Madrid Central funciona y los niveles de contaminación lo confirman

En marzo -son los últimos datos oficiales- el tráfico privado se redujo un 8% en Madrid Central. En abril, la estación de medición situada en la zona marcó un descenso del dióxido de nitrógeno (NO2) del 48%. Con estos datos, la conclusión a la que llegan desde Ecologistas en Acción es que la medida funciona y que, dados los registros de las estaciones en las zonas limítrofes, se puede descartar el temido ‘efecto frontera’ que implicaba que disminuyese la contaminación dentro de los límites de Madrid Central pero aumentase en el resto.

Madrid Central entró en vigor en noviembre y desde marzo se multa a los vehículos que incumplan los requisitos para entrar. (Foto: Getty Images)

Hasta ahora la comparativa no se había podido hacer de manera eficaz ya que las condiciones meteorológicas no habían sido favorables para tal fin por no ser equiparables. Como señalan en El País, para su informe, Ecologistas en Acción se ha basado en los datos oficiales y con ellos ha podido comprobar cómo la contaminación se ha reducido más en Madrid capital que en el resto de la Comunidad, donde no hay establecidas restricciones al tráfico. Es decir, que Madrid Central no solo beneficia en términos de la disminución del tráfico y la contaminación a la zona delimitada, sino que l ohace a toda la ciudad.

En la capital existen 24 estaciones de medición y en abril, un mes que contó con 15 días de lluvia, se registró una reducción del NO2 del 16% de media. En los 23 puntos situados en el resto de la provincia la bajada rondó el 6%.

Donde más se ha notado el efecto ha sido, como es obvió, en el centro. Según el informe publicado por Ecologistas en Acción, la estación de la Plaza del Carmen siempre ha sido de las que menos contaminación ha registrado. “Entre los años 2010-2018 la estación Plaza del Carmen se mantuvo entre el tercer y séptimo puesto de las peores”, se recuerda en el texto, que incide también en el hecho de que siempre ha “formando parte del grupo de estaciones con peores registros y que año tras año vulneraban el valor límite anual de NO2 (40 µg/m3)”.

Sin embargo, durante el mes de abril le ha dado la vuelta a los datos y solo hay cinco estaciones por delante de ella en el listado de las que menos contaminación registran. El Pardo, Casa de Campo, Parque Juan Carlos I, El Retiro y Tres Olivos son las únicas que tiene por encima y la mayoría de ellas son superficies con mucha vegetación.

Así, se puede concluir que “desde la entrada en vigor de Madrid Central la situación ha cambiado de manera radical y la plaza del Carmen es ahora una de las estaciones que registra los niveles más bajos de NO2 de toda la red”.

Es cierto que el hecho de que haya llovido durante el mes de abril más que en marzo hace que la contaminación baje, pero la bajada es tan pronunciada que los autores del informe consideran que esta “difícilmente puede ser achacada en exclusiva a las condiciones meteorológicas favorables de este último mes de abril, con quince días de lluvia”.

Por otro lado, se destaca también el hecho de la confirmación de que no hay que tener al efecto frontera ya que la contaminación también ha mermado en las zonas que delimitan con los límites de Madrid Central. “No solo no se detectan incrementos de contaminación, sino que en general se observan reducciones estimables de la misma”, argumenta el estudio.

En cuanto a la reducción del tráfico, los datos de marzo facilitados por el Ayuntamiento y recogidos por El País, señalan un 24% en Gran Vía y un 8% en toda la zona. En cuanto a su perímetro, se redujo en un 3% y un 0,5% menos para la M-30. Un descenso del uso de los vehículos privados para acceder al centro que ha aumentado el flujo de viajeros en las líneas de la EMT que circulan por la zona en un 6,5%.

Madrid Central lleva en vigor desde el pasado 30 de noviembre y tras varios meses en periodo informativo, a mediados de marzo comenzó a multarse a los vehículos que no cumpliesen los requisitos. Entre ellos, ser residente, ecológicos o tener la etiqueta B y C y entrar en el perímetro con destino a un aparcamiento público