Manifestación contra un proyecto de ley sobre violencia doméstica en Rusia

Activistas rusos de organizaciones conservadoras asisten a una manifestación contra un proyecto de ley de violencia doméstica, el 23 de noviembre de 2019 en Moscú

Cerca de 200 personas se congregaron el sábado en un parque de Moscú, convocadas por una organización religiosa, para protestar contra un proyecto de ley contra la violencia doméstica.

Este texto está actualmente en preparación por una diputada del partido en el poder, que querría introducirlo antes de final de año.

En estos últimos meses esta problemática ha vuelto a estar en el centro de atención, tras una serie de casos judiciales mediáticos y de dramas, lo que ha hecho que se multiplicaran los llamados a endurecer la legislación rusa.

Militantes ortodoxos se pronunciaron no obstante contra este proyecto de ley. Afirman estar en contra de la violencia pero estiman que la legislación existente ya protege de forma suficiente a las víctimas y que el nuevo texto va contra los "valores familiares tradicionales" en Rusia.

"Esta ley hace de la familia un objeto. Las oenegés van a poder inmiscuirse en las familias y dividirlas. Es el principio de la destrucción de la familia", declaró a la AFP Andréi Kormukhin, organizador de la manifestación. Según él, este texto no reducirá la violencia.

"Para que no haya violencia, se tiene que disminuir la violencia que sale en las pantallas de televisión y de internet, que educan a una generación dispuesta a hacer el mal", afirmó por su parte Maxime Riumantsev, manifestante y padre de varios niños.

El azote de la violencia doméstica fue minimizado durante mucho tiempo por las autoridades en Rusia, que incluso la despenalizó ampliamente en 2017. Algunos responsables reconocieron más tarde que fue un "error".