Una madre culpa a la serie 'Por trece razones' de que su hija intentara suicidarse

María De Sancha Rojo

Una madre de Florida, bajo condición de anonimato, ha acusado a la serie de Netflix Por trece razones de haber llevado al intento de suicidio de su hija. Después ha dado la cara en un vídeo en Facebook en el que urge a los padres a vigilar lo que hacen y dicen sus hijos con sus amigos.

En una entrevista con el Okeechobee News, la mujer aseguró que salvo en el tipo de cuchilla que utilizó, todo lo que hizo su hija fue una copia calcada del suicidio de la protagonista de la ficción, después de que sus amigos la animaran a hacerlo.

"¿Por qué sacar series como esa que le meten la idea en la cabeza de suicidarse como muestran?", se pregunta la madre.

La adolescente de 15 años trató de quitarse la vida el 13 de mayo, mientras la familia celebraba el Día de la Madre en EEUU. "Está tardando demasiado... No es como en Por trece razones", escribió la joven en uno de los mensajes que ha visto su madre.

Según los mensajes, cinco adolescentes de entre 14 y 15 años, dos chicos y tres chicas entre las que está su hija, hicieron un pacto de suicidio después de ver truncado su intento de huir juntos en busca de un estilo de vida "libre" sin "adultos diciendo lo que hay que hacer".

La joven recibía presión de los demás al suicidarse. La llamaban "débil" y "egoísta", y exigían vídeos e imágenes por Snapchat para demostrar que lo estaba llevando a cabo. Desmontó un cúter para extraer la hoja y se grabó cortándose el brazo desde la muñeca hasta el codo en una bañera.

Las autoridades no creen que los demás miembros del grupo tuvieran intención de quitarse la vida. La hija está recuperándose en casa después de recibir asistencia psiquiátrica y su madre intenta montar una iniciativa de rechazo a la serie.

"Me cabrea que esa serie esté ahí, y aún más que haya una segunda temporada", ha declarado, ya que considera que "glorifica" el suicidio y "debería glorificar a los jóvenes que alzan la voz", en su opinión. "Esta es una cruzada que...

Sigue leyendo en El HuffPost