Mali: al menos 15 soldados y tres civiles muertos en tres ataques coordinados

·4 min de lectura
© AFP, Amaury Hauchard

Mali ha sido objeto de una serie de incursiones coordinadas durante la última semana. Tres atentados, atribuidos a "terroristas", causaron la muerte de al menos 15 soldados y tres civiles el miércoles en Kalumba, Sokolo y Mopti (centro y oeste de Mali).

Mali sigue sumido en la violencia. Al menos 15 soldados malienses y tres civiles murieron el miércoles 27 de julio en tres atentados coordinados atribuidos a "terroristas", lo que eleva a 11 el número de ataques en el país en menos de una semana.

En Kalumba, cerca de la frontera con Mauritania, "el número de muertos en el lado amigo es de doce, entre ellos tres civiles, de una empresa de construcción de carreteras", según un comunicado firmado por el coronel Souleymane Dembélé, director de información y relaciones públicas del ejército.

En Sokolo, en el centro del país, el Ejército informó de seis soldados muertos y 25 heridos, cinco de ellos graves. El Ejército afirmó haber matado a 48 atacantes y "neutralizado tres camionetas terroristas a 15 km de Sokolo con unos 15 combatientes y su equipo".

Un tercer ataque tuvo lugar durante la noche en Mopti (centro), sin causar víctimas, dijo la misma fuente. El Ejército dijo que había "derrotado" a los atacantes.

Estos atentados se producen cinco días después del de Kati, corazón del aparato militar maliense, reivindicado por los yihadistas de la Macina Katiba, afiliados a Al Qaeda. El atentado suicida, realizado con dos camiones bomba, mató a un soldado maliense e hirió a otros seis, entre ellos un civil. La víspera, una serie de asaltos casi simultáneos atribuidos a los yihadistas golpearon seis localidades diferentes de Mali, en las regiones de Koulikoro (cerca de Bamako), así como en Segou y Mopti (centro).

El domingo, un nuevo atentado, "frustrado" según el ejército maliense, afectó también al campamento de la Guardia Nacional en Sévaré.

Es la primera vez desde 2012 que se producen atentados coordinados de tal envergadura, incluso algunos cerca de la capital.

Lucha con los terroristas

Mali, un país sin salida al mar en el corazón del Sahel, ha sufrido dos golpes militares en agosto de 2020 y mayo de 2021. La crisis política va de la mano de una grave crisis de seguridad en curso desde el estallido de las insurgencias independentistas y las sangrientas acciones yihadistas en el norte en 2012.

A pesar del deterioro de la situación de seguridad, la junta se ha alejado de Francia y de sus socios, prefiriendo apoyarse en Rusia para intentar frenar la expansión del yihadismo.

En el centro de Mali, los combates son encarnizados entre los soldados de a pie del Grupo de Apoyo al Islam y a los Musulmanes (GSIM, JNIM en árabe), afiliado a Al Qaeda, y las fuerzas del régimen, asistidas por el grupo ruso de seguridad privada Wagner. Los civiles, atrapados en un movimiento de pinzas, están pagando un alto precio.

El Ejército, que cada semana anuncia bajas humanas tan elevadas como inverificables, ha anunciado en varias ocasiones que el grupo yihadista está "en fuga".

En el comunicado del miércoles, hablaba de "acciones desesperadas de los terroristas, que pretenden claramente realizar maniobras mediáticas para ocultar las considerables pérdidas que sufren desde hace varios meses".

Medidas preventivas

Pero la tensión aumenta en todo el país. El martes, el ministro de Asuntos Religiosos, Cultos y Costumbres invitó a todas las confesiones y asociaciones religiosas a "sesiones de oración y bendición por la paz y la estabilidad en Mali".

El miércoles, el gobernador de la región de Douentza (centro) prohibió la circulación de vehículos desde las 6 de la tarde hasta las 7 de la mañana (local y GMT) en la ciudad de Douentza.

A finales de la semana pasada, la dirección del aeropuerto de Mali había anunciado un "refuerzo de las medidas de control en los puestos de control de acceso" al aeropuerto de Bamako, e "instó a los usuarios a reducir sus movimientos en el recinto, salvo en casos de necesidad".

Y la tensión se extiende más allá de las fronteras malienses. El miércoles, el Ministerio de Asuntos Exteriores francés situó a todo el país en "zona roja", es decir, formalmente no recomendada para los viajeros, por el "riesgo de atentados y secuestros". Sólo la capital, Bamako, permanece en zona naranja, es decir, no recomendada a menos que haya una razón imperativa.

*Con AFP; adaptado de su versión original en francés

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente