Mallorca, el hotel y el no confinamiento. La burla a los muertos.

·2 min de lectura

En casa tuvimos un contacto estrecho con un positivo de Covid. La persona se aisló en una habitación durante diez días, a pesar de que todos los tests que se hacía -cuatro- dieron negativo. Fue complicado para el resto, pero entendimos que era lo prudente. Hacer otra cosa habría sido no sólo un peligro sino también un insulto a los muertos y a los sanitarios. 

Aunque, claro, te sientes imbécil. Responsable pero imbécil.

Después nos enteramos de que el resto de contactos estrechos con el positivo había seguido haciendo vida normal. Y no sólo eso; el lugar de trabajo -de cara al público con interacciones bastante cercanas- había seguido operando como si tal cosa: ninguno de sus compañeros había dejado de trabajar, a pesar de que podían haberse contagiado. Una PCR negativa y se acabó. Claro, cerrar un negocio ya eran palabras mayores, aunque sus empleados pudieran tener el virus -indetectable aún- y contagiar a los clientes. 

Un estudio de Annals of Internal Medicine con 1.300 participantes asegura que, como mínimo, las pruebas PCR dan un 20 por ciento de falsos negativos. El primer día que se infecta la persona la PCR es incapaz de detectar el virus. Todos los negativos serán falsos. El porcentaje va bajando hasta que, al aparecer los síntomas, alrededor del quinto día, sólo un 72 por ciento de los infectados da positivo. El resto, 38 por ciento, sigue dando negativo. 

Probabilidad de falsos negativos en PCR
Probabilidad de falsos negativos en PCR

Estos días muchos españoles hemos asistido atónitos a las declaraciones de algunos padres de los jóvenes confinados en Mallorca por haberse encontrado en el epicentro del mayor foco actual de Covid en España. Y me recuerda al día en que entré en la consulta de una doctora de atención primaria y la encontré pálida. El padre de una menor acababa de colgarle el teléfono, a gritos. La adolescente había dado positivo. Tenía Coronavirus, pero era asintomática. "Y una mierda mi hija se va a quedar en casa -le dijo a la médica-. Ha pasado más de dos meses confinada en casa. Ahora tiene derecho a divertirse. Va a salir lo que le dé la gana. Ella está bien".  

Y, todos los demás, imbéciles. Claro. 

REUTERS/Enrique Calvo
REUTERS/Enrique Calvo
Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente