Manifestación de apoyo al presidente de Túnez pide procesar a la oposición

Túnez, 8 may (EFE).- Varios cientos de personas respondieron hoy a una convocatoria de apoyo al presidente de Túnez, Kais Said, que gobierna desde julio con plenos poderes, y demandaron procesar a los líderes políticos que ocuparon cargos durante los diez años de transición.

"Esta manifestación de hoy está dedicada a la rendición de cuentas, solo por esta meta y no más", declaró a Efe uno de los participantes Salah Eid, frente al teatro municipal que congregó a patrióticos manifestantes con banderas tunecinas y fotografías con el rostro tachado del líder islamista de Ennahda, Rached Ghannouchi.

La manifestación buscó respaldar la hoja de ruta de Said que, tras disolver el Parlamento y crear una comité para redactar una nueva Constitución, ha convocado un referendo el próximo 25 de julio y unas elecciones legislativas en diciembre, ante las que plantea eliminar los partidos políticos.

Entre los diversos cambios aprobados por decreto para crear la llamada "Nueva República", el presidente modificó en abril la ley electoral que sustituirá la lista de partidos por candidaturas uninominales, nombradas por comités locales.

El pasado jueves, la oposición tunecina, encabezada por el histórico activista de izquierda Ahmed Néjib Chebbi, aseguró que, según fuentes "fidedignas", Said tenía previsto hoy domingo decretar la disolución de todos los partidos políticos así como ordenar la detención y arresto domiciliario de algunos de sus responsables.

Extremos que hoy apoyaron los manifestantes en el mismo lugar donde el jueves, otra protesta, avalada por organizaciones de la sociedad civil, denunciaba la regresión "drástica" en la libertad de prensa desde que el 25 de julio el presidente de la República decretase el Estado de excepción.

Chebbi alertó que Ennahda, principal fuerza del ahora disuelto Parlamento, será la mayor damnificada en lo que calificó de "purga política" y pidió proteger los edificios de los partidos después de una tentativa de incendio de la sede islamista en Sfax, la segunda ciudad más importante del país

Said anunció el pasado 1 de mayo el inicio de un diálogo nacional con cuatro organizaciones -el principal sindicato UGTT, el sindicato de abogados, Patronal (Utica) y la Liga Tunecina de Derechos Humanos (LTDH)- afines al llamado movimiento del 25 de julio y sin partidos opositores, que describió como "traidores".

Sin embargo, la central sindical UGTT rechazó el viernes cualquier diálogo formal que margine a las fuerzas políticas y sociales del país.

El pasado 25 de julio, Said depuso al Gobierno y se arrogó plenos poderes, con un amplio apoyo popular y entre acusaciones de "golpe de Estado" por parte la oposición, para "rectificar", dijo, la transición iniciada en 2011 tras el derrocamiento del dictador Zine El Abidine Ben Ali.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente