Madrid "no descarta" retrasar vuelta a clase si la situación es "muy adversa"

Agencia EFE
·2 min de lectura

Madrid, 10 ene (EFE).- El consejero de Educación y Juventud, Enrique Ossorio, ha asegurado este domingo que el objetivo de la Comunidad de Madrid es retomar las clases presenciales el 11 de enero, aunque "no descarta" retrasar la vuelta si en los próximos días "la situación es muy adversa" y se mantienen las dificultades de accesibilidad y movilidad, o si hubiera "temperaturas extremas".

Así lo ha manifestado Ossorio en una entrevista este mediodía en Onda Madrid, en la que ha abundado que toda la comunidad educativa "va a intentar estar preparada" para la vuelta a las aulas el miércoles, tal y como anunció ayer la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, en Twitter.

Ossorio ha insistido en que el objetivo es volver el día 13 porque "la educación es muy importante" y suspender la actividad presencial supone, también, un "gravísimo problema" en la conciliación de "muchas familias".

"De momento, retomaríamos el miércoles las clases, aunque estaremos muy atentos el lunes y martes de lo que suceda", ha resumido el titular de Educación, quien ha asegurado que, si finalmente se retrasa el inicio de las clases, "se anunciaría lo antes posible".

El consejero también ha añadido que desde Educación "ya sabían que iba a hacer frío" estos días, pero pensaban que el lunes la accesibilidad a los centros educativos "iba a ser posible".

Es por eso, ha agregado, que las calefacciones de los centros llevan encendidas varios días, para "hacer más confortables los centros".

Ossorio ha matizado que "el principal problema" de esta situación es la "pérdida" de clases, aunque ha subrayado que "se compensa de alguna manera" con la modalidad telemática, de la que ya "se aprendió mucho" durante el estado de alarma de marzo y abril de 2020, durante la pandemia del coronavirus.

En relación a la situación del coronavirus en las aulas, Ossorio ha asegurado que la sensación es de "satisfacción", porque la incidencia "ha sido muy pequeña", con alrededor de 30.000 alumnos en cuarentena en los "peores momentos" de la segunda ola de la pandemia (del total de 1,2 millones de estudiantes de la región), mientras que últimamente "solo había 20.000 en cuarentena".

"Todo ello gracias al comportamiento ejemplar de los centros educativos" y de las medidas emprendidas, como el distanciamiento entre alumnos, ha concluido.

(c) Agencia EFE