Malasia inicia un estricto confinamiento con los hospitales casi colapsados

Bangkok, 1 jun (EFE).- Malasia inició este martes un estricto confinamiento nacional por al menos dos semanas para combatir un fuerte rebrote de la covid-19 que ha puesto en riesgo de colapso del sistema sanitario.

El país asiático, con una incidencia de número de casos por habitantes de las más altas del continente, ha experimentado un rápido crecimiento en el número de pacientes con la covid-19, vinculados a variantes más infecciosas del patógeno.

Este segundo confinamiento desde el inicio de la pandemia mantendrá la mayoría de negocios cerrados y solo permitirá el funcionamiento de 17 sectores catalogados como esenciales entre los que se encuentra a banca, la alimentación, la agricultura y la pesca.

Los colegios llevan cerrados desde principios de mayo y los restaurantes solo están abiertos para servicios de recogida y entrega a domicilio.

Tras resistirse durante días a decretar medidas duras para frenar la propagación del virus, el primer ministro, Muhyiddin Yassin, anunció el viernes a los 32 millones de habitantes del país que se prepararan para un nuevo confinamiento, después de varias jornadas en las que se superaron los 8.000 contagios.

Las autoridades anunciaron el lunes más de 6.800 nuevos casos y 67 fallecidos, lo que sitúa el total desde el inicio de la pandemia en más de 572.000 afectados, incluidos unos 2.796 muertos.

El mandatario, quien quería esquivar la medida para evitar un nuevo golpe a la economía, anunció la víspera un fondo de ayuda y estímulo valorado en 40.000 millones de rupias malasias (casi 9.500 millones de dólares o unos 7.950 millones de euros).

Mientras, la situación de los hospitales se ha vuelto preocupante y el experto que lidera la respuesta de Malasia contra la pandemia, Hisham Abdullah, indicó el domingo que existe el riesgo de que los enfermos excedan la capacidad de los centros sanitarios.

Las autoridades habilitaron de urgencia a mediados de mes nuevas habitaciones y hospitales de campaña para su posible uso en el trato de enfermos que necesiten cuidados intensivos, así como otras instalaciones para acoger el creciente número de muertos.

REBROTE EN EL SUDESTE ASIÁTICO

El rebrote en Malasia no es una excepción en la región del Sudeste Asiático, que está experimentando en varios países su ola más virulenta de la covid-19 durante la pandemia y que coincide con el lento avance de las campañas de vacunación.

Vietnam, que anunció medidas de distancia social para los habitantes de Ho Chi Minh, prevé realizar pruebas sobre 13 millones de vietnamitas; por su parte, Singapur también se encuentra en estricto confinamiento, y Tailandia, aunque solo con medidas como el cierre de bares y otros lugares de ocio, también registró en los últimos días máximos en el número de casos diarios.

(c) Agencia EFE