Madrid rectifica: pide flexibilizar regla de gasto, pero no la incumplirá

Madrid, 26 mar (EFE).- El Ayuntamiento de Madrid ha rectificado a su vicealcaldesa, Begoña Villacís, aclarando que la rebaja fiscal para paliar los efectos económicos del coronavirus será con cargo al presupuesto de 2020 y que aunque piden flexibilizar la regla de gasto para no tener que amortizar deuda de forma anticipada, ésta no se incumplirá.

En rueda de prensa, la vicealcaldesa había dicho que la rebaja fiscal solo se acometería "si no nos la para el Gobierno", pues se haría uso del superávit, y que estaban dispuestos a que se la parasen, dado que el Ejecutivo de Pedro Sánchez debía elegir y flexibilizar "sí o sí" la normativa.

"Nuestra intención siempre es cumplir con los objetivos de estabilidad", han señalado a Efe fuentes municipales después de que, desde el equipo de Villacís, aclarasen que la vicealcaldesa no había dejado "claro" que lo que pedían era flexibilizar la regla de gasto.

Los 63 millones de euros que se dejarán de ingresar al rebajar en un 25 % el IBI y el impuesto de actividades a comercios y establecimientos de ocio se computarán en el presupuesto de 2020, con una modificación presupuestaria que deberá obtener el visto bueno del pleno municipal en mayo o junio, añaden las mismas fuentes.

"Lo que pedimos al Gobierno es que realice los cambios legislativos necesarios para que podamos emplear los 400 millones que tenemos que amortizar anticipadamente a los bancos a ampliar esta rebaja fiscal o tomar medidas adicionales, bien para comprar material para luchar contra la pandemia, bien para tomar nuevas medidas económicas para luchar contra los efectos de la pandemia en nuestra economía y en el empleo", detallan a Efe fuentes municipales.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha reclamado reiteradamente que el Gobierno de Sánchez cambie una normativa aprobada durante la crisis económica por el exministro 'popular' Cristóbal Montoro y que la exregidora Manuela Carmena ya reclamando cambiar, incumpliendo el techo de gasto, lo que conllevó que el Ministerio de Hacienda interviniese las cuentas municipales.

El Ayuntamiento de Madrid ha comenzado a tramitar este jueves su rebaja fiscal para paliar los efectos del coronavirus: un 25 % en el impuesto de bienes inmuebles y otro 25 % el de actividades económicas, a los pequeños comercios y negocios de ocio y hostelería a los que el virus ha obligado a cerrar la persiana.

Para otorgar estas ayudas el Consistorio exigirá que se mantenga el empleo, aunque a fecha de 31 de diciembre, pues se tendrá en cuenta que entretanto se pueden producir ERTES.

Además, el Consistorio madrileño ha aprobado una moratoria al pago de los siguientes recibos para que por el momento no sea necesario abonar los impuestos "que vencían ahora" sin devengar intereses de demora para no "recaudar de gente que no está ingresando".

(c) Agencia EFE