Esta es la historia verdadera del mal rollo entre Boris Johnson y Erdogan en la cumbre de la OTAN

·5 min de lectura
El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, observa al primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, mientras este charla con el presidente de Estados Unidos, Joe Biden. (Foto: Denis Doyle / Getty Images).
El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, observa al primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, mientras este charla con el presidente de Estados Unidos, Joe Biden. (Foto: Denis Doyle / Getty Images).

Durante la cumbre de la OTAN celebrada en Madrid estos 29 y 30 de junio reinó un buen ambiente general y de consenso e incluso se logró que Turquía levantara el veto a Suecia y Finlandia para que estos dos países puedan entrar en la Alianza Atlántica. Sin embargo, precisamente el presidente otomano, Recep Tayyip Erdogan, protagonizó junto a Boris Johnson varios momentos que evidenciaban que no existe una buena relación personal entre ellos. Su mal rollo tiene su origen en un poema de dudoso gusto que el primer ministro británico le dedicó hace unos años.

Uno de esos momentos llamativos se produjo durante un corrillo que estos dos líderes mantuvieron con el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, instantes antes de comenzar una sesión de la cumbre.

Aunque la cosa comenzó en tono de broma y entre risas, Johnson y Erdogan comenzaron a señalarse mutuamente y en un momento de la charla el turco dijo: “Este nos avergüenza”. Al británico no le hizo ninguna gracia y Biden le tuvo incluso que calmar.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

No hubo risas, sin embargo, en otro de los encuentros de los dos mandatarios. Erdogan pasó por detrás de Johnson, que estaba sentado en su silla, y le puso su mano izquierda sobre el hombro. Inmediatamente el primer ministro británico se giró para ver quién era y se levantó mientras se quitaba de encima la mano del presidente turco de malos modos.

Lo cierto es que sorprenden estas actitudes por parte de unos dirigentes que ostentan tan importantes cargos. Más aún teniendo en cuenta la importancia de esta cumbre de la OTAN en un momento tan trascendental para el mundo en mitad de la guerra entre Rusia y Ucrania.

Afortunadamente, reinó un buen ambiente cuando ambos líderes mantuvieron un encuentro privado aprovechando su presencia en Madrid.

Johnson y Erdogan se dan la mano durante su reunión en Madrid. (Foto: Stefan Rousseau / WPA Pool / Getty Images).
Johnson y Erdogan se dan la mano durante su reunión en Madrid. (Foto: Stefan Rousseau / WPA Pool / Getty Images).

De hecho, Johnson compartió en su cuenta de Twitter una foto de la reunión y un mensaje institucional con buenas palabras más acorde al comportamiento que dos líderes mundiales deberían tener.

Buenas conversaciones con el presidente Erdogan. Doy la bienvenida al acuerdo de Turquía con Suecia y Finlandia que allana el camino para su adhesión a la OTAN. Agradezco el liderazgo del presidente para sacar el grano de Ucrania, una crisis que está teniendo repercusiones a nivel global”, escribió.

Sin embargo, estas palabras no esconden las rencillas entre ambos que, como decíamos, tienen su origen en un obsceno poema que Johnson escribió sobre el líder turco. En él hablaba de Erdogan teniendo sexo con una cabra y le calificaba de “gilipollas”.

Fue en 2016, justo después de que dejara de ser el alcalde de Londres y siendo diputado en la Cámara de los Comunes, y el poema sirvió además para que el mandatario británico ganara un premio de 1.000 libras (unos 1.150 euros) en un concurso realizado por la revista ‘The Spectator’.

Esta revista británica organizó un certamen llamado Concurso de poesía ofensiva del presidente Erdogan y, Johnson, que fue editor de esta publicación en su época de periodista y cuyo bisabuelo curiosamente era turco, presentó un poema que decía los siguiente:

“There was a young fellow from Ankara,who was a terrific wankerer. Till he sowed his wild oats, with the help of a goat, but he didn’t even stop to thankera”.

“Había un joven de Ankara, que era un terrible gilipollas. Hasta que echó una cana al aire, con la ayuda de una cabra, pero ni siquiera paró para dar las gracias”.

Johnson, quien confesó que el poema lo escribió de forma improvisada mientras le estaban haciendo una entrevista, donó el premio a una organización benéfica.

Erdogan y Johnson se saludan mutuamente ante la presencia de Biden y del secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg. (Foto: Susan Walsh / POOL / AFP / Getty Images).
Erdogan y Johnson se saludan mutuamente ante la presencia de Biden y del secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg. (Foto: Susan Walsh / POOL / AFP / Getty Images).

Seis años después de aquello, en la cumbre de la OTAN de Madrid, ha quedado claro que Erdogan no ha olvidado lo que Johnson decía de él y que este sigue manteniendo una mala opinión del líder turco.

EN VÍDEO | Un convoy militar para a repostar en un área de servicio de Vitoria ante la sorpresa del resto de conductores

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente