La mamá del bebé que nació sin rostro no quiere separarse ni un segundo de su hijo

LA NACION

El caso conmueve a todo Portugal. El pasado 7 de octubre, en la localidad de Setúbal, a 50 kilómetros de Lisboa, nació un bebé sin ojos, sin nariz y sin una parte de su cráneo.

El nacimiento de este bebé sin rostro, que fue llamado Rodrigo, despertó dos sentimientos opuestos en la opinión pública: por un lado, múltiples cuestionamientos al obstetra que atendió ese embarazo y que no advirtió con las ecografías que el bebé tenía malformaciones. Y por otro lado, admiración por Marlene Simao, la madre del pequeño, que no se despega ni un solo segundo de su hijo.

Marlene y el padre de la criatura se vieron sorprendidos tras el nacimiento al comprobar la fisonomía del bebé, ya que nadie les había advertido que algo no estaba bien durante el embarazo. Es que nadie entiende cómo es posible que el obstetra Artur Carvalho no detectara ninguna malformación luego de que la mujer se realizara cuatro ecografías, según consigna la cadena portuguesa Tvi 24.

Incluso al bebé le realizaron una ecografía 5D, donde los realizadores del estudio advirtieron que había algo fuera de lo común, pero el obstetra Carvalho rechazó de lleno esa posibilidad, y aseguró a los padres de Rodrigo que todo estaba bien.

En este momento, Rodrigo está en una habitación especial para él en un hospital de Lisboa al que fue trasladado y allí permanece su madre sin alejarse un momento. Sus familiares le insisten para que se vaya a su casa a descansar al menos unas horas, pero ella no se quiere mover de allí. Hace un par de días, Marlene subió a sus redes sociales una foto donde se ve su mano y la de su marido junto a la de Rodrigo.

Negligencia del obstetra

Existe en curso una triple investigación para determinar el grado de negligencia del obstetra Carvalho: una que impulsa el Ministerio de Salud, otra que ordenó el Servicio de Hospitales de Setúbal y la iniciada por el Colegio Oficial de Médicos.

Además, salió a la luz que el obstetra tiene pendientes cinco procesos disciplinarios por negligencia aún sin resolver y sujetos al secreto de sumario. De los que mantienen su vigencia, el más antiguo data de 2013 y afecta a Luana, una niña que nació sin mentón y con las piernas al revés, de acuerdo con el relato de su madre, una mujer portuguesa llamada Laura, que había acudido al Hospital de Amadora-Sintra para ponerse en manos del obstetra en cuestión, según consigna el diario español ABC.

Si recibe el peso de la acción del Colegio de Médicos, Carvalho puede ser condenado a una suspensión máxima de 10 años en su actividad como profesional.

Según la información brindada por la cadena televisiva portuguesa tvi, el bebé empezó a alimentarse sin sonda y respira con dificultad, pero sin ninguna asistencia. Pero de todas formas, la tía de Rodrigo informó en una entrevista a esta misma cadena, que el bebé ya tiene "una muerte anunciada".