Los manifestantes piden una "primavera revolucionaria" en Birmania

·2 min de lectura
Cientos de personas participan en una manifestación contra el golpe militar en Birmania con motivo del llamado Global Myanmar Spring Revolution Day, una imagen de Kachinwaves tomada el 2 de mayo de 2021 en Hpakant, al norte del país

Miles de personas se manifestaron el domingo en varias regiones de Birmania, abogando algunas por una "primavera revolucionaria", tres meses después del golpe de Estado de la junta miliar contra el gobierno civil.

Desde febrero y pese a una cruenta represión de la junta militar, las manifestaciones recorren el país; una importante campaña de desobediencia civil, con miles de trabajadores en huelga, paraliza sectores enteros de la economía; y los opositores, ahora clandestinos, han formado un gobierno de resistencia.

Dos manifestaciones se produjeron este domingo en Rangún. En una de ellas, manifestantes radicales pidieron que llegara una "primavera revolucionaria", tras desfilar rápidamente por las calles y dispersarse luego para evitar enfrentamientos con las fuerzas de seguridad.

"¡Nuestra vía conduce a la democracia!" gritaron, mostrando tres dedos de una mano, el saludo considerado de resistencia.

"¡Nuestra vía conduce a la caída de la dictadura militar!" fue otro de sus eslóganes.

Centenares de personas se manifestaron asimismo en la región de Mandalay (centro), encabezados por monjes que portaban una bandera de la Liga nacional de la Democracia (LND) el partido de la exdirigente Aung San Suu Kyi.

La premio Nobel de la Paz en 1991, de 75 años, que se encuentra bien aunque ha adelgazado bastante, según sus abogados, no ha sido vista en público desde su arresto domiciliario el 1 de febrero, día del golpe de Estado.

En el estado de Shan (noreste), las fuerzas de seguridad intervinieron contra manifestantes en la localidad de Hsipaw, causando un muerto.

"Fue alcanzado por un disparo en la cabeza, y murió en el acto" declaró un manifestante.

Cerca de 760 civiles, entre ellos menores y mujeres, han muerto tiroteados por las fuerzas de seguridad en los últimos tres meses y 3.500 están detenidos, según una oenegé local, la Asociación para la ayuda a los presos políticos (AAPP).

La junta, que afirma que la AAPP es una organización ilegal, asegura por su lado que 258 manifestantes han muerto, igual que 17 policías y siete miembros del ejército.

bur-dhc/jac/pz/me/zm