"¿Qué es la maldad? ¿Qué significa no tener vergüenza?": la tensa respuesta de China al G7

·5 min de lectura

El portavoz de la Misión China ante la Unión Europea, Zhang Ming, ha contestado este jueves al comunicado compartido el miércoles por los ministros de Exteriores del G7 y de la Unión advirtiendo de que responderá ante cualquier violación de su soberanía, a la vez que ha instado a Estados Unidos a ser responsable de sus actos, al hilo de la crisis en Taiwán.

“Taiwán forma parte del territorio chino y entrometerse en sus asuntos es una violación de la soberanía de China”, ha declarado Ming en un comunicado compartido por su oficina, donde ha subrayado “cualquier acción que viole la soberanía y la integridad territorial de China será devuelta por el pueblo chino”.

En este sentido, Zhang ha criticado el llamado del G7 a respetar el “orden internacional basado en normas”, cuestionando que son las potencias occidentales quienes lo imponen, a la vez que ha instado a “las personas que no entiendan lo que es la maldad” a mirar las declaración conjunta de los ministros de Exteriores.

″¿Qué es la maldad? ¿Qué significa no tener vergüenza? Si hay alguien en el mundo que no lo entienda, por favor que mire las declaraciones (...) ¿Por qué hay tantas guerras y disturbios en el mundo? Es por estos males y estas desvergüenzas”, ha dicho el representante chino en Bruselas.

“Las declaraciones de los ministros de Exteriores del G7 y de la Unión no son más que la lógica del ladrón: uno puede hacer el mal y los demás no pueden contraatacar”, ha agregado.

Por otra parte, Zhang ha respondido a la parte del comunicado del G7 en el que se insta a China a “no modificar de forma unilateral el statu quo” en la región, asegurando que las responsables de tal cambio son “las fuerzas hostiles del exterior y las fuerzas separatistas del interior de la isla de Taiwán”.

“Habiendo llegado la situación en el estrecho de Taiwán a este punto, ¿quién está amenazado a quién? ¿Quién ha provocado a quién? Es la integridad territorial de China la que ha sido seriamente amenazada, y es la soberanía de China la que ha sido seriamente provocada”, ha aseverado el representante en la Unión Europea de China.

“Frente a esta descarada provocación, el pueblo chino nunca se tragará esa fruta amarga, y las medidas del Gobierno chino para defender su soberanía e integridad territorial son totalmente necesarias y apropiadas. Este es el deseo común y fuerte de los 1.400 millones de chinos”, ha añadido.

Frente a esta descarada provocación, el pueblo chino nunca se tragará esa fruta amarga, y las medidas del Gobierno chino para defender su soberanía e integridad territorial son totalmente necesarias y apropiadasZhang Ming, portavoz de la Misión China ante la Unión Europea

Zhang ha cuestionado la respuesta del G7 y de la Unión Europea en caso de que China responda a “la provocación en Taiwán”, y ha explicado que el pueblo chino “lleva mucho tiempo atento” a los intentos de Occidente de vaciar el significado de la política ‘una sola China’.

A su vez, ha recordado que la China que fue invadida por la Alianza de las Ocho Naciones no es la misma que la actual, comparando al G7 y a la Unión Europea con la unión de tropas de las principales potencias del año 1900 que fueron destinadas al gigante asiático para derrotar al Levantamiento de los Bóxers.

″¿Creen que China sigue siendo la China del pasado? ¿Que aún pueden salirse con la suya? ¿Que pueden seguir haciendo lo que quieran? El pueblo chino hace tiempo que dejó de ser intimidado y manipulado por las potencias. Los asuntos de Taiwán son puramente internos de China y están dentro del ámbito de la soberanía china. En el mundo actual, las potencias occidentales ya no pueden hacer lo que deseen”, ha recalcado Zhang.

Qué dijo el G7

Durante la tarde del miércoles, los ministros de Exteriores del grupo G7 pidieron a la comunidad internacional “preservar la paz y la estabilidad” en el estrecho de Taiwán tras la visita a Taipéi de Nancy Pelosi.

En el comunicado, los ministros de Exteriores de Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Reino Unido y Estados Unidos, así como el Alto Representante de la Unión Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, instaron a “mantener el orden en el marco del Derecho Internacional”, tanto en el estrecho de Taiwán como “más allá”.

“Estamos preocupados por el reciente anuncio de China y sus palabras amenazantes, especialmente en relación a los ejercicios militares que tiene previstos y a la coerción económica, que podría llevar a una escalada innecesaria”, expresaron.

Así, aseveraron que “no hay justificación alguna para utilizar la visita (de Pelosi) como un pretexto para realizar actividad militar agresiva en el estrecho de Taiwán” y han defendido que es “normal y rutinario” que delegaciones extranjeras visiten otros países en sus viajes al extranjero. “La respuesta de China pone en peligro la estabilidad en la región”, señalaron.

Por ello, pidieron a Pekín “no modificar de forma unilateral el ‘statu quo’ en la región mediante el uso de la fuerza” y, en vez de ello, han hecho un llamamiento a utilizar “vías pacíficas para resolver las diferencias”.

“Reiteramos nuestro compromiso a mantener la paz y estabilidad en la zona y pedimos a las partes calma, contención y transparencia para mantener todas las líneas de cooperación abiertas con el objetivo de evitar malos entendidos”, zanjaron.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente