Mahani Teave, la pianista que cambió la fama mundial por la Isla de Pascua

·6 min de lectura
Mahani Teave tocando el piano en un concierto
Mahani Teave nació en Hawái, pero se crió en Rapa Nui, conocida también como Isla de Pascua.

A medida que el nivel del mar sube y el clima cambia, la isla que Mahani Teave llama su hogar y la cultura que contiene se encuentran cada vez más amenazadas.

La Isla de Pascua, o Rapa Nui, es una de las islas habitadas más remotas del mundo, un pequeño territorio de 164 kilómetros cuadrados en el Pacífico Sur.

La tierra más cercana es la isla Pitcairn, un territorio británico de ultramar, a 2.000 km de distancia; y Chile -que tiene jurisdicción sobre Rapa Nui desde 1888- que se encuentra a 3.800 km al este.

Las praderas ondulantes que se extienden hacia abajo desde el lomo volcánico están salpicadas con más de 900 moai, las figuras monolíticas de piedra con las que la isla se ha hecho famosa en todo el mundo.

Pero la pianista Mahani Teave, quien ha triunfado en el circuito internacional de música clásica, es parte de una cultura vibrante y viva que abarca mucho más que las famosas estatuas talladas por sus ancestros.

"Siento que los niños rapanui aprenden a caminar sólo para poder bailar y hablan para poder cantar", dice Teave, de 37 años.

En 2016, fue una de 11 rapanui que establecieron la Fundación Toki, una organización cultural que mezcla la educación clásica, tradicional y ecológica para ofrecer oportunidades a la juventud isleña en una sociedad que es fuertemente dependiente del turismo.

Niños con instrumentos musicales
Los estudiantes pueden aprender a toca una variedad de instrumentos musicales en la fundación.

Niños de hasta dos años de edad toman clases toman preliminares y los mayores aprenden piano, chelo, violín, trompeta y teoría musical. Algunas lecciones se enseñan en el idioma rapanui, y los estudiantes también aprenden ukelele, re'o riu (un canto ancestral) y takona (pintura corporal), así como ori y hoko, dos bailes tradicionales.

Teave nació en Hawái, después de que su madre estadounidense hubiera viajado a Rapa Nui, donde conoció a su padre, quien era músico. La familia se trasladó a Rapa Nui cuando era niña.

"Nunca me sentí aislada", cuenta Teave. "Cuando te crías en un lugar como ese, se vuelve tu mundo y se siente tan grande. Todavía hay lugares en la isla que no conozco".

Cuando tenía 6 años, Teave tomó clases de ballet y quedó cautivada por las partituras clásicas que escuchaba mientras practicaba sus movimientos, aunque las clases terminaron abruptamente cuando la maestra de ballet se mudó al extranjero.

Pero resuelta, Teave convenció a una pianista jubilada para que le diera clases, practicando durante horas después de la escuela y al tiempo temiendo que la maestra pudiera poner fin a las lecciones y regresar a la paz de la jubilación. A los 9 años, Teave se mudó a Valdivia, en el sur de Chile.

The British Broadcasting Corporation

"Abandonar la isla fue una experiencia amarga y la eché de menos mucho", recuerda. "No podía entender por qué alguien tenía que abandonar su hogar y su gente para hacer algo tan natural como tocar música".

Después de eso, Teave fue Estados Unidos a estudiar con el pianista estadounidense de origen armenio Sergei Babayan, antes de mudarse a Alemania.

Aunque en su carrera ha tocado en algunas de las salas de concierto más famosas del mundo, fue la vulnerabilidad de su cultura y la falta de oportunidades en la isla lo que le hizo regresar a Rapa Nui en 2012 para fundar una escuela de música.

"Mientras estaba en el extranjero, pensaba mucho sobre el alcoholismo, el abuso de drogas y otros problemas sociales que hay en Rapa Nui, y como todos estos tenían mucho que ver con la falta de oportunidades", cuenta.

"En mi mente pertenecía a una cultura que estaba en vías de extinción y siempre sentí que debía haber una escuela de música en la isla".

Fundación Toki en Rapa Nui
La escuela se construyó usando los desperdicios dejados atrás por los turistas o con lo que traía la marea a las orillas de Rapa Nui.
Escuela Toki
La escuela es energéticamente autosuficiente con paneles solares y recolectores de agua lluvia.

Uno de los estudiantes de Teave fue Rolly Parra, que se había mudado a la isla a la edad de 6 años con su padre, un oficial de la Armada de Chile que estaba destacado allí. Empezó a aprender el piano en la escuela para luego ganar el codiciado premio Claudio Arau en Chile en enero de 2017.

"Mahani me inspiró y yo copiaba todo lo que ella hacía", dice Parra. "Si ella tocaba una sinfonía de Chopin, yo trataba de hacer lo mismo, y si la escuchaba tocar particularmente duro o suave, entonces yo lo hacía también".

La propia carrera de Teave tomó un giro inesperado en 2018 cuando David Fulton, un coleccionista de instrumentos raros, visitó Rapa Nui durante una gira mundial y quedó sorprendido al saber que ella nunca había grabado un disco propio.

Fulton le ofreció financiar una grabación y fue así como "Odisea Rapa Nui" se lanzó en enero, llegando a los primeros puestos de la lista de clásicos de la prestigiosa Billboard en Estados Unidos. El disco recorre algunos de sus temas preferidos de Bach, Liszt, Handel y Chopin, y termina con una poderosa interpretación de "I He a Hotumatu'a", el himno de Rapa Nui. Todos los ingresos de las ventas del disco van a la Fundación Toki.

De vuelta en la isla, Teava y sus colegas contribuyen a los esfuerzos de Rapa Nui para volverse sostenible y libre de desperdicios para 2030.

"La visión ancestral del mundo rapanui enfatiza nuestra conexión con la Tierra, a la cual pertenecemos y de la cual somos responsables", explica.

Moais -estatuas de piedra de la cultura de Rapa Nui- en la Isla de Pascua
El aumento del nivel del mar es una amenaza para la isla localizada en el océano Pacífico.

Voluntarios de todas partes del mundo tardaron un año y medio para construir la escuela, con los desperdicios dejados atrás por los turistas o con lo que llevaba a la isla la marea, incluyendo toneladas de cartón, latas, botellas y llantas. Es autosuficiente con sus propios paneles solares y recolectores de agua de lluvia.

El trabajo ecológico de la fundación ha tomado un significado particular durante la pandemia de coronavirus, que dejó entrever el futuro sombrío de una isla extremadamente dependiente del turismo y de la importación de alimentos: cuando se suspendieron los vuelos desde Santiago en marzo del año pasado, el desempleo se disparó y las reservas alimenticias se agotaron.

Además de las actividades culturales y las iniciativas para recoger basura, la líder del proyecto ecológico de la fundación ayudó a coordinar 500 parcelas comunales y a fomentar el uso de los tradicionales jardines de piedras que protegen a los cultivos de la erosión y conservan la humedad para aliviar la escasez de alimentos.

"Ya estamos enfrentando muchos de los desafíos que van a afectar al mundo en la próxima década", afirma Teave. "Si podemos hacer que esta isla sea 100% sostenible, entonces Rapa Nui puede convertirse en un ejemplo a seguir en el mundo".

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=N0wyhKC_uok&t=116s

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente