Madrid registra de 500 a 700 muertes al año por cáncer "laboral", según CCOO

Madrid, 16 ene (EFE).- Un estudio presentado por CCOO este jueves estima que en la Comunidad de Madrid se producen anualmente entre 1.500 y 1.900 casos nuevos de cáncer vinculados a la exposición a agentes cancerígenos en el trabajo, que derivan en la muerte de entre 500 y 700 personas cada año.

CCOO ha realizado esta estimación en base a distintos estudios científicos que sitúan entre el 4 % y el 10 % el porcentaje del total de casos de cáncer que tiene un origen "laboral".

El sindicato denuncia un problema de "subregistro" de estos cánceres como enfermedad profesional, dado que en Madrid apenas se declararon dos casos de cáncer laboral en 2018 (27 en toda España) y, en 2019, tres (63 en el conjunto del país).

En contraste, sólo en 2016 se declararon 6.559 casos de cáncer con origen laboral en Alemania, 2.118 en Francia o 1.033 en Italia.

"El sistema público de salud está perdiendo mucho dinero como consecuencia de estar atendiendo a enfermedades derivadas del trabajo que tendrían que pagar las mutuas", ha lamentado el secretario general de CCOO-Madrid, Jaime Cedrún, quien ha agregado que "el cáncer es la primera causa de muerte en el trabajo" y, aún así, está "invisibilizado".

En el marco de este informe se ha investigado la presencia de agentes cancerígenos en 89 empresas madrileñas en las que, según ha explicado la secretaria de Salud Laboral de CCOO-Madrid, Carmen Mancheño, "a priori había sospechas" de que podían aparecer problemas de esta índole.

El estudio ha detectado 432 agentes cancerígenos en estas compañías, de los que el 43,8 % son químicos (entre otros, amianto, polvo de madera, formaldehído, cromo VI, arsénico), el 37 % son biológicos (por ejemplo, helicobacter pylori, hepatitis B y C) y el 19,2 %, físicos (radiaciones ionizantes, solares o ultravioletas).

Destaca la presencia de amianto en el 18 % de las empresas visitadas, así como el "uso incontrolado de agentes químicos cancerígenos".

Las compañías investigadas se dedican mayoritariamente a la industria manufacturera, actividades sanitarias y de servicios sociales, actividades de saneamiento y gestión de residuos y educación.

Desde CCOO critican la falta de datos oficiales referidos al cáncer de origen laboral, que consideran un primer paso imprescindible para abordar una auténtica política de prevención.

Además, alertan del "deficiente" conocimiento que se tiene de los agentes cancerígenos, máxime cuando se tiene una exposición "diaria" a los mismos en el 40,1 % de los casos analizados.

El sindicato apunta, asimismo, que según los últimos datos disponibles de CAREX-Autonomías (sistema de información internacional sobre exposiciones laborales a cancerígenos), correspondientes a 2005, había 792.992 trabajadores expuestos a agentes cancerígenos, lo que entonces suponía el 27,3 % de la población ocupada.

El informe hace, por otro lado, una mención particular a la situación de las mujeres, que pese a tener "perfiles de exposición muy diferentes" sufren una carencia de información en lo que se refiere a los cánceres de mama u ovario con origen laboral.

Por todo ello, CCOO insta a las administraciones a "reforzar el control y las inspecciones" a empresas, difundir "criterios para el diagnóstico de las enfermedades profesionales" y emprender "actuaciones contundentes respecto a la infradeclaración de los cánceres de origen laboral".

Otra reivindicación de CCOO es que se establezcan "programas de vigilancia de la salud postocupacionales" para favorecer el reconocimiento de los cánceres de origen laboral, que a menudo se dificulta por su prolongado período de latencia, que puede llegar hasta los 40 o 50 años como en el caso del mesotelioma por amianto.

En lo que a las empresas se refiere, el sindicato las invita a "comprobar la posible presencia de agentes cancerígenos" y a considerar como tales aquellos que, aunque no hayan sido catalogados legalmente, sean censurados por organismos internacionales.

Por último, CCOO ha anunciado el lanzamiento de una campaña en redes para concienciar sobre la problemática del cáncer laboral, difundir la idea de que "no hay exposiciones seguras" a agentes cancerígenos y poner el acento en los trabajadores industriales, entre quienes la proporción de cánceres con origen profesional supera el 20 %.

Junto a ellos, oficios como bombero, pintor o peluquero están entre los que entrañan una mayor probabilidad de contraer cáncer en el trabajo, indica el sindicato.

(c) Agencia EFE