Mamadou Dieng, el joven que denuncia una agresión policial en Barakaldo: "Quiero acabar ya con la violencia contra los cuerpos negros"

·6 min de lectura
Mamadou Dieng. Foto cedida por Megane Mercury. (Megane Mercury)

A Mamadou Dieng siempre le ha gustado la vida en Bilbao. Desde que aterrizó en España en 2010 procedente de Thiaroye Gare, un barrio dormitorio situado en Dakar, la capital de Senegal, ha sido siempre el lugar en el que más a gusto se ha sentido. Antes se movió por Marbella o Murcia, pero le tiraron siempre las mayores facilidades para aprender el idioma, trabajar y de compartir con otras amistades que le ofrecían en Euskadi.

Mayor de cinco hermanos en una familia de infinitos tíos y primos, era conocido en su juventud entre sus colegas como Guelewar, un apelativo en wólof -la lengua oficial senegalesa- para referirse a quienes no se callan nunca y luchan contra las injusticias. Ahora compagina su trabajo a tiempo completo como calderero, su ocio y el activismo antirracista en la sucursal en Euskadi de CNAAE Comunidad Negra, Africana y Afrodescendiente en España).

Precisamente es esta organización la que lleva el caso de la agresión policial que Mamadou Dieng ha denunciado en Barakaldo, primero en las redes sociales bajo la etiqueta #JusticiaParaMamadou y ahora en los juzgados. Aquello comenzó en las oficinas de una inmobiliaria que le exigía más de 3.500 euros en concepto de unos alquileres que ya había pagado y, según relata en su testimonio, termina con los agentes policiales agrediéndole y profiriendo insultos racistas como "negro de mierda". Con él hablamos sobre su recorrido vital y el incidente que ha motivado esta nueva entrevista para 'España no es (solo) blanca'.

¿Cómo era tu vida en Senegal? ¿Cuáles son algunos de tus mejores recuerdos allí?

Vivía con mi familia en Thiaroye Gare, es un barrio que está un poco lejos del centro de Dakar. Jugué a fútbol durante muchos años, en todas las categorías. Me gustaba mucho. También estudiar, pero no pude hacer llegar al bachillerato porque tenía que trabajar para ayudar a mi familia. Si hubiera podido, habría hecho algo de electricidad.

¿Y de qué trabajaste?

Con el pescado. Yo no salía a pescar, me quedaba cuando llegaban para vigilar que nadie robara la mercancía y ayudaba ahí con todas las tareas. Eran pocos días a la semana, así que tenía tiempo para hacer otras cosas. Lo que pasa que llegó un momento que tenía que ayudar a la familia, así que tenía que ir más.

¿Y con eso te daba para vivir bien?

Sí, más o menos. Me daba para hacer mis cosas y ayudar en casa.

¿Por qué decidiste viajar a España?

Al final esa idea siempre está ahí. Conoces a gente que te cuenta cosas, aunque luego llegas a España y las cosas no funcionan como te imaginas. Esperas que al llegar directamente vas a trabajar y no es así. Me prepararon los papeles en mi familia. La primera vez que lo intenté cogí un avión hasta Marruecos, pero por un tema de visado no me dejaron seguir y me devolvieron.

Lo volví a intentar en 2010 y ya salió bien. Me acuerdo que ese día en Dakar estuve trabajando hasta el último día, me avisaron que tenía la oportunidad para el viaje con muy poco tiempo. Pedí en el trabajo que me dejaran salir antes para hacer unos asuntos míos. Esa misma noche cogí un vuelo directo hasta Madrid. De ahí a Portugal. Luego entré en España.

¿Y cómo fueron los inicios en España?

Tenía ya a gente viviendo en España que me podía ayudar. Primero fui a Marbella y allí me dijeron que tenía que vender en la calle como mantero. Yo no quería, no había venido para eso, pero lo tienes que hacer porque no te queda otra. A los pocos meses me fui ya a Bilbao, me dijeron que allí la vida era más fácil para aprender el idioma, sacar los papeles y también para encontrar trabajo. Además hay mucha comunidad de senegaleses, guineanos o gambianos y eso me gusta. Cuando llegué estudié para sacarme la ESO, mientras intentaba trabajar de lo que sea para poder vivir y ayudar a mi familia. He trabajado de ayudante de cocina y también como pescador, pero ahí duré muy poco. Lo tuve que dejar porque me mareaba cuando salíamos al mar.

Ahora formas parte de una organización antirracista como CNAAE. ¿Desde que llegaste a Bilbao siempre has estado en asociaciones de lucha contra el racismo?

Sí, yo siempre he sido activista y nunca me he callado, eso pasa desde que estaba en Senegal. Allí me llamaban Guelewar porque siempre luchaba contra las injusticias y no me callaba. En Bilbao me gusta estar en organizaciones que luchan por los africanos. He estado en el Movimiento Panafricanista de Bilbao y ahora en CNAAE Euskadi. Pero si otras organizaciones hacen manifestaciones o así, también voy.

CNAAE está preparando las siguientes acciones tras el incidente que tuvo lugar el 14 de octubre y que publicaron en sus redes sociales, en la que cuentan que sufriste una agresión policial con insultos racistas. Según el testimonio, además te llegaron a llamar "negro de mierda". ¿Cómo empezó todo?

En la inmobiliaria. Llevaba casi un mes que no tenía nevera. Como no funcionaba, llamé a la inmobiliaria para que mandaran a alguien a que la arreglaran. Vino un chico a revisarlo y dijo que había que cambiarla ya porque tenía riesgo de fuga de gas. Pero pasaban los días y no vinieron nunca. Y yo sin nevera. El día 13 fui a la inmobiliaria para pedirles que hicieron algo. No me querían atender y después me dijeron que yo debía más de 3.000 euros de alquileres de 2019, 2020 y 2021. Eso era mentira, yo tenía todos los papeles ahí. ¿Tú crees que si yo llevara todo ese tiempo sin pagar no me habrían echado? Empezamos a discutir porque yo no me quería ir sin que me dieran una solución. Pero como hacen siempre, llamaron a la Policía. Cuando llegaron solo escucharon lo que les dijo la inmobiliaria, a mí no me escucharon. El agente me empujó sin motivo y yo se lo devolví. Llamaron a refuerzos, vinieron más agentes que me arrestaron, me golpearon, me pisaron y después me gritaron insultos racistas como “negro de mierda”. Yo les preguntaba por qué hacían todo eso pero no me respondían. Me llevaron a un calabozo y me dieron un abogado de oficio, pero ahora estoy con CNAAE, que está preparando todo para denunciar.

¿Qué esperas conseguir con la denuncia?

Yo sé que esto no es algo solo contra mí. He sido yo ahora, pero mañana puede ser otro. Eso es lo que no puede ser. Quiero acabar ya con la violencia contra los cuerpos negros, es siempre lo mismo.

¿Cómo te encuentras ahora?

Bueno, ahí estoy. Casi ni tengo palabras para hablar. Es muy duro. Pero me están apoyando muchas personas de todas partes, no solo en redes sociales. En CNAAE me están ayudando a denunciar esto bien junto con abogados. Sé que tengo la verdad de mi parte y eso es lo que tiene que salir.

Todas las entrevistas de España no es (solo) blanca

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente