El Mallorca sube a Primera en una noche mágica en Son Moix (3-0)

EFE

El Mallorca se ha convertido este domingo en el tercer equipo que asciende a Primera tras Osasuna y Granada, al derrotar por 3-0 al Deportivo de La Coruña en el estadio Son Moix y revertir el 2-0 encajado en Riazor.

El equipo balear vuelve a la máxima categoría del fútbol español seis años después tras un partido frenético y una noche mágica, vivida con dramatismo y emoción por el mallorquinismo, que celebró por todo lo alto y a pie de campo el ascenso con sus jugadores, el segundo consecutivo tras subir la pasada campaña de Segunda B a Segunda.

El aliento de un Son Moix que vibró como hace años no lo hacía fue determinante, primero, para remontar el 2-0 que traía el Dépor de Riazor, y después, para impulsar a un grupo de jugadores que luchó hasta la extenuación durante los 90 minutos.

El partido tuvo de todo. Dramatismo y emoción cuando Abdón Prats marcó el tercero, el gol del ascenso, éxtasis y emoción a raudales cuando miles de aficionados celebraron la gesta en el césped y al grito de “A Primera, oé,oé”.

El partido fue intenso de principio a fin. El equipo balear intentó ponerle una marcha más a su juego desde el principio ante un rival que salió con la intención de dormir el partido y dejar que pasaran los minutos con el objetivo de no poner en riesgo la cómoda ventaja que traía de la ida.

Los dos equipos afrontaron el choque con las bajas de Marc Pedraza y Álex Bergantiños, protagonistas de la desgraciada acción en Riazor, que culminó con el mallorquinista sancionado con dos partidos, y el deportivista, con 70 puntos de sutura en sus labios.

Vicente Moreno decidió prescindir del argentino Leo Suárez y del mallorquín Abdón Prats, titulares en Riazor, para dar entrada al canario Aridai Cabrera y al croata Ante Budimir.

José Luis Martí, por su parte, dejó en el banquillo a Fede Cartabia, autor del primer gol de su equipo en A Coruña.

Cada acción ofensiva de los mallorquinistas, cualquier duda en las filas visitantes...

Sigue leyendo en El HuffPost