer a aviones o helicópteros de transporte, principalmente, militar, aunque también hay algunas aeronaves comerciales que disponen de los elementos necesarios para hacerlo posible. Este mecanismo permite alargar las horas de vuelo de aparatos con poca autonomía sin la necesidad de tener que tomar tierra.

Pero no se trata de una maniobra sencilla sino más bien todo lo contrario. Es algo arriesgada porque para poder completarla con éxito las dos naves tienen que aproximarse mucho y mantener la misma velocidad sin perder de vista aspectos como la altitud, los vientos o las turbulencias.

Esta operación se complica todavía más cuando el aparato a repostar es un helicóptero porque, en este caso, el piloto debe actuar con mucha cautela para evitar que las palas de las hélices impacten contra el casco del avión cisterna o se enreden con la manguera de repostaje.

Normalmente es un avión el que ofrece el apoyo mediante una manguera flexible que une a las dos aeronaves. Así se puede ver en un vídeo compartido por un piloto de rescate de la fuerza aérea de los Estados Unidos en el que aparece un autogiro en pleno vuelo con una pértiga desplegada en la parte frontal acercándose a una manga que cuelga de la parte trasera de un avión cisterna.

Tanto la pértiga como la manguera son mecanismos que se activan automáticamente desde el interior de las cabinas de los respectivos aparatos y que se recogen de la misma manera una vez completada la transferencia de combustible.

“Algunos días es así de fácil. Pero la mayoría, no lo es tanto. Todo depende de la altitud, los vientos, las turbulencias, la manguera a la izquierda o la derecha y, sorprendentemente, muchos pilotos prefieren hacerlo de noche, ya que la maniobra suele ser más suave y suele haber menos distracciones visuales”, explica el piloto que comparte el vídeo.

El repostaje en helicópteros es una operación militar táctica que debe realizarse a bajas altitudes y velocidades, lo que no resulta fácil para los aviones. Por este motivo, requiere de muchas horas de práctica para evitar contratiempos.