Los 17 alimentos que no deberías darle NUNCA a tu perro

Marina Prats

Para muchos dueños de perros, su mascota es algo así como un coche escoba. Le guardan todas las sobras, a veces incluso si comen fuera de casa.

Tiene cierta lógica. Los canes son animales omnívoros y esto hace pensar que no hay ningún problema en que se alimenten con lo mismo que los humanos o que se combinen esos restos con el pienso. Además, así no se desperdician alimentos. La cuestión es: ¿se puede? Y la respuesta es: sí, pero con matices.

“La base de la dieta de un perro debe ser un alimento equilibrado, formulado por expertos nutricionistas veterinarios que conocen sus necesidades”, señala Judith Queraltó, veterinaria de Dingonatura, que matiza: “No es malo darles trocitos de filete o de salmón, pero tampoco es lo más recomendable”. 

Lo importante para expertos como Queraltó es que darle nuestra comida al perro “sea un hecho esporádico y que su ración diaria habitual se base en un alimento específico como el pienso”.

A pesar de lo que pueda parecer, los perros no siguen la misma dieta que los humanos y alimentarlos con sobras puede ser, en ocasiones, hasta peligroso. “Pueden contener un exceso de grasa y huesos nada saludables para ellos”, apunta Queraltó.

Comidas que sí y comidas que no

Mientras que arroz o verduras, en general no van a hacer daño al animal. Hay alimentos como los dulces, los productos excesivamente salados o algunas frutas que pueden ser perjudiciales. Pasa también con los huesos de pollo, que pueden provocarles atragantamientos e incluso la muerte.

La ingesta de alimentos crudos como huevos o carnes también es peligrosa ya que puede introducir bacterias en el cuerpo del animal. Otros, como el hígado son ricos en vitamina A, que no asimilan con facilidad, igual que ocurre con la lactosa de la leche y los lácteos que pueden llegar a provocarles diarrea. 

“También es muy importante no dar productos que resulten tóxicos para...

Sigue leyendo en El HuffPost